¿Por qué debes compatibilizar la bici con otros deportes? También en invierno

Muchos ciclistas no se plantean hacer otro deporte pensando que les puede afectar negativamente a su rendimiento sobre la bicicleta. Sin embargo, compatibilizar ciclismo con otras actividades tiene una serie de beneficios físicos y psicológicos.

Bici y gimnasio ¿son compatibles? ¿Por qué debemos compatibilizar la bici con otros deportes?
Autor Maillot J. Daniel Hernández
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia25/01/2021


Está claro que el ciclismo es nuestro deporte favorito y al que más tiempo dedicamos, pero también es cierto, especialmente en épocas de mal tiempo, pero también por cuestiones de gustos deportivos, salud, etc. muchas veces nos planteamos si es conveniente compatibilizarlo con otra modalidad deportiva.

La experiencia nos dice que existen dos tipos de ciclistas, los que sí que practican otros deportes además de ciclismo (desde correr o nadar a cualquier otra modalidad) y los que sólo se dedican a dar pedales. En Maillot Mag ya hemos visto alternativas al ciclismo durante la pretemporada y el invierno y los beneficios de alternar el ciclismo con otros deportes en verano.

Sin embargo, por no centrarlo sólo en un aspecto más profesional, como si de entrenamientos se tratase, vamos a ver los beneficios que puede generar la práctica de otros deportes además de la bici. Y es que practicar otros deportes también conlleva un uso distinto de los mismos músculos que usamos en el ciclismo y de otros diferentes, por lo que los oxigenamos y recuperamos al someterlos a un trabajo diferente al habitual. Además, existe un componente psicológico que es bastante importante.

Así pues, cuanto más practiquemos ciclismo, incluso a nivel competitivo, más aconsejable se hace compatibilizarlo con alguna otra práctica, especialmente en el gimnasio o sus derivados (fitness al aire libre, entrenamientos funcionales, etc.). Pero vamos a ver por qué es bueno compatibilizar las cosas y qué es lo más aconsejable en función del tipo de ciclismo que practiquemos y la intensidad.

¿Son compatibles el gimnasio y la bici?

El ciclismo es un deporte inminentemente aeróbico, por lo que podría parecer que no se necesita entrenar de forma anaeróbica. Sin embargo, un entrenamiento controlado de tonificación muscular nos permitirá mejorar nuestro estado de forma, algo a tener en cuenta en época de frío y lluvia en la que nos cuesta más salir a dar pedales. Además, mejorar nuestro tono muscular (incluso en el tronco y los brazos) nos servirá para aguantar más horas y de mejor forma sobre la bicicleta.

Entrenamiento cruzado en ciclismo: entrenamiento funcional con TRX

Hoy en día ir al gimnasio no significa levantar hierros pesados con el único objetivo de emular al Arnold Schwarzenegger de Conan o Danko Calor Rojo, sino que existen multitud de ejercicios que nos ayudarán a incrementar nuestra fuerza y potencia sin que conlleve un crecimiento muscular desmesurado (cosa que, por otro lado, es bastante difícil de conseguir y requiere mucho más que unas sesiones semanales de ejercicios básicos en el gimnasio).

Tampoco es obligatorio acudir a un gimnasio como tal, aunque sí recomendable. En casa, con una esterilla, correas de suspensión y cintas elásticas, mancuernas u otros elementos de fitness también podemos hacernos una tabla completa de ejercicio. O buscar una zona al aire libre en la que se pueda trabajar con peso libre (nuestro peso corporal) y ejercicios tipo dominadas, burpees, etc.

No obstante, lo que sí deberíamos hacer primero es ponernos en manos de un profesional, no dedicarnos a hacer pesas a lo loco y sin control. Si le explicamos nuestras necesidades y objetivos a un entrenador personal o al monitor, a poco que sepa o practique algo de ciclismo, nos aconsejará los mejores ejercicios y la mejor forma de realizarlos para que nos aporten un plus a la hora de subirse encima de la bici.

¿Debo compatibilizar la bici con el gimnasio u otros deportes?

Por ejemplo, existen ejercicios específicos para trapecios, lumbares y dorsales que, trabajando la potencia (más repeticiones con menos peso) nos servirán para aguantar mejor en posición agachada y aerodinámica. Lo mismo ocurre con los ejercicios de pierna, trabajar el femoral (con máquinas, cintas, etc.) nos servirá para ganar potencia en la pedalada cuando nos pongamos de pie para esprintar o subir un repecho.

Realmente, cuando la bici es nuestra actividad física principal, no necesitamos pasar horas en el gimnasio. Una tabla de 45-50 minutos (más 15-20 de calentamiento en bici estática, cinta o elíptica) es más que suficiente los días que vayamos. El objetivo es buscar trabajos compatibles al ciclismo.

También es recomendable variar los ejercicios cada cierto tiempo, no estancarnos en los mismos durante meses. De hecho es recomendable variarlos cada mes, para que los músculos no trabajen siempre en el mismo sentido y recorrido y logremos un desarrollo y entrenamiento completos.

Ejercicios de fuerza y potencia, grandes aliados si practicamos MTB

Si practicamos MTB, más aún en disciplinas como el All Mountain, Enduro o las más radicales, trabajar la musculatura del tronco y de los brazos nos será de gran ayuda a la hora de afrontar desniveles, saltos y obstáculos. Si tenemos una musculatura fuerte podremos levantar mejor la bicicleta, mantenerla en su trayectoria si chocamos con alguna rama o piedra y controlar la rueda trasera con movimientos del tronco y las piernas.

Nino Schurter, varias veces Campeón del Mundo de MTB, entrenando en el gimnasio

Además, una de las zonas que más se castigan con el paso de las horas en MTB son los antebrazos, por lo que tener una buena musculatura en esta zona nos servirá para aguantar mejor el paso de los kilómetros y llegar a la parte final del recorrido con mayor frescura.

La bici con otros deportes

Muchos ciclistas tienen miedo a practicar otros deportes por miedo a lesionarse. Evidentemente, nadie está exento de sufrir algún contratiempo, pero mientras hagamos las cosas con lógica, sigamos las pautas recomendadas (calentamiento, inicio de la actividad progresivo, estiramientos, etc.) no debería ocurrirnos nada.

Además, tanto mental como físicamente nos viene muy bien, ya que trabajamos los músculos de forma diferente a la habitual y, al igual que sucede cuando en el gimnasio cambiamos la tabla de ejercicios a menudo, de esta forma conseguimos un desarrollo y entrenamientos más completos.

¿Debo compatibilizar la bici con el gimnasio u otros deportes?

Los beneficios psicológicos de practicar varias modalidades

El deporte siempre ha sido una de las mejores válvulas de escape a nivel psicológico. Sin embargo, si estamos metidos de lleno en un ámbito competitivo, que nos exige una gran concentración, o excesivamente exigente, puede llegar a darse el efecto contrario, creándonos situaciones de estrés o ansiedad.

Alternar el ciclismo con otros deportes nos ayudará a romper la monotonía de practicar siempre lo mismo y servirá para seguir trabajando el plano físico con otras actividades y mentalidad. De esta forma incorporamos nuevos retos y objetivos que modificarán nuestra rutina y que servirán para generar nuevas expectativas en los entrenamientos.

Esquí de fondo como propuesta de Entrenamiento cruzado o Cross Training para invierno y pretemporada

Conclusión

El ciclismo nunca ha de ser un deporte excluyente, sino todo lo contrario. Lo ideal es complementarlo con otras actividades físicas, siendo los ejercicios de gimnasio la opción ideal. Eso sí, aunque la práctica mayoritaria sea en invierno, cuando la meteorología nos complica más coger la bicicleta, es recomendable prolongarlo durante todo el año jugando con la intensidad y cantidad de sesiones en función de las veces que salgamos de ruta.

Compatibilizar el ciclismo con cualquier otro deporte no debemos tenerlo en cuenta sólo cuando no podamos salir o para hacer durante la pretemporada, sino que hacerlo durante todo el año puede tener una serie de beneficios, físicos y psicológicos, muy importantes a corto, medio y largo plazo.

x