Tecnología ciclista: ¿Cómo funciona el SmartSense de Cannondale?

Introducido a principios de año en la gama de Cannondale, a través de la nueva Synapse de carretera, y presente ahora también en modelos como la Topstone, el sistema SmartSense tiene el objetivo de velar por la seguridad del ciclista.

Tecnología ciclista: ¿Cómo funciona el SmartSense de Cannondale?
Autor Maillot Redacción
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia30/11/2022


El pasado mes de enero veía la luz la nueva versión de la Cannondale Synapse, la 'gran fondo' o bicicleta 'endurance' de la marca de Connecticut. Una renovación que no dejaba a nadie indiferente -para bien o para mal- por su enfoque actualizado hacia un ciclismo más reposado, hacia el bikepacking e, incluso, el gravel.

Una nueva Cannondale Synapse que servía, además, para la puesta de largo del nuevo sistema de luces y radar integrado de la marca, bautizado como SmartSense y cuyo cometido es aportar un plus de seguridad al ciclista en carreteras, pistas o caminos. De hecho, el sistema se ha incorporado ya a algunos modelos de gravel, como la Cannondale Topstone Carbon que pasó recientemente por nuestro banco de pruebas.

Así lo definía en su día David Devine, director de producto de Cannondale: “SmartSense está diseñado para hacer que la conducción en carretera sea más placentera para los ciclistas experimentados, más atractiva para los nuevos ciclistas y más segura para todos”.

SmartSense es un sistema de luces y radar, alimentado por una sola batería extraíble, ubicada en la parte inferior del tubo diagonal. Antes de comenzar a pedalear, el ciclista puede seleccionar las diferentes opciones del SmartSense a través de la aplicación móvil de Cannondale, desde la intensidad de las luces delanteras y traseras hasta el ajuste opcional de la luz de frenado, o la activación/desactivación del radar trasero.

Ya realizados los ajustes precisos, un giro de la rueda delantera, equipada con un sensor Cannondale, inicia una cadena contínua de comunicación a través de todos los puntos de contacto SmartSense disponibles, incluido el cambio electrónico -en caso de llevarlo-, cuya gestión también se puede administrar a través de la app de Cannondale.

En nuestra opinión, la mayor utilidad del sistema SmartSense la encontramos en el radar, encomendado a una marca ya experimentada como Garmin. Este dispositivo ubicado debajo del sillín, junto a la luz trasera, escanea constantemente el tráfico que se aproxima por detrás y puede darnos una idea de la velocidad, la distancia y la cantidad de vehículos a través de alertas audibles y visuales, tanto a través del móvil, como del pequeño display ubicado junto a la potencia. O en el caso de tener instalado un dispositivo Garmin en el manillar, a través del mismo.

Nosotros tuvimos la oportunidad de probarlo por primera vez en la Cannondale Synapse Carbon 2 RL y se mostró en todo momento muy preciso, localizando los vehículos que se aproximan por detrás con unos 150 metros de antelación y ayudándonos a evitar el típico gesto, tantas veces repetido -y en ocasiones peligroso- de mirar atrás cuando escuchamos cómo se acerca un motor. De esta forma, basta con escuchar la alerta sonora y echar un rápido vistazo al display para cerciorarnos de lo que viene por detrás, sin necesidad de apartar la vista de la calzada y girar la cabeza.

Por otro lado, tenemos la pareja de luces de circulación diurna delanteras y traseras, firmadas por Lezyne, acorde a la normativa StVZO. La delantera mejora la visibilidad del tráfico que se aproxima para ayudar a que se vea al ciclista. La trasera, con una función de alerta de freno opcional, proporciona una mayor conciencia de lo que pasa por detrás. Ambas pueden ajustar su intensidad para adaptarse a la luz diurna limitada o cambiante, y señalar el tráfico que se aproxima y el frenado brusco.

Lo que no tenemos disponible es ninguna opción de flash o destello. Y es que, la diversidad de legislaciones existentes en Europa acerca de este tipo de luces en bicicletas, muy estricta en unos países, más laxa en otros, ha obligado a Cannondale a montar estas magníficas luces sin la opción, por ejemplo, de flash o destello -sí permitida en España, pero no en otros países del continente-, opción que sí está disponible en la bicicletas comercializadas en EEUU.

Todo ello, alimentado por una única batería extraíble Garmin Varia Core, situada en la parte inferior del tubo diagonal, lo que nos evita tener que andar cargando varias baterías para los diferentes dispositivos. Además, también se puede utilizar como fuente de carga USB-C cuando se desconecta de la base de la bicicleta.

Cierto es que la duración de la batería, con todo el sistema SmartSense activado -luces y radar- puede quedarse un poco escasa para algunos usuarios; aproximadamente unas tres horas. En este sentido, si vamos a realizar salidas de más tiempo, recomendamos priorizar el uso de luz trasera y radar, activando la luz delantera solo en esos momentos que sea más necesaria. De esa forma, y desactivando por completo la batería se realizamos una pausa larga, podremos duplicar fácilmente su autonomía.

x