¿Sabías qué? Mejora tu experiencia gravel cambiando ruedas y neumáticos

Quien tiene una bici de gravel, tiene un tesoro. O al menos tiene algo más que una bici para pedalear por pistas anchas. Te explicamos como sacar más potencial a tu gravel, cambiando los neumáticos, las ruedas o ambos.

Mejora tu experiencia gravel cambiando ruedas y neumáticos
Autor Maillot Alberto Álvarez
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia19/10/2021


Vale, ya eres uno de los nuestros. Ya tienes una gravel en tu garaje. La misma que ha hecho usar menos tu bici de carretera y quizá menos tu bici de montaña. Un día te diste cuenta que porqué no cambiar los neumáticos de tu gravel y usarla para carretera. Dicho y hecho. O quizá otro día pensaste que si tu gravel era compatible con ruedas de 650b, por que no probarlo… La polivalencia de las gravel gracias a su cambio de neumáticos y de ruedas es tan sobresaliente, que merece la pena que te lo expliquemos más a fondo.

La de gravel para carretera

No lo dudes. Tu bici de gravel es una perfecta candidata para hacer carretera. Y solo tienes que cambiar los neumáticos. Si, ya se que muchos me diréis que dependiendo del desarrollo que lleves o si llevas un solo plato, la cosa puede estar limitada para hacer carretera. Puede que si, si eres un ‘máquina’ que no baja las medias de 35km/h, pero si no eres tan máquina, te aseguramos que un 1x11 con un plato de 40 o 42, te será más que suficiente para hacerte un montón de rutas de carretera sin echar demasiado de menos más desarrollo.

Un solo plato en una bici de gravel, con un plato de 40 dientes

Dicho esto, a lo que íbamos. Las ruedas de gravel de 700 de diámetro son las candidatas perfectas para usar prácticamente cualquier tipo de neumático de carretera. Desde los más estrechos de 25mm hasta los más anchos de 32mm o más si quisieras. También existen neumáticos lisos o mixtos de 32-35 y 38mm que te van perfectos si quieres súper confort y seguridad, además de poder usarlos por carretera sin problema y en alguna pista de tierra si se da el caso.

Diferencias de ancho entre los neumáticos de carretera

Para cambiar los neumáticos de gravel por los de carretera tienes que pensar primero en el ancho de llanta que usas, para saber que medidas son las más adecuadas, más que nada por no poner un neumático muy estrecho en una llanta muy ancha internamente, y segundo, debes de pensar en que uso le vas a dar. Piensa que en medidas de 28,30 y 32mm tienes infinidad de neumáticos de carretera, tanto lisos por completo, como estriados para lluvia o con un poco de taqueado para tierras de pista. No te olvides también de la compatibilidad con el tubeless, ya que normalmente en gravel se usa este sistema y no todos los neumáticos de carretera están preparados para ello (por suerte cada vez más).

Así se comporta la gravel sobre asfalto

La principal diferencia de una gravel a una bici de carretera rodando por asfalto, es la respuesta del cuadro a la pedalada, el confort y la rigidez de los componentes. Un cuadro de carbono de una bici de gravel está diseñado para tener una buena rigidez global para aprovechar la potencia de la pedalada, pero también se busca una buena absorción de las irregularidades del terreno. Son cuadros más confortables, algo que va en concordancia con unos componentes como manillar y tija más adaptados a la absorción y a la comodidad con el paso de los kilómetros.

Foto de acción de una bici de gravel

También tienes que tener en cuenta, que la rigidez e inmediatez de reacciones de una bici de carretera se basan en la rigidez y diseño del cuadro de carbono, pero también se tienen en parte porque las ruedas, sobre todo si son de carbono, transmiten muy bien esa energía. Digamos que una bici de gravel con ruedas de aluminio y neumáticos de carretera es algo más lenta de reacciones, pero mucho más noble y cómoda, y si la montas con ruedas de carbono te ayudará a que se transmita mejor tu energía de pedalada al asfalto.

Rueda de carbono con neumáticos de carretera

Otra opción muy buena es tener un par de ruedas de carretera de carbono ya preparadas con el neumático que quieras, más rígidas que las que montas para poder intercambiarlas cuando sepas que solo vas a hacer asfalto. Puede que incluso te puedas permitir pequeños cambios en el tamaño de los piñones del casete, usando la misma cadena, para tener un rango más apto para carretera.

Ruedas de 650b para la gravel más agresiva

Muchos modelos de gravel son compatibles con ruedas de 650b o 27.5” que son prácticamente iguales de medida, pero los neumáticos de 650b tienden a tener un diámetro menor que los de 27.5”, con lo que es importante que el conjunto ancho de llanta-ancho de neumático esté bien equilibrado. Por poner un ejemplo, un ancho interno de 25mm tanto en 650b como en 700 suele ser aptos para neumáticos de hasta 55mm de ancho. Con un ancho interno de 22mm, podrás poner neumáticos de hasta 45mm aproximadamente.

Juegos de ruedas de gravel de 700 y 650b

Para saber si tu gravel es compatible con ruedas de 650b, tienes que contactar con el fabricante de la bici o con la tienda donde la compraste, donde te podrán confirmar si es compatible y en caso de que lo sea, cual es la medida de ancho máxima de neumático que puedes montar. Y recuerda que no todas las marcas de neumático usan el mismo ancho al 100%; puede haber pequeñas variaciones.

Un poco de XC con la gravel

Montar unas ruedas de 650b en la gravel te abre el abanico de asfalto y pistas anchas, a senderos estrechos y zonas más técnicas. Ojo que no llevas suspensión (de no ser que lleves una específica de gravel), pero con el ancho del neumático que puede ir hasta un 2.0” o 2.1” del mismo modo que llevarías en una mountain bike, puedes acceder a zonas más complicadas, con relativa solvencia. Un consejo muy útil es que lleves unas presiones un poco más bajas de lo que llevarías en una mountain bike, para tener algo más de agarre y confort en zonas complicadas.

Diferentes neumáticos y medidas para una bici de gravel

No vas a hacer mountain bike, ni mucho menos, porque la posición del manillar, los pulsadores, los frenos, así como las reacciones de la gravel bajando, te van a recordar sobre lo que estás pedaleando muy rápidamente… Si vienes del mountain bike de finales de los 80 y principios de los 90, donde no usábamos suspensiones, te vas a sentir muy identificado con las sensaciones que puedes experimentar.

Foto de acción de un rider con una bici de gravel

Lo interesante de tener dos juegos de ruedas, uno de 650b y otro de 700, es que puedes combinarlos muy bien. Puedes usar el de 700 con neumático de carretera con el ancho que quieras y el de 650b con un neumático de gravel de 40 o 42mm de ancho. O si quieres más diferenciación, montas un neumático de mountain bike de 2.0” al juego de 650b y puedes meterte por un montón de sitios y así variar tus salidas de gravel y en las ruedas de 700, mantienes tus neumáticos de gravel convencionales.

Neumático slick de Panaracer para hacer gravel y asfalto

Lo interesante del asunto, es que una sola bici te da una polivalencia muy atractiva, con el mero hecho de tener dos juegos de ruedas completos, o si no es compatible, simplemente teniendo unos neumáticos distintos a los habituales. Si no lo has probado y tienes una gravel, anímate que seguro que le sacas rendimiento a la inversión.

 

x