Cambiar de bici o mejorar los componentes de tu bici antigua ¿qué es mejor?

Cualquier ciclista se pregunta qué es mejor ¿mejorar nuestra bici por piezas o esperar a renovarla por completo? A continuación te contamos algunas ventajas e inconvenientes de cada una de estas opciones.

Cambiar de bici o mejorar los componentes
Autor Maillot Ivan Tomas Bayon
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia03/01/2021


Muchos de nosotros no nos conformamos con lo que tenemos, siempre queremos más. En la vida cotidiana se podría llamar ambición, pero si lo aplicamos al ciclismo mucha gente (especialmente los no ciclistas) lo llegan a considerar capricho. Puede ser, pero lo único que sabemos es que a todos nos gustaría tener una bici mejor de la que tenemos y para ello se abren dos vías: podemos ir mejorando nuestra bici actual por piezas o, directamente, esperar a tener el presupuesto adecuado y hacer una cambio radical por una nueva.


Te puede interesar: Bici aero vs bici escaladora ¿fin al eterno debate?


(Sigue el artículo ↓)

Renovación de piezas

Ir cambiando las piezas de nuestra bici es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de mejorar nuestra bici. Es una forma de ir mejorando la calidad de los componentes de la bicicleta poco a poco. No hace falta hacer una inversión espectacular y cambiar todos los componentes de una tacada, si no que te permitirá ir cambiandolos poco a poco según tus preferencias o debilidades de tu bici.

Además, podrás vender o tener de repuesto los componentes que sustituyas, para recuperar un poco de dinero o para tener la seguridad de que no te vas a quedar sin bici durante un tiempo hasta poder arreglar la bici o conseguir otra pieza.

Cambiar de bici o mejorar los componentes

Por lo general, damos la mayor importancia al cuadro y ruedas, que suele ser lo más caro, por lo que lo normal es ir mejorando el resto de componentes. Algunos buenos cambios que puedes realizar serían: pasar de un cambio mecánico a uno electrónico, instalar componentes más ligeros de carbono…

Lo positivo de esta opción es que mantenemos la base de nuestra bicicleta (el cuadro) que nos marca la mayor parte de las cotas (geometría) a las que estamos acostumbrados, por lo que podemos aprovechar para montar componentes que se adapten mejor a nuestra fisionomía o particularidades (por ejemplo el sillín y su tamaño, tijas con o sin retroceso, jugar con el ancho del manillar…) sin que suponga el cambio radical que implica una bicicleta nueva con una geometría y medidas diferentes.

Cambiar de bici o mejorar los componentes

La transmisión es un componente que solemos tener en mente en cambiar, pudiendo instalar 12 o 13 piñones, en comparación con los 11 de las bicis antiguas. No hace falta cambiar toda la transmisión, por ejemplo podrás cambiar los platos para buscar combinaciones de desarrollo diferentes. Antes de hacerlo, debes asegurarte de que las piezas nuevas son compatibles con el resto de componentes.

Las ruedas son uno de los componentes más importantes. Un cambio de ruedas suele suponer una inversión importante, pero podrás encontrar todo tipo de gamas con diferentes precios y características que se adapten a lo que estás buscando.

Cambiar de bici o mejorar los componentes

Normalmente nos fijamos en la ligereza de las ruedas, el perfil de la llanta o los bujes, pero también es importante fijarse en el ancho de la llanta para ver que neumáticos son compatibles. También hay que fijarse en el paso de rueda por el cuadro y horquilla de nuestra bici para ver si es compatible con neumáticos anchos de más de 23 mm.

Si te gusta de vez en cuando hacer alguna salida gravel suave con tu bici de carretera, te recomendamos que tengas un segundo juego de ruedas con cubiertas de 25 o 28 mm para las ocasiones que quieras rodar por terreno off road. Así podrás tener dos bicis en una.

¡Importantísimo! Antes de comprar piezas nuevas hay que asegurarse que son compatibles con el cuadro y resto de componentes de nuestra bici.

Cambiar de bici o mejorar los componentes

Renovación bici completa

En el caso que tengas una bici antigua y que ya no puedas mejorarla debido a las nuevas tendencias de la industria, como por ejemplo pueden ser los frenos de disco, es recomendable que vayas pensando en hacer un cambio radical.

Hoy en día existen muchas marcas que ofrecen distintos modelos de bicicletas que se adaptan perfectamente a las necesidades de los consumidores. Además, podrás elegir dentro de la gama entre varios modelos con precios diferentes que dependen de la calidad de los componentes.

Cuando compras una bici nueva te aseguras de que los componentes van a ser de última generación y que probablemente sean igual de buenos o mejores que los modelos de tope de gama de hace unos años. En la mayoría de los casos consigues garantía en ciertas piezas de la bici, cosa que en una bici con varios años seguramente haya expirado.

Cambiar de bici o mejorar los componentes

Una vez tengas una bici nueva, podrás modificarla según tus gustos y preferencias, pudiendo mejorarla con piezas nuevas y guardando las de serie. De este modo cuando la vayas a vender o cambiar, podrás volver a montar las piezas de serie y montar en la nueva montura tus componentes estrella.

Es verdad que para comprar una bici entera hay que realizar una inversión más grande, pero dar por asegurado que la bici conservará el rendimiento durante unos años.

Ahora muchas marcas te lo ponen aún más fácil, ya que te permiten personalizar la bici a tu gusto, tanto color como componentes. Es el caso de Project One de Trek, el BH Unique, el MyO de Orbea…  De este modo te resultará más fácil crear la bici de tus sueños.

x