Gafas de sol fotocromáticas o polarizadas ¿qué son y cuál es mejor para ciclismo?

No todas las lentes de las gafas de sol son iguales. Las hay con mayor o menor categoría de protección, con un filtro polarizado que elimina los reflejos… o las fotocromáticas que se aclaran u oscurecen. Por eso ¿cuál es mejor para el ciclismo?

Gafas de sol fotocromáticas o polarizadas para ciclismo
Autor Maillot J. Daniel Hernández
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia06/08/2021


La mayor parte de las gafas de sol, incluso las de ciclismo de precios económicos, cuentan con una lente (simple o doble) con una categoría de protección determinada. Es decir, que cuentan con un filtro que protege los ojos de una cantidad de radiación solar y mitiga la cantidad de luz a la que estamos expuestos.

Pero cada vez es más habitual, especialmente en el deporte y sobre todo en disciplinas como el ciclismo, se utilizan gafas con cristales fotocromáticos, es decir, que varían la intensidad de su opacidad; o con filtros polarizados que, básicamente, eliminan los reflejos que provocan los haces de luz al incidir en determinadas superficies. Y cada vez más a precios muy competitivos.

Por eso vamos a ver con más detenimiento cómo funciona cada uno de estos tipos de lentes y cuál nos conviene para practicar ciclismo.

Gafas de sol fotocromáticas ¿Qué son y cómo funcionan?

Las gafas fotocromáticas de ciclismo son unas gafas cuyas lentes se oscurecen o aclaran en función de la cantidad de luz solar que reciben. La mayor parte funcionan con un filtro que se activa con la luz ultravioleta y adquiere un mayor “tintado” cuanta mayor radiación ultravioleta haya.

Esta sensibilidad nos permite tener una gafa única que se adapte a los cambios de luz si el día es nublado, si comenzamos muy temprano por la mañana (o por el contrario acabamos muy tarde por la noche). También si nuestra ruta pasa por zonas más sombrías como barrancos o zonas boscosas o existe riesgo de lluvia.


Te puede interesar: Gafas de ciclismo, todo lo que debes tener en cuenta


Uno de los aspectos que juegan en su contra, aunque no afecta al ciclismo, es que la mayoría de las lentes fotocromáticas no se oscurecen si estamos en un interior, ya que los cristales (o lunas de los coches) filtran casi toda la luz ultravioleta, por lo que el filtro no tiene con lo que reaccionar. No obstante, algunos modelos si llegan a oscurecerse ligeramente aun en interiores, pero no ofrecen el mismo resultado que unas lentes convencionales.

Gafas fotocromáticas, ventajas e inconvenientes

Las ventajas de unas gafas fotocromáticas son claras y ya las hemos explicado, con ellas tendremos unas gafas que podremos usar, prácticamente, todo el año y a cualquier hora del día, haga el tiempo que haga o sea la época que sea. Incluso si llueve nos garantiza la protección para evitar que nos entre agua en los ojos, pero apenas perderemos claridad de visión. También, debido al filtro que llevan, mejoran el contrastre de los objetos.

Gafas de sol fotocromáticas o polarizadas para ciclismo

Sin embargo, hay determinadas cosas que hay que saber sobre las lentes fotocromáticas y no pensar que todo es mágico. Las lentes fotocromáticas no abarcan todas las categorías de protección. De hecho, la mayor parte de ellas sólo varían entre dos categorías (de cat. 1 a cat. 2, o de cat. 2 a cat. 3, por ejemplo) y sólo las de alta gama son capaces de variar en 3 categorías. Así que no son las gafas más indicadas para circular, por ejemplo, de noche.

También hay que saber que la variación del tintado no es inmediata. De hecho, tardan más en aclararse que en oscurecerse, así que no podemos esperar un cambio al instante si, por ejemplo, nos metemos en un túnel o pasamos por una zona oscura pero muy corta (por término medio tardan unos 30 segundos en oscurecerse completamente y algo más en aclararse).


Te puede interesar: Las gafas de ciclismo ¿por dentro o fuera de las cintas del casco?


Su última desventaja, común a cualquier lente con un filtro añadido, es que acaba perdiendo propiedades con el paso del tiempo. No obstante, si nos preocupamos de cuidarlas bien, guardarlas siempre en su funda lejos, protegidas de cambios de luz y posibles golpes, seguramente tengamos gafas para casi toda la vida.

Lentes polarizadas ¿en qué consisten?

Las lentes polarizadas, por su parte, tienen un filtro que bloquea la luz reflejada, es decir, que sólo permite la entrada de luz natural. Esto lo hace bloqueando la luz horizontal, que es la que se genera cuando la luz “rebota” en superficies planas (como la nieve, el mar o el asfalto) o en la salida y puesta del sol.

Las principales ventajas de las lentes polarizadas es que mejoran la visión y el contorno de los objetos, reducen la fatiga ocular provocada por un exceso de luz frontal y nos evitan deslumbramientos por reflejos (por ejemplo, los provocados por los cristales o carrocería de los coches, los que puede provocar una mancha de aceite o un charco en el asfalto, etc.).

Gafas de sol fotocromáticas o polarizadas para ciclismo

Sin embargo, las lentes polarizadas también tienen sus puntos débiles, el primero de ellos es que al añadir un filtro más a una lente convencional, éstas suelen ser ligeramente más oscuras que unas lentes convencionales dentro de la misma categoría, por eso los usuarios que más cómodos se sienten con ellas son los que más sensibilidad tienen a la luz, mientras que para otros resultan excesivamente oscuras.

Al eliminar los reflejos nos encontramos con un arma de doble filo, evita los deslumbramientos, pero también nos resta algo de información sobre el terreno, ya que por ejemplo a veces detectamos un charco o mancha en la calzada (incluso cristales) por su reflejo antes de verlo físicamente.

Otro inconveniente es que muchas pantallas de cristal líquido (LCD) o Displays HUD no se ven bien con las lentes polarizadas, así que puede darse el caso de que no veamos la pantalla de nuestro ciclocomputador, smartphone o GPS.

Gafas de sol fotocromáticas o polarizadas para ciclismo

Fotocromáticas o polarizadas ¿cuál me conviene más para la bici?

Partiendo de la base de que siempre es recomendable usar gafas cuando salimos a montar en bicicleta, tanto las polarizadas como las fotocromáticas serán mejor opción que unas convencionales por su mayor espectro de uso y protección.

Particularmente me gustan más las gafas fotocromáticas por su mayor polivalencia, porque me sirven a cualquier hora del día y me permiten mantener la misma calidad visual tanto en espacios abiertos como en otros más cerrados. Pero muchos usuarios, más sensibles a la cantidad de luz, encontrarán un gran aliado en las gafas polarizadas por la mayor protección y la mejor percepción de los colores que ofrecen.

x