5 razones (y 7 consejos) para disfrutar de las marchas cicloturistas en 2022

Si eres de los que todavía no se ha planteado formar parte del pelotón en algún evento cicloturista, te damos unas cuantas razones y consejos para hacerlo de cara a la temporada que viene.

5 razones (y 7 consejos) para disfrutar de las marchas cicloturistas en 2022
Autor Maillot Víctor Marcos
Autor de la foto
Archivo/Red Bull/QHyTR

Fecha de la noticia17/11/2021


El ciclismo es un deporte al alza. O, como dirían otros, de forma un tanto despectiva, "está de moda". Los datos del número de prácticantes y de ventas de bicicletas en los últimos años así lo demuestran, además de la percepción empírica de cada fin de semana, cuando podemos observar con nuestros propios ojos que las carreteras acogen cada vez más grupetas y los carriles-bici se llenan de aficionados que prefieren circular sin los peligros inherentes al tráfico abierto, sin olvidar a los que dan sus primeros pasos en este mundillo y buscan un entorno seguro.

Una situación que tiene su reflejo, igualmente, en la celebración de eventos. Y es que, durante los últimos diez años se ha dado un incremento considerable de marchas cicloturistas en nuestro país. A las ya clásicas Bilbao-Bilbao, Quebrantahuesos o La Perico, se han sido sumando propuestas como las 'gran fondo' apadrinadas por Alberto Contador, la original Ourense Strade Termal -con sus tramos de sterrato, al estilo 'Strade Bianche'- o La Mussara -en tierras tarraconenses-, entre muchas otras.

La 'flaca', no hay duda, es adictiva. Y cuando llevas un tiempo practicando este magnífico deporte, ya sea en solitario o en grupo, te acaba picando la curiosidad de ponerte un dorsal y participar en una marcha cicloturista. Y si todavía no has sentido 'la llamada', te vamos a dar unas cuantas razones para hacerlo de cara al próximo año 2022, momento en el que parece que la mayor parte de eventos al aire libre recuperarán sus condiciones habituales de celebración, tras dos años de aplazamientos, suspensiones y participaciones limitadas, por el motivo que todos conocemos.

El reto

El hecho de tener un objetivo concreto a la vista es un gran aliciente para salir a rodar, entrenar y progresar. Desde el momento en que te inscribes en el evento y conoces el tipo de recorrido -sobre todo, el kilometraje y el desnivel- cuentas con los ingredientes básicos para planificar la mejora de tu golpe de pedal hasta llegar al día D.

Si además de una marcha cicloturista, decides incluir una o dos más en tu calendario -por ejemplo, repartidas entre mayo, julio y septiembre- ésto te ayudará a mantener un buen nivel a lo largo de todo el año.

Carreteras por descubrir

Por mucho que intentemos variar los itinerarios en nuestro día a día como ciclistas, al final el repertorio de rutas se acaba reduciendo a las tres o cuatro que por proximidad o características mejor nos vienen, sobre todo en temporada invernal. Y no digamos ya si tu tiempo para pedalear es limitado, por motivos laborales o familiares. En ese caso, no es difícil que la monotonía se adueñe de nosotros.

La participación en un evento cicloturista más allá de nuestro territorio nos da la posibilidad de rodas por carreteras que desconocíamos, disfrutando de paisajes diferentes a los habituales y afrontando nuevos puertos que sumar en la lista de los 'ascendidos'.

Mucho más que ciclismo

Porque no todo va a ser pedalear. Vale, está claro que acudimos a un evento eminentemente deportivo pero, en el caso de que nos desplacemos durante un fin de semana completo al lugar de celebración, siempre tendremos hueco para hacer otras cosas... que tampoco somos profesionales que necesiten estar concentrados y 'en capilla' durante las horas previas a una etapa reina.

Y entre esas otras cosas se encuentra el patrimonio histórico-artístico del destino, sus manifestaciones culturales y, como no, la gastronomía. En este sentido, podemos decir que no hay nada mejor que disfrutar el día previo a la marcha con un tranquilo paseo por la ciudad, descubriendo sus atractivos y degustando sus manjares. En este último caso, siempre  de forma controlada, por favor. Conocemos más de uno -y de dos- casos de compañeros que debido a la desproporcionada ingesta de comida el día anterior, tuvieron que echar pie a tierra apenas transcurridos 30 km de la prueba.

Compartir la experiencia

Tanto si viajas solo como si vas en compañía de amigos o familia, las marchas cicloturistas son una excelente forma de compartir vivencias y recuerdos. En el caso de acudir en solitario -ojo, no es tan raro- y según transcurra la jornada, cuando encuentres tu sitio en el pelotón, podrás conocer ciclistas de otras comunidades o países que, en muchos casos, pueden convertirse en compañeros para próximas pruebas o, incluso, amigos para toda la vida.

En el caso de haber logrado 'convencer' a tu familia de que te acompañe durante ese fin de semana tan esperado por tí, debes saber que cada vez son más las marchas cicloturistas que incluyen actividades complementarias -en muchos casos gratuitas- para acompañantes y niños; desde visitas turísticas guiadas hasta espacios lúdicos para los más pequeños.

En cuanto a viajar con tu 'grupeta' habitual, poco podemos decir que no sepas. Nada mejor que compartir sufrimiento y satisfacción a la par con los que habitualmente pedaleas cada semana. Y si, cuando finaliza el evento, todo ha salido como esperábais, no existe compañía mejor para celebrarlo.

Vuelta a la normalidad

Por último, queremos animarte a tomar parte en las marchas cicloturistas porque esto se traduce en que cada vez estamos más cerca de la ansiada normalidad. Como decíamos unas líneas atrás, durante los últimos dos años hemos sido testigos de cómo la mayoría de eventos ciclistas al aire libre eran suspendidos o, en el mejor de los casos, aplazados para celebrarse bajo unas condiciones que, probablemente, no eran las más atractivas para los participantes.

En estos momentos, y con el 2022 a la vuelta de la esquina, ya son varios los organizadores que han confirmado fechas de celebración y están a punto de abrir plazos de inscripción -os informaremos de todo ello en próximas fechas en MaillotMag-. Nuestra participación sería también una forma de contribuir y aportar nuestro granito de arena a la recuperación de un sector que genera no pocos beneficios en los lugares donde se celebran estos eventos.

Dicho ésto, vamos a recordar algunos consejos -unos procedentes de la experiencia propia, otros de la evidencia científica- que pueden venirte muy bien a la hora de afrontar una marcha cicloturista, sobre todo en el caso de que sea 'tu primera vez'.

Elige el recorrido adecuado

En la mayoría de pruebas cicloturistas se ofrece la posibilidad de elegir entre dos recorridos -normalmente bautizados como 'medio fondo' y 'gran fondo'- e, incluso, tres. Y a la hora de realizar la inscripción suele ser obligatorio especificar tu elección, aunque luego, sobre la marcha, puedas cambiar de recorrido, si las circunstancias y la organización lo permiten.

En este sentido lo que te pedimos es que seas coherente. Es decir, si sabes que tu límite está en los 100 km por salida, no te inscribas en el recorrido de 200 km. De hecho, es mejor pecar de prudente que de osado. Escoge de acuerdo a tu condición física real y no pensando en la 'heroica' de finalizar una gran fondo. Y si durante el transcurso de la marcha, ves que no es tu mejor día, te recomendamos que cambies a un recorrido más corto si la organización lo permite.

Descansa los días previos

Muchos ciclistas intentan apurar el entrenamiento justo hasta el día antes de la celebración del evento, afrontando auténticas kilómetradas, incluso, durante la semana previa. Pero la realidad es que los días anteriores son claves para llegar descansados a la marcha y afrontarla con garantías. Así que, durante los 10-15 días previos levanta el pie del 'acelerador' y tomátelo con calma. Si en ese momento ya estás al nivel deseado, tu cuerpo te lo agradecerá. Y si te ha 'pillado el toro' con la preparación... en esos días no vas a solucionar nada.

Bici a punto

Puede resultar algo obvio, pero tras haber participado en unas cuantas marchas cicloturistas, podemos decir que no es tan raro encontrarse con bicicletas llenas de 'grillos', cambios que 'saltan' y holguras indeseadas. Por eso, no está de más efectuar una revisión básica a nuestra montura durante los días previos al evento.

De igual forma, huye de los 'estrenos'. Si quieres cambiar un componente de la bicicleta, hazlo con anterioridad, y no el día de la marcha. De esta forma te podrás asegurar que funciona correctamente. Un consejo que también puede aplicarse a las zapatillas y la ropa; estrenar calzado nuevo, con 200 km por delante y cinco puertos, puede convertirse en un suplicio.

Encuentra tu sitio en el pelotón

Una vez en marcha, intenta meterte en un grupo o pelotón de tu nivel o un poquito superior para ir a rueda. Ojo, siempre y cuando ponerte a rueda no te suponga ir 'con el gancho'. De igual forma, busca el número de acompañantes con el que te encuentres más cómodo. Y es que, no todo el mundo está acostumbrado a rodar 'apretado' en el seno de un pelotón de 100 ciclistas. Si te sientes más seguro en una grupeta de 10, ese es tu sitio.

Cadencia, tu mejor amiga

Pedalea con agilidad e intenta no abusar de desarrollo. Con el paso de los kilómetros, la musculatura de tus piernas te lo agradecerá. Y si lo combinamos con una adecuada alimentación e hidratación durante la prueba, evitaremos la aparición de calambres.

Come y bebe

Más allá de los avituallamientos habilitados por la organización, es recomendable que lleves tus propios productos en el bolsillo trasero del maillot. Productos a los que ya estés acostumbrado y sepas que no te van a sentar mal. Si no estás seguro de cómo vas a digerir esa gominolas que te 'están llamando' desde la mesa del avituallamiento, no te las comas. Puedes arruinar tu participación en apenas unos minutos. Va a lo seguro con la alimentación y no arriesgues.

Lo mismo se puede aplicar a la hidratación. Recuerda ir bebiendo agua de forma regular, aunque no tengas sed al principio, y recurrir a aquellas sales minerales o isotónicos que tu aparato digestivo ya tenga 'fichados'. Los experimentos... mejor en casa.

De menos a más

La salida en muchos de estos eventos suele ser fulgurante. Pero tranquilo, tomátelo con calma. Aunque te sientas como un toro, no te dejes llevar por la adrenalina, que todavía queda mucha tela que cortar. Además, probablemente no habrás realizado calentamiento previo, por lo que si comienzas a una intensidad muy elevada, la musculatura te puede pasar factura a posteriori.

Con el paso de los kilómetros, y si has hecho 'los deberes', tendrás tiempo de apretarte en ese repecho que tenías fichado al ver el perfil o en el último puerto del día, antes de cruzar la línea de llegada. O, al menos, podrás superar los kilómetros finales con cierta dignidad. Sufrir forma parte de nuestro ADN, por supuesto, pero sin traspasar ciertos límites que puedan poner en peligro nuestro organismo.

x