La historia de las bicicletas blancas que verás por muchas ciudades

Las bicicletas blancas son monumentos urbanos que se levantan en las ciudades para homenajear a aquellos que perdieron la vida mientras pedaleaban.

La historia de las bicicletas blancas que verás por muchas ciudades
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Pedalibre / Archivo

Fecha de la noticia06/03/2022


La historia de estas bicicletas blancas se remonta a los años 60 en la ciudad de Ámsterdam. En esa época, había un fuerte movimiento anarquista Provo que, entre otras cosas, querían promocionar el uso de la bicicleta.

Así, un día, la capital de los Países Bajos se levantó con bicicletas blancas que pedían ser utilizadas de forma gratuita. Los ciudadanos podían utilizarlas para sus desplazamientos y, después, dejarlas para que otros ciclistas hiciesen uso de ellas. Lo que en versión moderna conocemos como bikesharing.

El nuevo significado

Pero parece que no fue hasta 2003 cuando las bicicletas blancas cambiaron su significado al que conocemos hoy en día. Surgió en San Lois (Missori, Estados Unidos),  de la mano de un holandés. Patrick van der Tuin presenció un accidente en el que un coche iba circulando con exceso de velocidad por un carril bici que acabó con la vida del ciclista. Patrick decidió colocar una bicicleta blanca en el lugar donde había tenido lugar el accidente con un pequeño cartel que él mismo había hecho a mano y desde el que se podía leer “ciclista golpeado aquí”.

Esta acción, ese simple letrero, hizo que los coches bajasen la velocidad cada vez que pasaban por delante de la bicicleta blanca. Así que Patrick, al ver el efecto que estaba causando, decidió crear un grupo al que denominó Ghost Bikes’ (bicicletas fantasmas) y, con su ayuda, colocó otras 15 bicicletas blancas más por toda la ciudad, en lugares donde habían tenido lugar accidentes graves. El proyecto, al que llamó ‘bicicletas rotas, vidas rotas’, consiguió captar la atención de numerosos curiosos y medios de comunicación, dando la vuelta al mundo.

Historia de las bicicletas blancas

Por todo el mundo

Hoy en día, muchas ciudades de todo el mundo tienen bicicletas blancas encadenadas en algún punto de la ciudad donde ha tenido lugar un accidente. Suelen ir acompañadas de una plaquita en la que se recuerda a la persona fallecida y la fecha del accidente. Es un monumento que sirve para el recuerdo de estas personas que han perdido la vida y, también, como reivindicación de los derechos de los ciclistas para circular libremente.

El otro lado del proyecto

Las bicicletas suelen ser colocadas por las asociaciones ciclistas de cada ciudad en la que el accidente tiene lugar. Hay en localidades en las que se ha conseguido llegar a un acuerdo con los ayuntamientos para que respeten esos monumentos pero, en la mayoría de los casos no es así.

Historia de las bicicletas blancas

Las bicicletas no suelen durar mucho tiempo en el lugar en el que se instalan. A pesar de que casi siempre están aseguradas con un candado, el vandalismo se ceba también con ellas y desaparecen porque han sido robadas.

También los propios ayuntamientos y agentes de seguridad en algunas ocasiones se encargan de quitarlas, las vehículos abandonados. Las asociaciones, a veces, llegan a acuerdos para dejarlas durante un periodo de tiempo y, después, proceden a su retirada.

Cómo hacerlas

Desde la propia web de Ghost Bikes, explican paso a paso cómo hacer una bicicleta blanca. Además de pintarlas de blanco, le quitan a la bicicleta todos los accesorios que son prescindibles, como los cables y los frenos para facilitar el proceso de pintado pero, también, para conseguir ahuyentar a posibles ladrones que pueda considerar que esa es una bicicleta con las que le gustaría contar en su repertorio.

Antes de pintarla, recomiendan que se lave bien y para que el blanco quede bien fijo, darle un par de capas de pintura.

También dan consejos sobre cómo utilizar el candado para evitar, precisamente, los robos. Una de las cosas más importantes es intentar asegurarla a una señal o, si es posible, a un aparcamiento de bicicletas. La mejor manera de asegurarlas es con un candado que acapare las dos ruedas, el cuadro y el elemento fijo.

Si alguna vez habéis visto estas bicicletas blancas, aunque no supieseis su significado, seguramente hayan conseguido removeros algo por dentro. Las Ghost Bikes tienen ese poder. Es el blanco, es el lugar en el que suelen colocarse… Es un conjunto de cosas que hacen que llamen la atención y enseguida seas consciente de que algo no ha ido bien. Detrás de cada bicicleta blanca hay una historia conmovedora.

Más sobre: ciclismo urbano

x