El decálogo del buen ciclista... de carretera

Existen unas reglas no escritas en el ciclismo, un código de comportamiento, un lenguaje que va más allá del tipo de bici que lleves, tu media semanal de km o KOM´s acumulados. Un buen ciclista significa además de parecerlo, serlo.

El decálogo del buen ciclista... de carretera
Autor Maillot Natalia Álvarez
Autor de la foto
Mariano Herranz/ Javier Martínez/ Archivo

Fecha de la noticia22/06/2022


Normas hay muchas, de circulación, de conducta... y el ciclismo de carretera tiene su propio código de comportamiento. Nosotros hemos escogido las diez "reglas" que consideramos más significativas, para que, dejando de un lado medias y kilómetros, seas un buen ciclista de carretera. Y es que el objetivo no es otro que una buena convivencia entre todos los que disfrutamos de este deporte.

1. El saludo ciclista

El saludo es una regla de cortesía y convivencia que se aplica en todas las facetas de nuestra vida y también en el ciclismo. No te vamos a decir que levantes la mano con un aspaviento y preguntes a gritos cómo le va la vida a cada ciclista (conocido o no) con el que te cruzas, pero ese sencillo gesto hecho con la cara o mano a modo de saludo te convierte en un ciclista... más amigable y ayuda a promover una buena imagen general del colectivo ciclista.

2. Preguntar en caso de cruzarse con un ciclista parado en el arcén

A pesar del poco espacio y a veces la ausencia de él, en un arcén pueden pasar muchas cosas. Si te cruzas con un ciclista (o varios) que se encuentran detenidos en él, una de las normas del buen ciclista es preguntar si se necesita algo o se está bien. Un pinchazo suele ser el motivo más habitual que provoca esta situación y no siempre se tienen todas las herramientas o la habilidad para repararlo.

Si te detienes en el arcén, ya sea para ayudar a otro ciclista o por cuestión de fuerza mayor, procura hacerlo dejando el arcén libre, sin bicicletas o ciclistas que entorpezcan el tránsito. Que una ayuda no se convierta en un accidente.

3. Avisar cuando te pones "a rueda" o te incorporas a una grupeta

Cuántas veces te habrá pasado que vas rodando tranquilamente, pensando en tus cosas y de pronto te das cuenta que llevas a uno, dos o varios ciclistas a rueda... o quizás no te ha pasado nunca pero has sido tú el ciclista que se ha "enganchado". Notificar tu presencia es otra de las reglas no escritas, por educación y por seguridad ya que el ciclista al que le sigues la rueda puede que tenga previsto desviarse o realizar alguna maniobra que requiera cierta anticipación si se va en grupo.

Al igual que avisamos cuando nos ponemos a rueda de otro ciclista, es una buena costumbre agradecer la "ayuda" y despedirnos del ciclista que nos ha llevado hasta nuestro destino. Tampoco hace falta que te conviertas en su "más mejor amigo"... pero es de buen ciclista, ser agradecido.

4. Dar relevos

El ciclismo es un deporte de equipo y como tal hay que poner cada uno, su granito de arena. Si sales en grupeta, colabora y da algún relevo, no dejes que tiren siempre los mismos. Puede ser que tu forma física no esté en su mejor momento, pero nadie te va a pedir que subas la media de velocidad o que tires durante más tiempo que nadie. El objetivo que todos puedan descansar en algún momento durante la salida. Si no colaboras, tu grupeta irá disminuyendo en número de miembros

5. El primero a por el último

"Vamos todos juntos y en la subida cada uno a su ritmo". Eso lo oímos y decimos cada vez que salimos. Y así hacemos, no todos tenemos la misma forma física o es el dia para batir todos nuestros récords personales. Pero si es así, y tenemos el dia en que parece que no nos cuesta, no está de más ir a buscar a aquellos ciclistas que no están en su mejor momento o están empezando en esto del ciclismo.

Cuando sentimos que el asfalto se pone más empinado de lo que realmente está, se agradece una rueda que nos acompañe hasta arriba, unos ánimos, (aunque sean nuestras piernas, o lo que quedan de ellas, las que pedalean) o incluso alguien que nos ofrezca un poco de bebida porque lo más seguro es que nos hayamos quedado sin agua en el bidón.

Así que ya sabes, un buen ciclista no abandona a ningún integrante de su grupeta por muy cuesta arriba que se ponga el asfalto.

6. No esprintes a la rueda que te ha llevado hasta la meta

En todas las grupetas tenemos unos perfiles típicos de ciclistas. El líder, el gregario... hay muchos más pero esa es otra lista que ahora no viene al caso. La salida con tu grupeta no es una competición, aunque no deje de haber piques algunos más sanos que otros. A todos nos ha pasado, sobre todo en nuestros comienzos, que las rutas planeadas nos exigían más de lo que podíamos y raro era el día que no acabábamos al borde de la pájara intentando completar el recorrido

En esas salidas, seguro que has tenido la rueda de algún buen ciclista que te ha llevado hasta el final de la ruta o hasta lo más alto del puerto correspondiente, un compañero de grupeta que se ha amoldado a tu ritmo para que te dosificaras y pudieras disfrutar, en la medida de lo posible, de esos últimos kilómetros que se hacían tan duros.

Pues otra de esas reglas no escritas del ciclismo, pero muy agradecida, es la de no esprintar en esos últimos metros dejando atrás a quien te ha sabido llevar para que guardaras fuerzas

7. Ciclista que madruga, kilómetros que suma

Si estás preparando alguna marcha o carrera, si la ruta propuesta se te queda corta, no agobies a los demás ciclistas de tu grupeta. Si quieres o necesitas hacer más kilometros, madruga y sal antes, no obligues a los demás a hacer más kilometros de los que pueden o quieren y lo que es peor no los obligues a salir con prisas.

Las prisas siempre son malas consejeras y si hablamos de circular por carretera...peor.

Si quieres hacer más kilometros, sal antes y llega al punto de quedada con la grupeta con los deberes hechos

8. Vuelve siempre con lo que hayas traído

Empezábamos este artículo diciendo que el objetivo es conseguir una buena convivencia entre todos los que practicamos ciclismo y entre todos los que usamos las vías de circulación. Para ello nada mejor que colaborar manteniendo las carreteras y arcenes límpios.

Envoltorios de comida, repuestos, incluso prendas... vuelve a casa con todo con lo que has salido, colabora. Si has salido de casa llevando un gel o una barrita, ¿por qué cuando sólo es un envoltorio y pesa y ocupa menos que antes no lo puedes llevar de vuelta en el bolsillo de tu maillot

9. Horario de entreno para ciclistas: de lunes a viernes

Pues eso, se entrena de lunes a viernes (los que puedan...), el fin de semana es para salir a rodar con los colegas. Porque por mucho nivel que tengamos, no somos profesionales, no vivimos del ciclismo. Eso no quita para que nos tomemos nuestro deporte en serio y le dediquemos tiempo y esfuerzo, mucho esfuerzo para conseguir resultados y una mejora de nuestro rendimiento

Pero nunca olvidemos por qué empezamos a practicar ciclismo, la motivación de la mayoría era simplemente divertirnos, pasar un rato con los amigos y de paso hacer algo de deporte. No nos obsesionemos, deja siempre hueco para salir a rodar con los colegas, a, simplemente, divertirte dando una vuelta en bici.

10. En el ciclismo también existe el tercer tiempo

Como dice nuestro compañero J. Daniel Hernández, el tercer tiempo (como en el rugby) también es importante... ya sabes a lo que nos referimos, ¿no?... pues eso, a las cañas, que no todo va a ser entrenar...

x