¿Sabías qué? Las gravel también existen con doble plato

Si ves las gravel con cierta reticencia porque tienen un solo plato, no olvides que hay muchos modelos con doble plato, que pueden ser una ayuda si estás comenzando en el gravel y quieres una transmisión más polivalente.

¿Sabías qué? Las gravel también existen con doble plato
Autor Maillot Alberto Álvarez
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia25/06/2021


Las gravel son todavía una modalidad en la que tienes las dos opciones de montar uno o dos platos. Si bien en la carretera no hay duda con el plato doble y en la montaña no la hay con el plato único, el gravel te permite elegir uno o dos, para que puedas adaptar la bici a tu forma de montar y no tu forma de montar a la bici. El plato doble en las gravel permite llegar a un rango mayor de usuarios sobre todo si estás empezando y no quieres que el plato único limite tus salidas por la dureza del mismo.

Dos platos, doble de opciones

En Maillot Mag os hemos hablado en alguna ocasión de todas las ventajas que ofrece un plato único en las gravel. Es fácil cambiar, es sencillo hacer el mantenimiento, cuentas con menos elementos para reparar y al no tener el doble plato, te permite cambiar de piñón sin preocuparte de la parte delantera de tu transmisión. Pero es cierto que si llevas un plato demasiado grande para la combinación y número de velocidades del casete, puede que te limite a la hora de pedalear en zonas duras de ascenso. Un plato de más de 38 dientes con un casete de 11 velocidades de 10-42, puede ser difícil de mover con cierta cadencia si no estás en buena forma.

Plato único de 40 dientes de la marca Praxis

Y aquí es donde entra el doble plato. SRAM te ofrece combinaciones de doble plato de 46/33 o 48/35 (en el Force AXS) junto con un casete de 10-36. Shimano con su GRX te ofrece doble plato de 48/31 o 46/30 con un 11-32 de casete. Hay más combinaciones de casete en ambas marcas, claro. ROTOR por ejemplo tiene una oferta muy amplia de doble plato tanto en convencional como en ovalado, con combinaciones de 46/30 y 48/32 en platos, junto con el casete de 11 velocidades de 11-32.

Y aunque el rango pueda ser similar en cuanto a los metros por pedalada que se recorren con un sistema de uno o dos platos, el doble plato no solo tiene un salto más pequeño entre velocidades, si no que además, tienes combinaciones como el 30 de plato y 32 de piñón de Shimano o el 35 de plato y 36 de piñón de SRAM, con los que no habrá pista ni asfalto en ascenso que se te resista. Además, en zonas de descenso rápido y en asfalto en buenas condiciones, podrás usar todo el potencial de un plato de 48 con un piñón de 11, que te va a dar más velocidad bajando si eres capaz de moverlo. Al menos lo tienes disponible si lo quieres usar.

Foto de acción de un modelo LIV de gravel de doble plato

Resumiendo. Si empiezas en el gravel y quieres una bici polivalente en términos de transmisión o bien porque subes muchos puertos o porque un porcentaje grande de las salidas son en asfalto, el doble plato te facilitará las cosas en ambos casos. Puede que pese un poco más y tengas algo más de complejidad mecánica, pero las ventajas también son notables.

 

x