Neumáticos y lluvia: ¿es más importante el dibujo o el compuesto?

Ya en pleno otoño, y con el invierno acechando, seguro que os ha tocado salir a pedalear sobre mojado. En este sentido, muchas marcas de neumáticos ofrecen modelos con dibujo para lluvia. Otras confían más en el compuesto de la goma ¿Cuál es la clave?

Neumáticos y lluvia
Autor Maillot Víctor Marcos
Autor de la foto
Archivo y marcas

Fecha de la noticia04/11/2021


Lo primero que podemos afirmar es que no tiene nada que ver la conducción sobre mojado en moto -y mucho menos en coche-, con la conducción de una bicicleta de carretera sobre el piso afectado por la lluvia. La superficie de contacto entre el neumático y el asfalto es mucho menor en nuestro caso, al tiempo que la presión de ese contacto es mucho más elevada, por lo que resulta prácticamente imposible sufrir efectos como el conocido 'aquaplaning'; tendríamos que circular a velocidades elevadísimas para lograrlo.

Partiendo de esta premisa, basada en la física más elemental, ¿nos aporta algún de tipo de ventaja, en cuestión de seguridad y agarre, un neumático específico con dibujo para asfalto mojado, con el objetivo de evacuar el agua presente entre la goma y el asfalto? ¿O resulta más determinante la utilización de un compuesto o mix de compuestos de goma para condiciones de lluvia?

En este sentido, desde Maillotmag creemos que la respuesta se encuentra en una combinación de ambos factores, unido a la utilización de neumáticos con ancho de 28 mm o superiores, así como el ajuste de las presiones adecuadas en cada circunstancia. No es lo mismo circular sobre mojado en una carretera perfectamente asfaltada que sobre una calzada con un mayor número de irregularidades.

Los fabricantes de neumáticos, por tanto, se mueven entre ambos parámetros -dibujo y compuesto- para elaborar productos específicos de cara a los meses invernales o, incluso, que aporten mayor seguridad al usuario, a lo largo de toda la temporada, sin tener que andar cambiando de neumáticos del verano al invierno.

En el caso de Continental, y teniendo en cuenta la ya de por sí elevada calidad de sus compuestos, los alemanes apuestan por integrar dibujos bastante generosos en neumáticos como el Grand Prix 4 Season, lo que unido a su ya conocida protección antipinchazos Vectran y el refuerzo de los flancos laterales con la tecnología Duraskin, hacen de este neumático una de las mejores opciones.

Desde Hutchinson, por su parte, apuestan por combinar ambas tecnologías: un compuesto específico -bautizado por ellos como Eleven Storm- y una banda de rodadura con numerosas ranuras para 'canalizar y evacuar el agua', en el caso de su neumático Fusion 5 All Season.

Otras firmas, como Michelin y su modelo Power All Season, se decantan por utilizar un compuesto de diferentes gomas para mejorar el grip con el asfalto mojado, dejando el dibujo en un segundo plano. El resultado, según el fabricante francés, es un 15% más de adherencia sobre suelos resbaladizos, sucios y húmedos.

Algo similar ocurre con Vittoria y su Corsa Control, donde el dibujo se reduce al clásico rayado, pero el punto fuerte se encuentra en el patrón de sus paredes laterales, más robusto, lo que permite un mejor rendimiento de la goma y un mayor agarre en superficies particularmente resbaladizas. Además, emplea la carcasa reforzada de Corespun y la tecnología Graphene 4C. No obstante, este es el neumático utilizado por los equipos profesionales patrocinados por Vittoria a la hora de disputar carreras como Strade Bianche o las clásicas centroeuropeas.

MSC Tyres, por su parte, no duda en recomendar su Road Slick -sí, slick, totalmente liso, habéis leído bien- incluso para pavimentos mojados, amparándose en el doble compuesto 2C Road, suficiente, según la marca, para rodar con seguridad, siempre y cuando el asfalto se encuentre en buen estado.

Opciones, como veis, hay para todos los gustos. Lo que está claro es que si eres de los que no se queda en casa ante las previsiones de lluvia, o vives en una zona -como el norte de España- donde resulta casi imposible librarse de salidas bajo el agua, esta tipología de neumáticos te aportaran un plus de seguridad, en combinación con una anchura generosa -a partir de 28 mm- y unas presiones moderadas.

La menor temperatura del asfalto, habitual en estas circunstancias, y los riesgos de una superficie más deslizante hace que sea preferible un mayor rozamiento en favor de la adherencia. Además, el agua, sobre todo en los momentos iniciales de lluvia, antes de que la calzada 'se limpie', hace aflorar la suciedad del asfalto e incrementa las posibilidades de pinchazo.

Por ello, es recomendable llevar menos presión de la habitual, en virtud de las cantidades en las que nos movamos, entre 0,5 bar y 2 bar menos, dependiendo si utilizamos cubiertas con cámara, tubeless o tubulares. Todo ello, unido a unos neumáticos con el compuesto y el dibujo adecuado, jugará en favor de nuestra seguridad.

 

x