La importancia de elegir bien el equipamiento en las bicis urbanas

Cada vez vemos más bicicletas por los pueblos y ciudades. Siempre que sea posible éstas deben gozar de un equipamiento adecuado que redunde en nuestra seguridad y comodidad. Te damos 7 consejos sobre el equipamiento de una bici de ciudad.

7 consejos sobre el equipamiento de una bici urbana
Autor Maillot J. Daniel Hernández
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia21/05/2020


El ciclismo urbano es un segmento en claro auge. La crisis sanitaria que obliga a mantener una distancia de seguridad entre personas hace menos viable los desplazamientos en transporte público. La necesidad de ganar espacio para el peatón en todos núcleos urbanos y las restricciones a los vehículos a motor en las grandes ciudades, sumado a la creciente conciencia ecológica hace que la bicicleta gane espacio como vehículo urbano a pasos agigantados.

En Maillotmag defendemos esta postura en cualquier caso, tanto si hablamos de comprarnos bicicletas nuevas y específicas para movernos por la ciudad como si nuestro presupuesto es exiguo y apostamos por reciclar viejas bicicletas a tal efecto. Lo que tenemos muy claro es que un equipamiento adecuado, y un correcto mantenimiento, es muy importante para sacarle el máximo partido.

El equipamiento en las bicis urbanas

Las bicicletas urbanas específicas, y las que tratemos de rescatar, deben estar orientadas a ofrecer una mayor comodidad y manejabilidad en el tráfico urbano. Por eso, muchas bicicletas cuentan con las barras superiores muy bajas, para favorecer la maniobra de subirnos y bajarnos (especialmente a mujeres que lleven falda) y pararnos en los semáforos o pasos de cebra y poner el pie en el suelo sin que varíe mucho la postura. Pero éste es un aspecto que afecta más a la geometría y diseño del cuadro (que explica también que suelan ser bicicletas de mayores dimensiones que una de carretera convencional, por ejemplo).

En lo que se refiere al equipamiento, si vamos a comprarnos una bicicleta pasa usar por la ciudad, debemos fijarnos en los siguientes aspectos:

1.- ruedas y neumáticos: A la hora de elegir una bicicleta urbana las ruedas y los neumáticos pueden ser un factor determinante, ya que son responsables directos de nuestro confort y calidad de rodadura. Una bicicleta con neumáticos pequeños será más manejable entre el tráfico, pero también tiene el problema de que desarrollaremos menos velocidad de crucero.

El balón del neumático puede hacer que vayamos más cómodos, si es más ancho, o que sintamos todos y cada uno de los baches de las calles si usamos neumáticos de 23-25 mm como los de las bicicletas de carretera, por ejemplo. Es por eso por lo que muchas bicicletas urbanas cuentan con neumáticos de 27,5” o 28” con anchos similares a los que se usan en algunas bicis de montaña (entre 1,8” y 2,1”) sin apenas tacos para favorecer la rodadura en asfalto. En el caso de las bicis urbanas no se llega a las 29” del MTB porque es necesario mantener una mayor manejabilidad para los giros cerrados y para compensar el mayor largo de los cuadros.


Te puede interesar: 5 razones para ir al trabajo en bici (ahora y en el futuro)


2.- suspensiones: En algún artículo ya hemos tratado sobre el uso de suspensiones delanteras y tijas de sillín con suspensión en las bicis urbanas. Muchas de ellas no cuentan con horquillas ya que su objetivo no es salirse del asfalto. Y unos neumáticos con un balón generoso también colaboran a absorber los baches y agujeros. Otras bicicletas cuentan con horquillas con muy poco recorrido (5 cm aproximadamente) y un funcionamiento sencillo que ayuda a que nos desplacemos de forma algo más confortable.

En una bici urbana no son obligatorios estos elementos. En muchos casos se agradecen, aunque hay que tener en cuenta que añaden algo de peso y que pueden quitar espacio de carga que sí tendremos en otros modelos con horquillas rígidas en los que podamos poner portabultos. La decisión depende del uso que tengamos previsto para la bicicleta.

7 consejos sobre el equipamiento de una bici urbana: el manillar

3.- forma y tamaño del manillar: Las bicicletas urbanas están apostando por manillares planos, tipo MTB con anchos menores. El motivo es fácil. En la bici urbana debemos adoptar una postura más erguida y cómoda que, además, nos permita una mayor visión periférica. Los manillares de carretera convencionales, sin embargo, nos obligan a ir más agachados o con un agarre más estrecho que merma nuestra maniobrabilidad en las calles.

El manillar, además, no debe ser tan ancho como en las MTB ya que dificultaría el paso entre los coches, su manejabilidad cuando nos bajamos de la bici y la empujamos andando y ocupa más espacio cuando la dejamos “aparcada”. Además, no necesitaremos hacer tanta palanca para inclinar la bicicleta pues los neumáticos no son tan anchos como las tendencias actuales del MTB.

7 consejos sobre el equipamiento de una bici urbana: luces

4.- luces “de día”, elementos reflectantes y timbres: el aspecto que más redunda en nuestra seguridad es que se nos vea. Para ello existen las “luces de día”, de las que ya hemos hablado en otros artículos y que también son recomendables para la práctica del ciclismo convencional en carretera, y los elementos reflectantes que ayuden a delatar nuestra posición.

Hay que pensar que en ciudad hay curvas más cerradas que en carretera y muchos más elementos que entorpecen la visión de los conductores y peatones (señales, mobiliario urbano, coches aparcados, etc.). Por eso, cualquier elemento que nos haga destacar hay que usarlo. Por eso el timbre es otro elemento que se torna fundamental en una bici urbana, para hacernos oir y advertir de nuestra presencia. Muchas bicicletas urbanas incorporan luces y timbre (que es obligatorio cuando te venden una bici nueva) entre su equipamiento. Y en el caso de las e-bikes, muchos de los sistemas de iluminación van conectadas directamente a la batería de la bici, por lo que es un elemento que no necesitamos cargar de forma independiente.

7 consejos sobre el equipamiento de una bici urbana: guardabarros

5.- guardabarros: El uso de guardabarros, denostados en las bicicletas de carretera, es bastante recomendable que estén incluidos en las urbanas. Y no sólo pensando en los que puedan usar la bicicleta todos los días independientemente de la meteorología, sino también porque en ciudad es fácil que nos encontremos vehículos de limpieza, personal de los ayundatientos regando, parques y jardines con riegos que desperdician más agua que la que les llega a las plantas… o una tubería rota. Y a nadie le gustaría llegar al trabajo o a hacer los recados con la ropa llena de salpicaduras.

7 consejos sobre el equipamiento de una bici urbana: portabultos

6.- portabultos: Si entendemos la bicicleta como un medio de transporte, uno de los elementos clave es la posibilidad de transportar algo de carga en ella. Evidentemente no podemos pensar en hacer la compra mensual en bicicleta, pero siempre podremos llevar una pequeña compra si contamos con portabultos o espacios de carga.

La mayoría de las bicis urbanas incluyen un portabultos trasero en el que poder enganchar bolsas, alforjas o similares. También sería recomendable que incluyan algunos anclajes más en el cuadro y horquilla (si no es de suspensión) de forma que podamos tener sitio para llevar material que necesitemos para el día a día, una posible compra o incluso el calzado del trabajo y así poder circular con zapatillas con pedales automáticos o, simplemente, deportivas más cómodas que unos zapatos.

7 consejos sobre el equipamiento de una bici urbana

7.- candados: Por desgracia cualquier bicicleta puede ser objeto de deseo de los “amigos de lo ajeno”, por lo que es recomendable protegerla bien. Aunque pensemos que simplemente vamos a ir de casa al trabajo y vuelta, sin paradas intermedias, nunca podemos estar 100% seguros de que no necesitemos hacer un recado por el camino. Por eso algunas bicicletas urbanas incorporan sistemas de cierre o seguridad que bloquean una de las ruedas, o candados que permiten engancharlas a mobiliario urbano (aunque muchas ordenanzas no lo permiten si no es mobiliario específico para ello, que existe y cada vez hay más en las ciudades).

Sea como sea, si no lo incluye de serie, es un accesorio que recomendamos comprar de forma inmediata. Hay muchos tipos de candados y lo importante es saber cuál nos conviene más.

x