Cómo incentivar a tus empleados para que vayan al trabajo en bici sin morir en el intento

Si tienes una empresa y te gustaría que tus empleados utilizasen la bicicleta como medio de transporte habitual, se lo tienes que poner fácil. Te damos algunas claves que te podrán ayudar sin necesidad de romperte la cabeza (y el bolsillo).

Dos compañeras de camino al trabajo en bici
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia05/10/2021


Cada vez son más las empresas que se interesan por sus trabajadores, por su salud y, por supuesto, por su productividad durante la jornada laboral. Y ahí es donde entra la bicicleta, numerosos estudios realizados en los últimos años concluyen que las personas que van en bici al trabajo aumentan el rendimiento, sufren menos bajones durante la jornada y, además, incrementan la concentración en las tareas que realizan.

Algunas compañías ya se plantean incentivar a sus trabajadores para que vaya a las oficinas en bicicleta. Sin embargo, no saben cómo hacerlo o piensan que van a tener que realizar una gran inversión económica. ¿Cómo puede una empresa lograrlo sin morir en el intento? Sigue leyendo para enterarte de todo.

Duchas

El mayor deseo de todo ciclista urbano es tener una ducha en el trabajo para poder lavarse nada más llegar. No cuesta tanto, de verdad, según el tamaño de la empresa con un par de duchas o tres será más que suficiente.

Habrá gente que vaya al trabajo en bici y decida no utilizar las duchas, pero aquellos más propensos a sudar o con un recorrido de mayor dificultad o duración, lo agradecerán y cambiar sus hábitos de transporte tan solo si hay una ducha en la oficina. Darle la opción a todos los empleados de escoger la opción con la que se sientan más cómodos es una buena forma de empezar.

Aparcamiento de bicicletas

Espacio destinado para la bici

Si quieres que tus trabajadores utilicen la bicicleta como transporte, la compañía necesitará ser flexible con las bicicletas y disponer de un espacio donde guardarlas. Con esto, no necesariamente hay que construir un párking para bicis, aunque sería lo ideal, con tener un cuarto o un espacio donde dejarlas y que estén seguras será suficiente.

Reserva un lugar tranquilo y accesible donde las bicis puedan quedar a buen recaudo durante la jornada laboral. Con esta medida evitarás que tu empresa se convvierta en algo parecido a una tienda de bicicletas. Contribuirás al orden y, también, a su uso, ya que mucha gente sabiendo que existe un espacio seguro se decantará por usar este medio de transporte.

Una ciclista cogiendo un bicicleta

Un pequeño taller de puesta a punto

Siempre que utilizas un medio de transporte, sea el que sea, corres el riesgo de que alguno de los componentes se estropee por el paso del tiempo o, simplemente, que tengas mala suerte y pinches una rueda. Una solución sería reservar un pequeño espacio para la puesta a punto para bicicletas que, a diferencia de los coches, ocupa poco y es económico.

Los elementos imprescindibles que deberá tener serán: una bomba para hinchar las ruedas, parches, alguna cámara de repuesto, llaves allen, multiherramienta, aceite para engrasar la cadena y algún punto para conectar a la electricidad las bicicletas eléctricas. Son cosas muy sencillas que marcarán la diferencia y acercarán a tu empresa a convertirse en pionera en movilidad sostenible.

Bicicleta

Tablón informativo

Otra medida para incentivar a tus trabajos es algo tan sencillo con un tablón informativo. En él puedes incluir las novedades relacionadas con el ciclismo en la ciudad donde se encuentre tu compañía, los mejores itinerarios para llegar a la empresa en bici desde los puntos importantes del municipio y los requerimientos que establece el transporte público para poder acceder a él con una bicicleta. Por último, otra información útil que puedes incluir en ese tablón son las normas básicas de circulación ciclista, recuerda que para muchos de tus empleados será la primera vez que circulen en bici por la ciudad.

Charlas ciclistas

Cerca de la empresa seguramente hay alguna asociación ciclista a la que le puedas contar tus inquietudes y tus ganas de que tus empleados vayan al trabajo en bici. Las asociaciones ciclistas son amigas de este tipo de iniciativas y estarán encantas de organizar alguna charla informativa que ayude a aquellos que sienten respeto a la hora de moverse en bicicleta. Seguro que puede transmitir tu propuesta tal y como la tienes pesada y añadir contenido de calidad que pueda servirle a los interesados en la iniciativa.

Chica feliz en su descanso del trabajo

Recompensas

Si quieres ir un paso más allá, empresas pioneras en que sus trabajadores vayan en bici al trabajo ofrecen recompensas económicas o días libres a aquellos que lo hacen de manera habitual. En este caso, tendrías que ver cuáles son tus capacidades como empresa y cuánto estás dispuesto a invertir en esta iniciativa y llegar a un acuerdo con los trabajadores. Con todos los incentivos anteriores más las recompensas, el éxito en convertirte en una empresa en la que sus trabajadores se mueve de manera sostenible está asegurado.

Además, recuerda que el hecho de ir en bici al trabajo, también afecta directamente a la productividad, concentración y a la felicidad con el puesto. Para cambiar, solo hay que ponerse manos a la obra. Los grandes cambios muchas veces necesitan pequeños gestos y este es uno de ellos.

x