¿Qué aportan las ruedas de perfil en la bici de carretera?

Por estética, por aerodinámica, por rendimiento… Las ruedas de perfil son cada vez más comunes en nuestras bicicletas, pero ¿Qué aportan realmente? Vamos a ver las ventajas y desventajas de usar estas ruedas y los diferentes perfiles.

¿Qué aportan las ruedas de perfil en carretera?
Autor Maillot J. Daniel Hernandez
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia04/03/2018


Las ruedas de carretera están catalogadas en tres perfiles diferentes en función de su tamaño: bajo (menos de 25-30 mm), medios (llantas con 30-40 mm de tamaño) y altos (más de 40-45 mm). Cuando nos referimos a ruedas de perfil, hablamos de las que son de perfil medio o alto.

Hasta hace no mucho, lo habitual era que todas las bicicletas equipasen perfiles bajos y sólo las de contrarreloj o triatlón tuviesen un mayor tamaño. Sin embargo, la proliferación de modelos de corte “aero” o rodador y el uso de la fibra de carbono como material de fabricación de las ruedas, junto al menor peso que conlleva, hizo que los perfiles medios y altos empezasen a ser habituales. Incluso, cada vez más, se ven ruedas con cierto perfil en bicicletas puramente escaladoras.

La explosión de los frenos de disco también ha permitido la aparición de perfiles mucho más definidos, incluso innovando con la forma, con un tamaño superior al usado hasta ahora ya que permite saltar el espacio que ocupa la pista de frenado.

¿Pero realmente son necesarias? ¿Merecen la pena?

Peso vs Aerodinámica. El concepto DRAG

Las ruedas de perfil bajo son las más ligeras, ya que utilizan menos material en su composición. Sin embargo, en ciclismo se ha extendido un concepto que está sustituyendo al peso en algunos aspectos de la fabricación de cuadros y componentes, especialmente los más expuestos aerodinámicamente como las ruedas, tijas o manillares.

Es el DRAG o coeficiente de arrastre y se utiliza para cuantificar la aerodinámica más allá de la capacidad de penetración al aire. Es decir, cuantificar la resistencia que ejerce un objeto en un medio fluido (como aire o agua) al movimiento. Para calcular el DRAG hay que tener en cuenta muchos factores, como la forma del objeto, la incidencia del aire, el coeficiente de penetración de dicho objeto en el aire, la velocidad, etc.

Referido a las ruedas de bicicletas puede significar que unas ruedas más aerodinámicas pero pesadas, a partir de ciertas velocidades, normalmente a partir de los 30 km/h, se muevan mejor que unas más ligeras en báscula y lo habitual es que la cifra venga expresada como los gramos de rebaja que implicaría.

También es cierto que, en el ciclismo y con las cifras en las que se mueve y siempre dentro de unos parámetros lógicos, la incidencia real del peso se da en los momentos de baja velocidad, es decir, en las subidas.

¿Qué aportan las ruedas de perfil en carretera?

Ventajas e inconvenientes de las ruedas de perfil medio y alto

Con el concepto DRAG aclarado, la principal ventaja de las ruedas de perfil es su mejor aerodinámica, y cuanto mayor sea la velocidad a la que nos movamos, mayor incidencia positiva tendrá.

También tiene una longitud de radios menor, ya que la distancia de la llanta al buje es menor. Esto nos ofrece una mayor rigidez, por lo que la transmisión de la potencia al neumático es más eficaz, pero también menor capacidad de flexión y, por tanto, son más incómodas al rodar por asfalto en peor estado.

Al tener más material también son más pesadas, por lo que en las subidas de los puertos serán más incómodas e ineficaces. Al igual que sucede en las arrancadas, ya que cuesta algo más moverlas desde velocidades bajas o en parado.

Con viento frontal o trasero unas ruedas de perfil son un aliado perfecto, tanto por su mejor coeficiente de penetración en caso de viento frontal, como por el apoyo que supone con viento trasero y la mayor velocidad que nos ayudan a alcanzar. Sin embargo, si el viento rola a lateral son más peligrosas e incómodas, porque hay una superficie mayor en la que golpea el aire. En este sentido, cuanto mayor sea el perfil, más ingobernable será nuestra bicicleta con vientos laterales.

¿Qué aportan las ruedas de perfil en carretera?

Conclusión

A la hora de hacer una inversión tan importante como supone cambiar de ruedas hemos de dejar a un lado la estética, ya que aunque también cuenta, ha de ser el último motivo para tomar una decisión. Entonces, ¿Las ruedas de perfil merecen la pena?

Si nuestro uso es mayoritariamente en llano, buscando velocidades altas y mejorar las prestaciones, sí, merecen la pena. Pero siempre y cuando hablemos de ruedas de fibra de carbono con peso contenido y formas definidas. De nada sirve si por querer unas ruedas aerodinámicas elevamos excesivamente el peso del conjunto.

Mucho menos nos servirán si además de ser pesadas, nuestra zona de acción es montañosa y/o sujeta a vientos racheados y constantes. Al igual que tampoco nos servirán de nada si luego no van acompañadas de un diseño del cuadro acorde, una geometría agresiva o no colaboramos adoptando una posición aerodinámica con nuestro cuerpo, ya que las ruedas suponen menos del 10% de la incidencia final aerodinámica del conjunto del ciclista y la bicicleta.

¿Qué aportan las ruedas de perfil en carretera?

Aunque en este sentido entran en juego otros muchos factores como los materiales, la construcción de la llanta o los radios utilizados, en general cuanto mayor es el perfil de las ruedas más rígidas son (menos longitud de radios), por lo que no deben ser nuestra opción si lo que buscamos es lo contrario, comodidad.

Para la mayor parte de los usuarios un buen equilibrio está en las ruedas de perfil medio (sobre los 40 mm) ya que ofrecen el compromiso justo entre ligereza, confort y beneficios aerodinámicos, siendo una buena opción tanto para ganar algún segundo o vatio en el llano y no perder prestaciones subiendo puertos.

x