¿Merece la pena comprar una bici urbana "de verdad"?

Las bicis urbanas diseñadas específicamente para moverse por la ciudad tienen un gran número de ventajas. Sin embargo hay algunas cosas que tenemos que tener en cuenta como su tamaño, peso o precio. Te decimos si verdaderamente vale la pena comprar una.

¿Merece la pena comprar una bici urbana "de verdad"?
Autor Maillot Ivan Tomas Bayon
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia17/02/2021


Cuando pensamos en una bici urbana solemos recurrir a bicis antiguas que tengamos en casa o que podamos encontrar a un precio muy bajo. También caemos en la tentación de alquilar o de comprar una bici de MTB de gama baja. Sin embargo, pocas veces valoramos la posibilidad de comprar una bici urbana hecha específicamente para transportarse por la ciudad.

Las bicis urbanas están fabricadas para hacer del ciclismo urbano una actividad segura y cómoda. Muchas de estas bicis adoptan una geometría que eleva el rango de visión para poder estar atento a todo lo que ocurre alrededor nuestro. Además, mantiene el cuerpo recto haciendo que la posición encima de la bicicleta sea muy cómoda y nos permite ser más visibles entre el tráfico.

Este tipo de bicicletas son muy fáciles de manejar, a pesar del peso, que suele ser elevado, pueden llevarlas todo tipo de personas sin importar el nivel. Además, disponen de componentes que harán más fácil la movilidad por las ciudades. Como por ejemplo pueden ser los cambios internos, motor eléctrico, luces, sillines y puños ergonómicos…

Muchas de estas bicis urbanas son e-bikes, que nos permiten tener una ayuda en el pedaleo hasta los 25 kilómetros por hora. Lo que nos permitirá arrancar desde parado más fácilmente y mantener un ritmo adecuado en todo momento.


Te puede interesar: Test: Stevens E-Bormio Lady


¿Merece la pena comprar una bici urbana "de verdad"?

No todo son ventajas, ya que estas bicis generalmente tienen unas dimensiones grandes para ofrecer estabilidad y, por tanto, no ocupan poco precisamente. Por lo que subirla en un ascensor, meterla en casa o la oficina será complicado y seguramente tendremos que dejarla en un parking de bicis o en la calle candada, cosa que a mucha gente no le hace gracia. Es un aspecto que debemos valorar en su compra o uso, dónde podemos guardarla.

Como muchas otras cosas en la vida, hasta que no lo pruebas no aprecias lo bueno que puede llegar a ser, por lo tanto te recomendamos que le des una oportunidad para poder valorar en primera persona este tipo de bicicletas.

¿Merece la pena comprar una bici urbana "de verdad"?

x