¿Acabará el nuevo Shimano 105 Di2 definitivamente con los frenos de zapata?

A pesar de verse cada vez menos en las carreteras, los frenos tradicionales a la llanta o de zapata todavía cuentan con un buen número de usuarios. Pero, ¿qué pasa con la llegada del nuevo 105 Di2, sólo disponible con discos?

¿Acabará el nuevo Shimano 105 Di2 definitivamente con los frenos de zapata?
Autor Maillot Redacción
Autor de la foto
Shimano/Archivo

Fecha de la noticia07/07/2022


La irrupción en el mercado del nuevo Shimano 105 Di2 electrónico, inalámbrico y con 12 velocidades, ha originado más de un debate y no pocas dudas en torno al que sin duda es uno de los grupos más destacados de la marca nipona a lo largo de su historia para el ciclismo de carretera.

Hace unos días ya nos adentrábamos en el 'daño' que le podría hacer el nuevo Shimano 105 Di2 a su 'hermano' mayor, el Ultegra Di2 -más caro y sin tanta diferencia de peso-. Y no solo eso, abordamos la cuestión sobre si este nuevo grupo de Shimano supondría el final de los mecánicos 105 y Ultegra de 11 velocidades.

Precisamente, de la mano de esta última cuestión, cabe plantearse si el nuevo grupo electrónico de la firma japonesa supondrá el fin definitivo de los frenos de zapata. Shimano 105 mecánico de 11 velocidades se comercializaba tanto en versión de freno tradicional como en discos. Si bien con la llegada de la nueva versión, el sistema de frenado se ha visto mejorado sustancialmente.

Es más silencioso, más fácil de mantener y más potente. Su accionamiento incluye un punto de contacto inicial rápido con una zona de control más amplia y un espacio entre la almohadilla y el rotor un 10 % más amplio que garantiza un funcionamiento silencioso. El proceso de sangrado también se ha simplificado, por suerte para los mecánicos.

El funcionamiento de los frenos de zapata del Shimano 105 mecánico, sin ser malo, en absoluto, nada tiene que ver con el de sus compañeros de disco, y mucho menos ya si damos el salto a la última versión anteriormente comentada. Los frenos de disco son cada vez más eficaces, más ligeros y cuentan, ahora sí, con un amplio repertorio de ruedas de todo precio y peso para complementar el montaje.

Unos montajes, además, que ya están llegando a muchos de los catálogos de las grandes marcas de cara a 2023, como el caso de la Trek Madone SLR 6 Gen 7 o la Scott Foil RC 30, modelos de 'acceso' a la gama aero sendas marcas.

Este 2022, de hecho, ya costaba encontrar en las webs de los fabricantes mayoritarios modelos montados con Shimano 105 mecánico y frenos de zapata. Salvo casos contados, la opción 105 con discos ya era mayoritaria.

Si a ello le sumamos que, al contrario de lo que afirmaban las noticias que teníamos hasta ahora, Shimano ha retirado de su web los grupos 105 y Ultegra en su versión mecánica de 11 velocidades, el futuro de los frenos de zapata, el menos en gama media, está muy negro. Entendemos que la producción de los grupos antiguos quedará relegada para el suministro de repuestos o montajes muy específicos de fábrica.

Por debajo, Shimano Tiagra sí mantiene ambas opciones -disco y zapata-, mientras que si descendemos al Sora y el Claris, el protagonista sigue siendo el sistema de frenado para zapata que, como todo parece indicar, quedará reservado para bicicletas de primer precio.

No obstante, aún dejando de lado los beneficios del sistema de frenos de disco frente a los de zapata, hay otro factor muy importante, y es que la industria ha dejado de desarrollar moldes para cuadros con este sistema. Es decir, es muy difícil que veamos una bicicleta nueva, una novedad, con frenos de zapata. No sólo porque los estudios de aerodinámica se centran en los sistemas con discos, sino porque también, con las opciones de mercado en frenos de disco, es probable que no compense hacer dos moldes de un mismo cuadro.

Shimano, en ese sentido, no ha hecho más que reflejar la realidad de la industria, ya que seguramente las unidades que venderían como OEM (Original Equipment Manufacturer, es decir, las piezas que vienen de serie en las bicis) serían mínimas o ninguna. Y el gasto en desarrollo y fabricación necesario para unas manetas completamente nuevas y diferentes, con el sistema Di2 pero con tiro de cable, tampoco compense las unidades que se venderían aftermarket, pues nuevamente nos encontramos que la mayor parte de las bicicletas que se venden desde hace algunos años son con frenos de disco.

x