La herencia tecnológica de las gravel

El asentamiento de las bicicletas de gravel en tan solo uno años no es casualidad. La tecnología de la que se benefician son parte del éxito, heredando evoluciones de la carretera y el ciclocross.

La herencia tecnológica de las gravel
Autor Maillot Alberto Álvarez
Autor de la foto
Archivo/Marcas

Fecha de la noticia28/09/2022


Olvidaros de que el gravel sea solo una moda. En absoluto. Lo del gravel es un movimiento que ha llegado para quedarse, no solo porque de alguna manera logra transmitir las sensaciones más puras del ciclismo, sino porque además en la actualidad, la tecnología de las gravel es tan interesante o más, si la comparamos con la tecnología usada en categorías ‘mayores’ como el ciclismo de carretera o el ciclocross.

Cuadros y horquillas de carbono

Aunque también tenemos muchos modelos de gravel en aluminio y en acero, el carbono se lleva la palma, por ser el material utilizado tanto en el cuadro como en la horquilla, en la mayoría de modelos. Es conocida de sobra la capacidad de adaptación del carbono, o mejor dicho la flexibilidad del proceso de fabricación de un cuadro o cualquier componente de carbono, por la posibilidad de elegir el tipo de fibras más adecuado, el número de capas y la dirección en la que se colocan las mismas.

Cuadro Specialized Diverge con las diferentes capas de carbono

Esta polivalencia del uso del carbono, hace que los cuadros y horquillas de gravel, estén preparados, no solo para ser rígidos para aprovechar el máximo las pedaladas, sino también para ser cómodos, absorber bien las pequeñas irregularidades, o incluso usar esa capacidad de flexión para mejorar el confort en zonas como los tirantes traseros o el tubo de sillín.

El carbono además ayuda a que los cuadros sean súper ligeros, rompiendo incluso barreras por debajo del kilo, algo que se asemeja a los pesos de algunos de los cuadros de carretera. Ligereza y rigidez, en combinación para salirte del asfalto cuando quieras.

Ejes pasantes y ruedas

El rendimiento del carbono en los cuadros y horquillas de las bicis de gravel, tienen el complemento perfecto y a la vez necesario, en los ejes pasantes de las ruedas y las medidas de los mismos. Es habitual en los modelos gravel, encontrar ejes pasantes de 12x100mm delante y 12x142mm detrás, del mismo modo que en muchos modelos de gravel eléctricas encontramos medidas de 12x110mm delante y 12x148mm detrás, como en muchos modelos boost de mountain bike.

Ruedas de 700 y 650b para gravel

Ejes obligatorios por otra parte, por la rigidez que aportan al conjunto ruedas, cuadro y horquilla, que además ayudan a conseguir un mayor rendimiento en la frenada por la rigidez estructural que aportan. Las ruedas por otro lado, tienen un ancho de llanta interior que ronda los 25mm, además de que algunos modelos de carbono tienen perfiles de 32mm. En ruedas no hay un estándar, pero normalmente las gravel pueden albergar tanto rueda de 700, como de 650b (27.5”). El uso de llanta de carbono o aluminio depende más si buscas la ligereza y rigidez que aportan unas ruedas de carbono, o buscas algo más flexible y absorbente con unas llantas de aluminio.

Kit para convertir una rueda en tubeless

La tecnología tubeless es fundamental en el gravel ya que aporta a esta modalidad, lo mismo que al resto; más confort en marcha, puedes rodar a presiones más bajas (algo fundamental en gravel), más agarre y muchas menos posibilidades de quedarte tirado por pinchazo.

Sistemas de suspensión y tijas telescópicas

A nivel de suspensiones, hay modelos como el Cannondale Topstone Carbon Lefty o el Specialized Diverge, que ya cuentan con tecnología específica, incluida la horquilla Lefty en el caso de la Cannondale. Esto significa que Cannondale con su horquilla Lefty Oliver, aporta 30mm de recorrido y Specialized con su sistema Future Shock 2.0, otorga 20mm de confort en la zona de la dirección.

Horquilla Specialized con Future Shock 2.0

Cannondale también aporta el sistema KingPin, que utiliza un pivote de eje pasante en el tubo de sillín, para que las zonas de diseño flexible de los tirantes y las vainas, el tubo del sillín e incluso la parte trasera del tubo superior, alcancen una deflexión (capacidad de flexión vertical) superior a la que se obtiene en las bicicletas de triángulo trasero rígido, con una capacidad de unos 30mm de absorción.

Sistema KingPin de Cannondale

En el caso de modelos de Trek como el Boone o el Domane (más gran fondo, que gravel), destaca el uso de la tecnología IsoSpeed, tanto en la parte delantera como en la trasera. El IsoSpeed delantero, situado en la parte superior del juego de dirección, permite que el tubo de la horquilla flexe, proporcionando más absorción vertical en la parte delantera de la bicicleta. El IsoSpeed trasero es regulable, lo que nos permite tener un sistema más rígido o más absorbente solo con girar un tornillo allen de fácil acceso. La rigidez lateral no se ve afectada y sólo notaremos variaciones en la flexión vertical

Hemos de recordar, no obstante, que las tecnologías siguen evolucionando constantemente, y la última generación de la Trek Domane, la cuarta, recientemente presentada, prescinde del IsoSpeed delantero y ha simplificado el trasero, retirando la capacidad de regulación, en favor de mayor ligereza y sencillez. Pero las versiones anteriores aún se siguen comercializando.

Tecnología IsoSpeed de Trek

Además, hay muchos modelos con tijas telescópicas para que puedas afrontar los tramos más técnicos con un centro de gravedad más bajo y la consiguiente mejora en la estabilidad de la bici, y tijas de suspensión que, con un sistema de paralelogramo deformable y un elastómero de distintas durezas como elemento amortiguador, te aportan unos 20-25mm de recorrido, en los que el sillín oscila lo justo para absorber algunas de las irregularidades que te vas encontrando.

Transmisiones 1X y electrónicas

Lo de las transmisiones es algo increíble. La posibilidad de usar transmisiones electrónicas, con o sin cables y, sobre todo, transmisiones de un solo plato, hacen que las gravel puedan montar cualquiera de ellas sin ningún problema. Los cuadros actualmente ya vienen preparados con guiado interno, incluso en el manillar, y te permiten instalar la transmisión que más se acomode a tus necesidades.

Transmisión Shimano GRX 1X

De este modo, puedes combinar como quieras las transmisiones de un solo plato o doble plato y casetes de 11, 12 o 13 velocidades, para que, dependiendo de tu terreno de juego, nunca te quedes corto o largo de desarrollo. Si bien hay una tendencia al uso del plato único para gravel, lo mismo que en el mountain bike, el doble plato está extendido prácticamente al 50% en la mayoría de las gamas y marcas.

Frenos de disco

En este sentido no hay dudas ni hay opciones. Las gravel adoptaron los frenos de disco casi desde el primer momento, siendo este tipo de sistema de frenado esencial para estos modelos. Actualmente se usa por norma general discos de 160mm y pinzas de doble pistón, además del sistema de anclaje tipo flat mount, heredado directamente de la carretera.

Detalle de un disco y pastillas de freno Galfer

Del mismo modo que para los cambios, el guiado de las fundas de freno es interno en la mayoría de los casos (no es habitual en modelos de acero) y tenemos disponible todo tipo de gamas de sistemas de pulsadores de cambio y freno, desde los modelos más económicos.

Sin duda uno de los puntos más positivos del gravel a la hora de adaptar la tecnología actual, es que, en determinados puntos como los frenos de disco, los ejes de rueda pasante, las medidas de ruedas o el tubeless, no haya habido discusión y desde el primer día se han adaptado como un estándar dentro de esta modalidad. Esto ha ayudado a que el gravel acelera su incorporación al mercado y facilitado el tema de repuestos y compatibilidades.

x