Tubeless y clásicas... ¿la pareja perfecta?

De uso extendido en MTB, y cada vez más habitual en gravel, la tecnología tubeless parece llegar con cuentagotas al ciclismo de carretera. Aunque algunos equipos, como Lotto-Soudal, lo tienen claro... sobre todo para las clásicas ¿Quieres saber por qué?

Tubeless y clásicas... ¿la pareja perfecta?
Autor Maillot Víctor Marcos - Comunicado
Autor de la foto
Vittoria

Fecha de la noticia05/04/2022


El tubeless, es decir, el sistema de neumáticos sin cámara, es una de las innovaciones más importantes dentro del mundo de la bicicleta en los últimos años. Procedente del MTB -como otras tantas tecnologías y avances que han pasado del monte a la ruta-, el tubeless no solo permite afrontar con mayores garantías la lucha contra los pinchazos, también permite jugar con las presiones hasta el punto de modificar el comportamiento de la bici, en virtud del terreno por el que vayamos a rodar.

Hasta ahora, en el ciclismo de carretera, dos eran los sistemas de neumáticos establecidos de forma general: las cubiertas con una cámara adicional en su interior, utilizadas de modo mayoritario por los aficionados, cicloturistas y demás; y el tradicional tubular, asociado más a la competición o aquellos usuarios de nivel elevado que gustan de ese tacto tan especial que transmiten, a pesar de lo 'engorroso' que puede ser su montaje y reparación.

Con la irrupción del tubeless en la carretera, se abre una tercera vía, cuyos beneficios ya te hemos contado en alguna ocasión, pero que no está de más recordar. Para empezar, en los neumáticos de carretera tubeless ready, la cámara de aire no forma parte del sistema, lo que ahorra peso. Pero las ventajas reales de no tener una cámara dentro del neumático están en el rendimiento. Los neumáticos tubeless se deforman mejor y pueden ser más flexibles a medida que ruedan. Este cambio en la deformación reduce la resistencia a la rodadura.

Además, la utilización de líquido sellante para sellar la carcasa porosa interna del neumático y, por tanto, garantizar una retención de aire óptima, nos sirve también para reparar pequeños pinchazos de forma inmediata, ya que ese líquido obstruye el orificio de forma casi inmediata, limitando la pérdida de aire.

En el pelotón profesional, la prevalencia de los tubulares sigue presente a día de hoy. Con este sistema, la cámara de aire va cosida directamente a la parte interna del neumático, formando una sola pieza que se pega sobre una llanta específica sin talones. Los tubulares son ligeros, no cabe duda, y se deforman muy bien, permitiendo jugar con las presiones... pero los niveles de calidad y rendimiento alcanzado por los tubeless actuales ha hecho que muchos equipos profesionales hayan dado el paso, sin complejos, al uso de neumáticos tubeless.

Uno de esos equipos es el Lotto-Soudal, tradicionalmente usuario de tubulares, pero que ya comenzaron la temporada 2022 equipando sus Ridley con tubeless Vittoria Corsa. Precisamente, uno de sus ciclistas, Florian Vermeersch, hablaba recientemente de este cambio: "La mayor diferencia entre los tubulares y los tubeless es la resistencia a la rodadura que generan, que es menor para los segundos. Además, los tubeless son mucho más suaves y permiten usar presiones más bajas sin comprometer la resistencia a la rodadura".

"La desventaja puede ser que los tubeless son un poco más pesados ​​que los tubulares, pero esto se compensa con el hecho de que la resistencia a la rodadura es mucho mejor. La diferencia de resistencia a la rodadura vale mucho más que la diferencia de peso. Por lo tanto, aunque los tubulares siguen siendo parte de la tradición de las competiciones de ciclismo de ruta, creemos que hicimos una mejora al cambiar a tubeless".

Aunque para muchos ciclistas, acostumbrados a utilizar tubulares desde sus comienzos, el cambio puede ser complicado: "Creo que la adaptación de los ciclistas a los tubeless es principalmente algo mental, ya que sus beneficios son claros. Son mucho más suaves y rápidos. Rebotan mucho menos, por lo que puedes andar muy suavemente sobre la superficie de la carretera. Solía ​​andar fácilmente con 9-10 bar en mis tubulares. Hoy empiezo con 4-5 bar. Es completamente diferente".

Estos días ya estamos viendo a los ciclistas del Lotto-Soudal competir en las clásicas de primavera europeas, carreras que suponen una auténtica prueba de fuego para los neumáticos y que están sirviendo para que el equipo se reafirme en los beneficios del sistema tubeless sobre los adoquines.

"Para las clásicas del norte, utilizaremos principalmente neumáticos tubeless Vittoria Corsa Control (28 mm y 30 mm) junto con el mousse o espuma Vittoria Air-Liner Road. Esto nos brinda seguridad adicional, para poder pedalear con mayor confianza, y nos permite continuar en caso de pérdida de aire. Esto es crucial, ya que en algunos momentos de carrera es muy difícil cambiar una rueda en poco tiempo", concluyen desde Lotto-Soudal.

x