Todo el año de servicio: los ciclistas multidisciplinares del pelotón

Van der Poel, Van Aert, Piddock, Ceylin del Carmen Alvarado… cada vez vemos más ejemplos de ciclistas “multidisciplinares” que, además, triunfan en todas. ¿La competición es el mejor entrenamiento o se corre el riesgo de acabar sobreentrenado?

Los ciclistas multidisciplinares
Autor Maillot Saúl Miguel
Autor de la foto
Leon van Bon, UCI, Photo Gomez Sport (Movistar Team)

Fecha de la noticia22/02/2021


Planificar una temporada de competición ciclista puede resultar una tarea tan complicada como rutinaria. Para aquellos que se centran año tras año en idénticos objetivos, existe el dilema de copiar la preparación que ha funcionado en campañas previas o hacer cambios y experimentar para tratar de mantener el interés y refrescar la motivación. En el otro lado de la balanza, para quienes los van cambiando puede sentirse más como una aventura, pero también existen más probabilidades de fallar en la aproximación, especialmente si no existe experiencia previa.

Mucho más difícil aún es hacerlo en la situación actual, cuando la ubicación de las carreras en el calendario pende de un hilo y los cambios de fechas están, inevitablemente, a la orden del día. No todo el mundo se adapta igual a una situación cambiante, sea física o mentalmente. Es todo un reto también para los preparadores físicos, que en ocasiones tienen que ir improvisando sobre la marcha.

Y por otra parte están los que vienen a romper moldes. Eran muchos los que arqueaban una ceja cuando los medios empezaban a hacerse eco de las ambiciones multidisciplinares de Mathieu van der Poel y Wout van Aert, tomando sus ideas con escepticismo, si bien, viendo los resultados de los susodichos allá por donde deciden pasar, está claro que los resultados les han dado la razón.

Pero ¿es este el camino? Podría pensarse, y tal vez sea así, que no se trata necesariamente de haber acertado, de que las diferentes disciplinas ciclistas se retroalimenten y el trabajar las distintas facetas de cada una de ellas los haga más fuertes. Que simplemente ocurra que sean tan buenos que se saltan las supuestas reglas no escritas de la especialización en el ciclismo moderno. O quizá si haya algo de verdad. Tal vez ayude escuchar el testimonio de una tercera persona, alguien que lo pueda ver con un poco más de perspectiva.

Los ciclistas multidisciplinares

En ese sentido llama poderosamente la atención una reciente entrevista con Heinrich Haussler, recogida por el medio belga Sporza. Haussler, un veterano ganador de etapas en Tour y Vuelta, y con resultados destacables en las grandes clásicas, es un ejemplo atípico. Centrado durante toda su trayectoria en la ruta, le entró el gusanillo del ciclocross ya bien entrado en la treintena. Y sus declaraciones no podrían ser más elocuentes.

Refiriéndose a las estrellas de la disciplina invernal, afirma que “sus habilidades técnicas son enormes. Al verlo, me enfada el no haber empezado a hacer esto 20 años atrás”. Para un ciclista con sus condiciones, Haussler lo tiene claro: “A medida que envejeces, pierdes fuerza y explosividad, que son precisamente las cualidades necesarias en las clásicas y en los sprints. Pero esto se puede trabajar con el ciclocross. Ya he notado los beneficios al hacer entrenamiento de intervalos en la carretera”.

Por si no quedase suficientemente claro, el australiano de origen alemán pone nombres y apellidos a su argumentación. “Para los ciclistas de perfil clasicómano, el ciclocross es definitivamente la mejor preparación. Se puede ver con Wout van Aert y Mathieu van der Poel por ejemplo, que aplastan a todo el pelotón”.


Te puede interesar: La "Generación Z" del ciclismo


Los ciclistas multidisciplinares

Continuando con la idea de Haussler, pongamos la mirada por ejemplo en dos de los más grandes especialistas en clásicas de la actualidad y de los años recientes: Julien Alaphilippe y Peter Sagan. Aunque ahora estén centrados en el asfalto, su pasado tiene algo distinto, y llamativo, que comparten. El francés fue uno de los mejores de su generación en las categorías inferiores del ciclocross, algo que también puede decirse del eslovaco… y en su caso también en el MTB. ¿Qué tienen en común Alaphilippe y Sagan? Un dominio excepcional de la bicicleta y un nervio, un punch y una explosividad especial para esfuerzos cortos. Precisamente los beneficios que mencionaba Haussler.

Quizá por eso tenía Alaphilippe la confianza en que podía destacar en los adoquines, las carreteras reviradas y los estrechamientos de Flandes en su primer intento con el monumento belga. Tras su desafortunada caída por el toque con aquella moto cuando estaba en el movimiento ganador junto a Van der Poel y Van Aert, el francés afirmó que volvería a De Ronde para ganarla. Y a pocos les resta alguna duda de que reúna las condiciones para conseguirlo.

Cada día que pasa, la sensación de que el enfoque multidisciplinar ha llegado para quedarse es más fuerte. No es únicamente cuestión de las propias ambiciones del atleta, o de lo que considera que es mejor para seguir progresando física y técnicamente. También es una cuestión de marcas, de visibilidad. Un ejemplo: Jumbo-Visma tiene en sus filas a un ciclista popular y muy ganador como Van Aert, que les garantiza presencia en los medios y publicidad no solamente de febrero a octubre durante la temporada de carretera, sino ahora también durante el invierno, al competir en ciclocross. Se convierte en una inversión aún más rentable.

Por otro lado, los ciclistas jóvenes parecen ir adoptando esa mentalidad como algo más natural, dejando de lado la concepción tradicional de que la especialización total es el mejor método para sacar lo mejor de sí mismos. La recién coronada campeona del mundo de ciclocross en categoría sub-23, la neerlandesa Fem van Empel —en su primera temporada en la categoría y sin haber cumplido aún los 19—, señala que no se ve a sí misma como la típica especialista en CX, y que cree que tiene talento para destacar también en carretera y en MTB.


Te puede interesar: Modalidades del ciclismo que (casi) seguro que no conocías


Los ciclistas multidisciplinares

Lo mismo puede decirse de Ceylin del Carmen Alvarado, arcoíris de la especialidad en 2020 y que afirma que se ve tanto ganando un Giro Rosa en el futuro como disputando una medalla olímpica en MTB —quizá en París 2024—, sin dejar de lado las campas invernales. O Tom Pidcock, el superclase británico y nuevo fichaje de INEOS, que tiene a Van der Poel como referencia a la hora de combinar ruedas gordas con finas, pero al mismo tiempo ofrece un perfil vueltómano y escalador con el que el neerlandés ni siquiera podría soñar.

Al hilo de la mención reciente de Van Empel, resulta curioso repasar su trayectoria y establecer un paralelismo con Remco Evenepoel, de quien ya hablábamos hace unos meses por aquí como uno de los miembros ilustres de esa ilusionante Generación Z. A estas alturas no es ningún secreto que el Evenepoel adolescente se dedicaba al fútbol antes de comenzar a dar pedaladas en serio, y que apenas le llevó unos meses convertirse en el dominador de su generación, en la categoría junior, para seguir maravillando desde el primer día en su prematuro paso al profesionalismo.

Pues bien, el caso de Van Empel es prácticamente idéntico. Pasó del fútbol al ciclocross en 2019, y con apenas media docena de carreras a sus espaldas ya se ganó la plaza para el Mundial junior 2020 en una selección de tanto nivel como la neerlandesa. Un año después, ya está en la cúspide de su rango de edad. Curiosamente el fútbol también es el origen de Annemiek van Vleuten, gran estrella del ciclismo en ruta del momento, junto a Anna van der Breggen, y flamante fichaje de Movistar Team de cara a las dos próximas campañas.

¿Son los inicios futbolísticos otro secreto para el estrellato ciclista? Probablemente sea casualidad, pero al menos como anécdota simpática no deja de ser llamativo que tres de los mayores superclases de la actualidad se dedicasen de forma relativamente seria a dar patadas al balón antes de comenzar a dar pedaladas más rápido que el resto.


Te puede interesar: Entrevista Mavi García (Campeona de España CRI y corredora de Movistar Team)


Los ciclistas multidisciplinares

Como en casi todas las cosas en la vida, probablemente no sea cuestión de blancos o negros, sino de escala de grises. El abarcar varias facetas no tiene por qué ser necesariamente lo mejor para todo el mundo, y en ocasiones puede volverse en contra. Recordemos el ejemplo de Marianne Vos, cuando intentó sumar en 2014 el MTB a sus exitosas campañas de ruta y CX. ¿El resultado? Agridulce a nivel de rendimiento, y con repercusiones negativas a largo plazo. Pasó casi todo el año siguiente parada por problemas musculares derivados de sobreentrenamiento. El caso de Pauline Ferrand Prevot no fue demasiado diferente, poco después de proclamarse, en un plazo inferior a 12 meses, campeona del mundo de las tres especialidades.

Patrick Lefevere, uno de los capos del ciclismo desde su perspectiva de mánager del Deceuninck-Quick Step, lo dijo claramente hace un par de temporadas: “Tampoco nos volvamos locos ahora pretendiendo que todo ciclista de ruta se ponga a hacer ciclocross como si no hubiera un mañana”. Por su parte, Zdenek Stybar comenta que los esfuerzos explosivos en las campas invernales ayudan a su rendimiento en carretera, pero que el centrarse en esta última le ha hecho perder cualidades técnicas y cambio de ritmo en el CX. Sin embargo, Lucinda Brand considera que sus competiciones en asfalto mejoran su potencia y fondo de cara a sus ambiciones invernales.

Siempre habrá disparidad de opiniones, pero de lo que no cabe duda es de que a algunos les funciona, y que es una bendición para marcas y espectador, así como un beneficio mutuo entre dichas disciplinas ciclistas. El espectador entusiasta puede disfrutar de sus ciclistas favoritos en más carreras y fechas. Las marcas, prolongar su visibilidad más allá de su deporte principal. Las propias disciplinas, aprovechar el tirón y el caché de las estrellas procedentes de otras especialidades para atraer más público.

Y, no vamos a negarlo, tampoco está mal que de vez en cuando se tambaleen los cimientos de un deporte a veces tan anclado en la tradición como el ciclismo, con atletas que rompan con los cánones del pensamiento general establecido y que provoquen que muchos pasen a creer que, lo que parecía impensable, no solo es factible, sino que puede ser hasta conveniente.

Los ciclistas multidisciplinares

x