Cómo se preparan los ciclistas para el Giro de Italia

Entrenamiento y alimentación son los dos pilares de la preparación de un ciclista para una carrera de tres semanas como el Giro. Vamos a conocer más detalles sobre ambos aspectos.

Cómo se preparan los ciclistas para el Giro de Italia
Facebook
Twitter
Whastapp
Autor Maillot Ana García Gómez para MaillotMag
Autor de la fotoArchivo

Fecha de la noticia 27/03/2024


El Giro de Italia está a la vuelta de la esquina. La conocida competición por etapas, una de las más antiguas y esperadas, comienza este mes de mayo y presenta, sin duda, un recurrido muy desafiante que los participantes deberán afrontar con ilusión, pero también con esfuerzo. Es por ese motivo que los ciclistas de élite deben seguir una rigurosa preparación que tendrá en cuenta el entrenamiento físico y la alimentación. Esto les permitirá rendir al 100 %, pero también les puede evitar lesiones innecesarias. Por eso, a lo largo de este artículo, veremos cómo se preparan estos deportistas, y qué tipo de nutrición siguen mientras se disponen a participar en la competición que los llevará a recorrer el territorio italiano.

Preparación física y entrenamiento diario

Tal como han contado en ocasiones algunos de los anteriores ganadores del Giro, los participantes comienzan a entrenar al menos dos meses antes de que comience la competición. Para estar a la altura, además, deben exigirse al máximo. Cada uno, pues, sigue sus propias rutinas, pero las sesiones diarias dobles o incluso triples no son extrañas.

No obstante, todo comienza con la planificación. Tanto los competidores como su staff analizan el recorrido para tener claro las exigencias de cada tramo. Esto les permitirá tener en cuenta qué tipo de esfuerzo deberán realizar en cada momento.

Los entrenamientos de altura también son habituales. No obstante, también se suelen hacer trabajos de resistencia.

Seguir una dieta adecuada

El rendimiento deportivo siempre está estrechamente relacionado con una alimentación adecuada, especialmente en aquellos casos en los que el deportista tiene unos entrenamientos planificados y unos objetivos bien definidos. Así, aunque la dieta debe ser capaz de brindar la ingesta necesaria de los principales nutrientes, como son los hidratos de carbono o las proteínas, también necesita ser equilibrada y debe ofrecer aportes específicos para cada etapa del entrenamiento.

La base de una dieta apta para deportistas dará importancia a las hortalizas y las frutas, pero también a las legumbres, a los frutos secos y a los cereales. Por otro lado, las principales fuentes de proteína serán los huevos, las carnes magras y los pescados, mientras que el aceite de oliva virgen extra puede ser una forma de aportar grasa muy saludable.

Por último, los equipos tampoco dejan de lado la posibilidad de recurrir a una correcta suplementación alimentaria para los ciclistas. Y es que, recurriendo a opciones de confianza, como el suplemento de AKG, es posible contar con un apoyo a la hora de proporcionar al organismo algunas vitaminas necesarias, como la B1 o la B6, que contribuirán a disminuir la fatiga y complementarán la alimentación.

La preparación es clave para evitar lesiones

Toda esta preparación, tanto física como nutricional, ayuda a los atletas a conseguir los mejores resultados durante las competiciones, pero también es clave para evitar las temidas lesiones.

En este aspecto, por supuesto, hemos de distinguir los dos tipos más habituales: las producidas por una caída o por otros accidentes, y las ocasionadas por sobresfuerzo. Estas últimas, dentro de las que encontramos la tendinopatía rotuliana o el síndrome de la cintilla iliotibial, son más habituales de lo que deberían. Por eso, reforzar determinados músculos, como los cuádriceps, será crucial. Y, para ello, la preparación física se convierte en un aspecto que jamás se puede descuidar.

¿Quieres estar al tanto de todas las novedades de Maillot Mag?
Suscribete a nuestro newsletter para no perderte el mejor contenido relevante, novedades, opinión, podcast, etc.