La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

Acertar con la talla adecuada de nuestra próxima bicicleta no siempre es fácil y, además, es una elección llena de mitos. Vamos a darte las nociones más importantes para ayudarte a hacer la elección correcta.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta
Autor Maillot J. Daniel Hernández
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia13/09/2017


Cuando nos vamos a comprar una bicicleta nueva en la “grupetta” siempre se oyen los mismos comentarios: “los pros llevan una talla menos”, “es mejor más pequeña y poner espaciadores y una potencia más larga”, “si es Aero tiene que ser más grande para ir más tumbado” y así una serie de mitos y falsas verdades. Entonces ¿por qué las marcas desarrollan las geometrías apropiadas a cada talla y adaptadas a la altura del ciclista?

Y es que lo primero y más importante que tenemos que tener en cuenta es que siempre debemos elegir la talla que nos corresponde, siempre. Es cierto que muchas veces podemos estar a caballo entre dos tallas y en ese caso es mejor optar por la más pequeña y jugar con la longitud de algunos componentes (potencia, bielas, etc.). Pero son casos excepcionales.

También es cierto que con la evolución de las geometrías los cuadros parecen haber crecido, cosa que hasta cierto punto es verdad, y a todos nos ha pasado que dependiendo de la marca y el modelo llevamos una talla u otra. Para paliarlo y facilitar la elección se ha desarrollado la medición del Reach y el Stack, que las marcas detallan en cada medida.

Talla vs Geometría

Lo primero que debemos tener claro es que el tipo de bicicleta que vamos a comprar, su geometría, influirá decisivamente en la posición que llevemos sobre ella. Si tenemos problemas de espalda y no podemos pedalear muy agachados, una bicicleta de corte Aero no es la mejor elección, ya que son más largas y bajas y si nos dedicamos a ponerle espaciadores al tubo de la dirección echaremos a perder todo el trabajo aerodinámico.

Las bicicletas Gran Fondo, Performance y las escaladoras (por este orden) son las que permiten una postura más cómoda. Por definición son más cortas de triángulo principal y la posición es más erguida. Si elegimos una talla excesivamente grande que nos obligue a ir muy tumbados sobre el manillar, pedalearemos mucho peor y no conseguiremos ni una buena respuesta en subidas, ni que sea manejable bajando, ni que rodemos sueltos en el llano, además de un dolor de cuello y espalda considerable después de cada salida.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

Tampoco podemos confundir la talla con la medida de la bicicleta del centro del eje del pedalier al final del tubo del sillín o al propio sillín. El segundo caso es un error mayúsculo y es una medida que nunca se ha utilizado, más que nada porque depende de cada usuario y se puede variar fácilmente con la altura de la tija.

Antiguamente, cuando el tubo horizontal era completamente paralelo al suelo, la talla de la bicicleta sí que venía definida por la medida desde el centro del pedalier a la parte superior del tubo del sillín, donde se unía con el superior. Pero hoy en día con los cuadros con slooping no sirve, puesto que podemos encontrar una talla 54 con 50 cm de tubo de sillín.

El método tradicional para calcular la talla de la bicicleta

El método tradicional para calcular la talla de una bicicleta sigue siendo válido, al menos para tener una aproximación a lo que necesitamos. Las dos medidas fundamentales son la altura y, sobre todo, el tamaño de la entrepierna. Si multiplicamos la longitud de la entrepierna (en centímetros) por 0,65 tendremos la medida que nos corresponde en la fórmula tradicional.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

El “problema” viene cuando la medida que nos sale no se ajusta del todo a lo que encontramos en el mercado. Por ejemplo, con 84 cm de entrepierna, la medida obtenida es de 54,6. En este caso, ¿qué elegimos: una 54, una 55… y si no hay 55? En esta situación es recomendable optar por la más pequeña (una 54 para este caso) que por una mayor, pero aquí también es donde entra en juego la altura del individuo y las medidas de Reach y Stack del propio cuadro.

¿Qué son el Reach y el Stack?

Antes de continuar es importante tener muy claros estos dos aspectos. Se denomina Reach al alcance del cuadro, es decir, su longitud, pero medido desde la vertical del centro del eje de pedalier. De esta forma se independiza la talla del mayor o menor slooping que pueda tener el tubo horizontal y, sobre todo, del ángulo que tiene el tubo del sillín.

El Stack, por su parte, es la altura del cuadro, medida desde el centro del pedalier hasta la horizontal de la pipa de la dirección (o lo que es lo mismo, la altura de la parte superior de la pipa de la dirección menos la distancia al suelo del centro del eje del pedalier). De esta forma, obtenemos un resultado en el que no ha influido la potencia o el uso de espaciadores, quedando estos factores para los ajustes posteriores más precisos, para lo que recomendamos leer este artículo de biomecánica o acudir a un centro especializado a hacernos un estudio completo. Con el Stack también independizamos la talla del tipo de bicicleta que vamos a usar, porque una bicicleta Aero tendrá una pipa de la dirección mucho más corta (lo que implica un manillar más bajo) que una Performance o Gran Fondo.

El Reach y el Stack, entre otras cosas, nos evitarán situaciones en las que al pedalear sentados tendremos una buena posición pero al ponernos de pie nos echaremos excesivamente encima del manillar y nos golpeemos con él en las rodillas. Incorporar el Reach como factor a tener en cuenta también nos permite tener un factor más de medición, ya que dos ciclistas igual no deben llevar la misma talla aunque midan lo mismo. La clave está en la longitud de piernas, por un lado, y del torso y los brazos por otro.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

El Stack se puede calcular de forma aproximada de la siguiente forma: El Stack que nos corresponde debería ser 2/3 de nuestra altura de la entrepierna, o lo que es lo mismo, multiplicar esta medida por 0,67. La medida es prácticamente la misma que nos sale con el cálculo tradicional de la talla, la cuestión es que lo calculemos como lo calculemos, nos debemos fijar en el dato del Stack que nos da el fabricante, no en la medida del tubo del sillín. El Reach es más complicado de calcular, ya que implica la medición del brazo completo (desde el hombro hasta el dedo corazón) y la estatura del individuo.

No obstante, si somos conscientes de que nuestro torso es más pequeño, porque tenemos una mayor medida de entrepierna, es recomendable que busquemos un Reach corto, mientras que si es al contrario, es decir, que pese a que podamos ser altos, nuestras piernas son más cortas en comparación con nuestro torso, es recomendable que el Reach sea tirando a largo.

Para conocer nuestros datos óptimos de Reach y Stack existen multitud de calculadoras que nos los sacan en función de nuestros datos corporales, como esta de Custom4us, aunque nuestro consejo es que acudas a los servicios de un profesional y te hagas un estudio biomecánico como los de Bikefitting.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

¿Cómo conjugamos todos estos conceptos?

Todos estos cálculos nos sirven para tener más herramientas a la hora de decidirnos, y podemos aplicarlos de diversas formas. Si por ejemplo sabemos el tipo de bicicleta que queremos y nos da igual el modelo, podemos buscar en las diferentes marcas, ver la talla general que necesitamos (que puede ser diferente de unas a otras) y hacer nuestra elección en función de las medidas de Reach y Stack del cuadro que más se adapte a nuestra fisionomía.

Por otro lado, si lo que queremos es un modelo en concreto, conociendo el Reach y el Stack del cuadro, ajustaremos la talla mucho más que fijándonos sólo en la medida tradicional de 50, 52, 54… Y luego, como hemos visto, ajustar la posición más finamente con los espaciadores, longitud de la potencia y retroceso del sillín.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

Conclusión y caso práctico

Con la talla es mejor no hacer especulaciones, debemos utilizar la que nos corresponde. Si elegimos una bicicleta más grande nos ganaremos dolores de cuello y espalda, además de que la manejaremos peor. Si elegimos una talla más pequeña, iremos encogidos, nos golpearemos fácilmente las rodillas con el manillar en cuanto nos pongamos de pie e incluso las zapatillas con las ruedas.

Existen multitud de fórmulas que nos van a ayudar a elegir la talla adecuada a nuestra fisionomía. Y conocer el Reach y el Stack del cuadro es una herramienta más para acertar en nuestra elección.  Incluso a igualdad de precio y montaje, son dos factores que pueden resultar decisivos para elegir una u otra bici, ya que nos aseguraremos de haber dado con las dimensiones del cuadro apropiadas para nosotros.

Vamos a finalizar el artículo con un caso práctico que pueda servir de orientación. Yo mido 172 cm de altura, con 83 cm de entrepierna es decir, que soy “patilargo”. Mi cálculo de talla es de 83x0,65= 53,95 y el del Stack (83x0,67) es de 55,61. Sin embargo, dado que de torso soy más pequeño, no debería ir a por una talla 54, ya que el Reach será excesivamente largo para mí. Según los cálculos me conviene un Reach de entre 380 y 395 mm.

La talla de las bicicletas, claves para elegir la correcta

Si nos fijamos en una bici de corte Aero como la Canyon Aeroad CF, la talla con los Reach y Stack más adecuados (391 y 533 mm) es la S, una 50,8. Aunque en este caso la M también podría valerme (397 y 550 mm para un tubo de 53,1) en estos casos, como hemos dicho, es preferible tirar a la talla más pequeña. Además de que el Reach se me sale de los parámetros recomendados.

Si optase por una escaladora como la nueva Specialized Tarmac, en este caso lo mejor sería una talla 52, ya que el Reach y el Stack son de 380 y 527 mm respectivamente y el tubo del sillín, merced al marcado slooping de este cuadro, es de 462 mm. Nuevamente una talla 54 me podría valer (384/544 y 481 mm), pero los parámetros de la 52 me convienen más aunque el Stack de la 54 se aproxime mejor a mis datos de entrepierna.

Por último, en un modelo Gran Fondo como la Giant Defy Advanced SL, la marca me recomienda una talla S por estatura. Esta talla tiene un tubo de sillín de 445 mm, con un Reach de 373 mm y un Stack de 546 mm. En este modelo el Reach parece quedarme muy corto (los modelos Gran Fondo tienen un tubo superior más corto para facilitar una posición cómoda), pero es que si nos vamos a una talla M, el Stack se dispara hasta los 567 mm y el Reach sólo aumenta 4 mm hasta los 377 mm.

x