¿Sabías qué? Conoce los detalles de las bicis de gravel de competición

Gravel es lo que hacemos los mortales cuando manchamos la bici de polvo y barro en los caminos y apretamos los dientes en el asfalto. Gravel es lo que hacen algunos ‘pros’ durante más de 250km. El mismo gravel, distintos objetivos.

¿Sabías qué? Conoce los detalles de las bicis de gravel de competición
Autor Maillot Alberto Álvarez
Autor de la foto
Archivo / Specialized / Pure Gravel

Fecha de la noticia25/08/2021


El gravel de competición es una de las disciplinas que más está creciendo en los últimos años. La famosa Garmin Unbound Gravel, antes llamada Dirty Kanza 200 que se celebra cada año en Kansas, y atrae a los mejores profesionales de gravel del mundo, es uno de los ejemplos de que la competición en gravel es muy atractiva y muchos pros ya no quieren hacer ciclismo de carretera, si no directamente competir en gravel. Buena señal para el futuro del ciclismo.

Son gravel, pero algo distintas

El gravel de competición o mejor dicho las bicis de gravel de competición difieren “ligeramente” de las que usamos en general. Y digo ligeramente entre comillas, porque hay pros que llevan las mismas bicis que puedes comprar tu en cualquier tienda, y otros que las tienen tuneadas al máximo. Las que son parecidas a las nuestras varían poco. Puede que cambien el tamaño del plato o platos dependiendo del terreno de la competición, y que después le den algunos detalles de personalización.

Estos suelen ser detalles más enfocados al confort y a la seguridad, como las cintas dobles de manillar, los portabidones con gomas elásticas para que no se pierdan los bidones, o incluso pequeños soportes para los dedos como los de la marca Togs, para descansar un poco las manos. Además, lo habitual es llevar un buen kit de respuestos/reparación para el tubeless, herramientas básicas y aceite para la cadena, que con tantas horas y tanto polvo lo va a necesitar.

Detalles de repuestos en una bici de gravel de competición

No olvidemos que las competiciones de gravel suelen ser por encima de los 180km de una tirada y tienes que ser autosuficiente en la mayoría de ellas, para reparar lo que pueda acontecer.

Mix de contrarreloj y gravel

Las otras gravel de competición que tienen que ver mucho menos con las que nosotros usamos, destacan por dos detalles importantes. El primero, los acoples tipo contrarreloj. Totalmente permitidos, muchos corredores optan por montarlos porque se pasan muchas horas de pista compacta con velocidades entorno a los 35-45km/h de media y una buena posición aerodinámica, puede hacerte ahorrar mucho tiempo y muchos vatios. Eso, y que por lo general, los favoritos suelen rodar en un mini pelotón en plan contrarreloj por equipos en muchos momentos de la competición.

Imagen de la bolsa de hidratación montada en la bici de Colin Strickland

El segundo detalle, suelen ser los bidones, y bolsas de hidratación. El gravel te queda seco, literalmente, con lo que es muy normal que los riders además de llevar 2 o 3 bidones de los grandes, lleven también un bidón extra en el manillar, o detrás del sillín. Algunos, como el famoso Colin Strickland del que te hemos hablado en más de una ocasión en Maillot Mag, lleva una bolsa en el cuadro en la que además de llevar comida, lleva el agua en una bolsa de hidratación con un tubo que va directamente al manillar de contrarreloj para poder beber sin levantar la cabeza.

Bridas, cinta aislante y mucho ingenio

A nivel de herramientas, bombonas de Co2, y pequeñas indicaciones para el recorrido, todo vale en el gravel de competición. Lo habitual es que tengan a mano lo más común de usar como son los kits para reparar el tubeless o las bombonas de Co2. Si pinchas, que sea rápido de solucionar porque si pierdes el grupo en el que ruedas, estás perdido. El uso de bridas de plástico para sujetarlo todo es muy habitual, porque es muy importante no perder nada por el camino, o que si llevas bolsas de cuadro o de sillín, estas no estén moviéndose todo el rato.

Imagen de las notas del recorrido de una carrera de gravel en el tubo superior

Digamos que en una bici de gravel de competición se busca la eficiencia en todos los sentidos y por eso los pros intentan tener la máxima confianza en todo lo que llevan adherido a la bici.

Neumáticos y platos

Lo curioso de las bicis de gravel de los pros, es que a nivel de neumáticos o platos, no hay muchas diferencias con lo que usamos en bicis de gravel convencionales. Puedes ver a algunos profesionales con un solo plato de 46 y un casete de 10-50, y otros con doble plato de 48/35 y un casete de 10-33. Evidentemente los rangos de plato y casete, depende mucho del terreno, pero por lo general las competiciones de gravel son bastante llanas.

Paso de rueda del neumático de 42mm en un modelo de gravel

En los neumáticos hay una coincidencia casi total porque suelen usar ruedas de 700 con neumáticos de 40 y 42mm que les aporten confort y seguridad, sin arrastrar mucha goma. Las presiones dependen de las preferencias, pero es habitual que en carreras con un mal firme, se usen presiones entorno los 28-30psi (1,9-2,0 bar), siempre con un poco más en la rueda trasera. No hay que olvidar que pasarte más de 8 horas encima de la bici, requiere de cierto nivel de confort.

Las marcas empiezan a apostar

Tenemos referencias de marcas como 3T que ya lanzó hace tiempo al mercado una gravel tipo aero (la gama Exploro) que a priori tiene más sentido para la competición, donde como comentábamos antes las cualidades aero y de rigidez de una gravel son bien consideradas. El mercado está un poco tímido en este sentido, pero muy recientemente Cannondale nos presentó la nueva Cannondale SuperSix EVO SE enfocada totalmente para el gravel de competición.

Nueva Cannondale SuperSix EVO SE para gravel de competición

Algunos de los detalles que definen la nueva SuperSix EVO SE son su nuevo cuadro de carbono, con una geometría (Out Front) idéntica a la de la SuperSix EVO, con las vainas ultracortas; mayor espacio para los neumáticos, con un paso de rueda que admite neumáticos de hasta 45 mm y la mejora aerodinámica lograda con tubos de perfil contrastados en competición. Una apuesta de Cannondale para los que quieren una gravel de máximo rendimiento, que estamos seguros que va a ser la línea a seguir por muchos fabricantes, a la hora de ofrecer varias gamas dependiendo del usuario como pasa en carretera.

El gravel sigue su crecimiento imparable y la mejor noticia para los que lo practicamos, es que ese crecimiento va a ayudar a que las bicis no paren de mejorar, ya sean para un nivel de competición o para un disfrute más polivalente.

 

Más sobre: ¿Sabias qué? Gravel

x