La Mokka Plus Sensor, el nuevo casco de Scott para ciclismo urbano

Una luz trasera de gran angular, combinada con un sensor inteligente, son algunos de sus puntos fuertes, además de estar equipado con el sistema MiPS de protección contra impactos rotacionales.

La Mokka Plus Sensor, el nuevo casco de Scott para ciclismo urbano
Autor Maillot Redacción-Comunicado
Autor de la foto Scott/Michael Riehle

Fecha de la noticia28/09/2022


Tras la reciente presentación de su nueva línea de equipamiento urbano Commuter, Scott sigue mostrando que su apuesta por el ciclismo urbano y la movilidad sostenibles es firme, lanzando ahora el nuevo casco La Mokka Plus Sensor, diseñado específicamente para los desplazamientos en ciudad y las necesidades de este tipo de ciclistas en materia de seguridad.

El nuevo casco de Scott está equipado con una luz trasera de gran angular integrada que garantiza la máxima visibilidad desde atrás y desde los ángulos laterales. La luz presenta 3 modos, desde luz contínua hasta intermitente y modo intermitente de ahorro de batería.

La Mokka Plus Sensor cuenta también, como su propio nombre indica, con un sensor de movimiento integrado que se activa cuando nuestra velocidad disminuye, es decir, cuando frenamos, haciendo que se active una luz de freno más intensa en la parte trasera del casco, alertando a los conductores y otros ciclistas que puedan venir por detrás.

Ese mismo sensor sirve para que, en el caso de que no se esté pedaleando o usando el caso, la luz entre de forma automática en modo 'sleep', conservando de esta forma la batería. Esto sucede tras dos minutos sin mover absolutamente el casco.

Y cuando lo vuelvas a coger, el sensor detectará movimiento y activará la luz en el modo de luz previamente seleccionado. De esta forma, no tienes que preocuparte de apagar o encender la luz cada vez que cojas o dejes el casco en algún sitio.

A nivel de seguridad interna del propio casco, La Mokka Plus Sensor está equipado con el sistema de protección en caso de impactos rotacionales MiPS. La parte posterior de la cabeza, además, se ve especialmente protegida gracias a la forma del casco, así como en los laterales.

Está disponible en dos colores (blanco y negro) y tiene un precio de 219,90 euros, aunque Scott ofrece la posibilidad también de acceder al mismo casco, pero sin sensor de movimiento, por 169,90 euros.

Más información en la web de Scott

x