Gravel: ¿Plato único o doble plato?

¿La simplicidad de un solo plato o la versatilidad y el rango de un doble plato? Las gravel permiten ambas combinaciones, pero las dos tienen sus pros y sus contras. Te los explicamos.

Gravel: ¿Plato único o doble plato?
Autor Maillot Alberto Álvarez
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia05/02/2021


En mountain bike ya superamos ese dilema por suerte hace muchos años. El plato único ganó por goleada y ya no hay vuelta atrás. En carretera, a excepción de los pros en determinadas etapas de contrarreloj o de triatlón, el doble plato es por ahora inamovible, pero, ¿qué pasa con el gravel? Esta modalidad te permite usar uno o dos platos sin problema a nivel de compatibilidad, pero de ti depende que elijas una u otra opción. Desde Maillot Mag, te damos algunas de sus claves para ayudarte en tu decisión. 

¿Es una cuestión de peso?

Para los amantes de lo ligero y antes de que preguntéis, empezamos con el tema del peso. Es evidente que, si eliminamos un plato, el desviador y los pulsadores de la maneta izquierda (en algunos casos), el conjunto de plato único con respecto al de plato doble va a ser más ligero. ¿Cuánto? Pues es difícil cuantificar con exactitud dependiendo del montaje, pero para que te hagas una idea, puedes ahorrarte unos 200-250 gramos en un plato único con respecto a un doble plato. ¿Es suficiente para que te decidas por uno u otro? No lo creo. Un desviador Di2 GRX de Shimano pesa unos 135 gramos y uno AXS del SRAM Force unos 200 gramos. 200-250 gramos son algo que añadimos fácilmente con nuestras herramientas, una bolsa para el manillar, o cualquier otro accesorio más. Solo el hecho de llevar uno o dos bidones hace que nuestra bici pueda pesar 700 gramos más, con lo que 200 gramos de media no es algo que en nuestra opinión justifique el decidirte por un plato en vez de dos.

Plato único o doble plato en gravel_Rotor 1x13

Todo es más simple con un solo plato

A nivel de sencillez, el plato único es la mejor opción con diferencia. ¿En que sentido? Pues sencillez a la hora de cambiar, ya que no te tienes que preocupar más que de los pulsadores del cambio. Nada de cruces de cadena, ni de tensiones indeseadas. Subes o bajas piñones sin más. Sencillez también a nivel de mantenimiento y reparaciones. Limpiar una transmisión de un solo plato es mucho más rápido, sobretodo ayudado por sistemas de bloqueo de cambio trasero, que te permiten incluso limpiar el plato sin que la cadena moleste. Y esa sencillez, se puede aplicar también si comienzas en esto del gravel o incluso en esto del ciclismo. Al no tener que cambiar de plato, es mucho más sencillo aprender a cambiar sobretodo sabiendo que puedes elegir cualquier velocidad del casete, sin estar pendiente de si la cadena está más cruzada o menos. Si tienes 11, 12 o 13 velocidades (como en el caso de Rotor o Campagnolo) se pueden usar todas.

Plato único o doble plato en gravel. Plato Praxis de 40 dientes

Pero esa sencillez tiene un precio que es el de los saltos entre piñones. Independientemente de que uses un casete Shimano GRX (por poner un ejemplo) de 11 velocidades y 11-42 de desarrollo, un 10-42 de SRAM (también de 11 velocidades) o incluso un 10-50 de SRAM Eagle de 12 velocidades, los saltos de un piñón a otro son más notables y a veces es complicado encontrar la cadencia ideal, sobre todo si ruedas en grupo donde hay gente con todo tipo de transmisiones. Además, es muy importante que si eliges un sistema monoplato, tengas en cuenta que medida de plato montas.

Es fundamental que elijas bien el tamaño del plato en combinación con el casete que llevas, para que no se te quede muy corto en zonas rápidas o muy largo en zonas de subida. Shimano ofrece un 40 o un 42 de plato en su grupo específico de gravel GRX. SRAM en su Eagle de 12 velocidades te permite montar un abanico muy amplio desde un 36 a un 48 y el último en unirse a la fiesta, Campagnolo con su Ekar, te permite montar platos de 38, 40, 42 y 44 dientes.

Plato único o doble plato en gravel, Campagnolo Ekar

Lo habitual para un casete de 11 velocidades, es montar un 40 o un 42 como plato, pero como puedes ver, hay muchas combinaciones posibles y la elección del plato cambia mucho el comportamiento del desarrollo aunque sea por solo 2 dientes.

El doble plato y su herencia de carretera

En el caso del doble plato, los temas de sencillez no son tan abrumadores, aunque tampoco son un problema. Si, cuesta más limpiar la transmisión y tienes que conocer como funciona la teoría básica de como usar los piñones cuando tienes dos platos. Si vienes de la carretera, estarás como en casa, y si eres nuevo o nueva, requerirá de un tiempo de aprendizaje sobretodo si es la primera vez que te lanzas a tener una bici con dos platos.

Evidentemente la versatilidad de los cambios con doble plato y los saltos entre piñones, son mucho más suaves y controlados que en una transmisión 1X. SRAM te ofrece combinaciones de doble plato de 46/33 o 48/35 (en el Force AXS) junto con un casete de 10-36. Shimano con su GRX te ofrece doble plato de 48/31 o 46/30 con un 11-32 de casete. Hay más combinaciones de casete en ambas marcas, claro. Rotor por ejemplo tiene una oferta muy amplia de doble plato tanto en convencional como en ovalado, con combinaciones de 46/30 y 48/32 en platos, junto con el casete de 11 velocidades de 11-32.

Plato único o doble plato en gravel_Shimano GRX doble

Estos son algunos ejemplos de marcas y opciones. Lo curioso, es que si os fijáis en los números, un plato único de 44 con un 10 como piñón más pequeño en el casete va a estar muy cerca de un 46-11 de un doble plato, del mismo modo que un 44 en el plato y un 50 en el piñón (SRAM de 12, o un 52 en Rotor de 13) va a estar muy cerca de un 33 en el plato y 32 en el casete de una combinación de doble plato. Por simplificarlo, si, el rango puede ser similar en ambos sistemas, pero como hemos dicho anteriormente, el salto entre piñones es mucho más suave en el sistema de doble plato.

El entorno en el que pedalees es fundamental

El entorno es clave y no solo el entorno de caminos y carretera, sino el desnivel montañoso en el que pedalees y el grupo con el que salgas. Si vives en una zona muy llana, con muchas pistas y apenas dificultades montañosas, no dudes que con un sistema de un plato tienes más que suficiente. También te irá bien el plato único si tienes algo de montaña, pero usas principalmente senderos y pistas anchas y no singletracks estrechos y técnicos. Y como no, si estás en muy buena forma, vas a poder mover el plato único en muchas circunstancias, pero es importante que valores el tamaño del mismo para que no se te quede corto a la hora de subir. Si el piñón del 10 no da más de si a más de 50km/h es algo que puedes más o menos vivir con ello, pero si hay cuestas que no puedes subir porque te es imposible mover el desarrollo, es que tienes un problema. Lo ideal es que pruebes el plato y lo varíes de 2 en 2 dientes para arriba o para abajo y comprobar que combinación es la que más se ajusta a tus necesidades.

Plato único o doble plato en gravel_Ibis Hakka en acción

Por otro lado, si enlazas muchas zonas de carretera con tu bici de gravel o sales en un grupo en el que algunos llevan bicis de carretera, o las dificultades montañosas en las que pedaleas son realmente duras, el doble plato te va a facilitar la vida en muchas ocasiones. También piensa que la polivalencia de una bici de gravel, te puede permitir tener si me apuras, hasta tres tipos de ruedas; las de gravel de 700, las de montaña de 27.5” (si son compatibles) y hasta un juego de carretera con un neumático de más de 28mm de ancho. En ese sentido, si combinas varias ruedas, el doble plato te va a permitir que los desarrollos se adapten mejor a cada diámetro de rueda. El plato único sin embargo está algo más limitado en cuanto a su polivalencia si cambias ruedas a menudo. Tenlo en cuenta porque es un factor importante.

Si puedes, pruébalo antes

Como os hemos dicho en muchas ocasiones, lo mejor es probarlo antes. Sabemos que no siempre es posible, pero si tienes oportunidad de comparar ambos sistemas en la zona en la que habitualmente te mueves, podrás comprobar de una manera casi inmediata si el plato único es perfecto para ti, o si el doble te va a ayudar cuando más lo necesites. Elijas uno u otro, lo mejor de todo es que estás eligiendo el gravel; una modalidad que en su polivalencia de uso tiene su principal ventaja independientemente del sistema de transmisión que uses.



 

x