Todo lo que necesitas saber sobre las bicicletas compartidas o ‘bikesharing’

¿Conoces las bicicletas de uso compartido? ¿Sabías que hay de empresas públicas y privadas? En este artículos te contamos cómo funcionan, cómo es el método de pago y cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes.

Todo lo que necesitas saber sobre las bicicletas compartidas o ‘bikesharing’
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia22/12/2021


Las bicicletas de uso compartido son bicicletas que alquilas o, mejor dicho, que te prestan, para un único trayecto. Aunque puedes darle el uso que quieras, son bicicletas urbanas pensadas para desplazamientos dentro de la ciudad con una gran diferencia frente a una tienda de alquiler: las coges en un punto y las devuelves en otro, sin necesidad de que el punto de partida y el punto final del trayecto sea el mismo.

Servicio público de préstamo de bicicletas

Seguro que alguna vez has visto esas bicicletas que suelen llevar el nombre de la ciudad en la que se encuentran (Bicimad, o Valenbisi, o Sevici, o Bicing, o Bizi), un servicio de bicicletas público que puedes encontrar en ciudades como Madrid, Valencia, Sevilla, Barcelona, o Zaragoza. Y, aunque no todos los sistemas funcionan igual, son similares.

En la mayoría de ellos puedes tener un abono mensual o anual que, por un precio fijo, te permite disfrutar de la bicicleta sin límite durante los 30 primeros minutos y, una vez que se ha acabado el tiempo, empiezas a pagar. Suelen, además, tener una “minirecompensa” si coges la bicicleta en una estación en la que hay muchas bicicletas y, también, si la devuelves en otra en la que no haya apenas bicis.

Bicicletas compartidas

Este tipo de servicios son muy populares también fuera de España, puede ser una opción para descubrir de forma económica otras ciudades. ¿Te imaginas recorrer París, Nueva York o Bruselas en este tipo de bicis?

Servicio privado de préstamo de bicicletas

Además de estos servicios públicos de préstamos de bicicleta, seguro que también has visto o has oído hablar de ello, de empresas que dejan bicicletas por toda la ciudad sin un punto de anclaje. Estas funcionan a través de una aplicación que te permite geolocalizar en un mapa dónde se encuentran las bicicletas y con la misma aplicación puedes desbloquearla para empezar a usarla. Una vez que acabes tu recorrido, podrás dejarla donde quieras. Sin preocuparte de buscar una estación con sitio libre para estacionarlas.

Bicicletas compartidas

Habitualmente estas bicicletas tienen una tarifa estándar para la primera media hora y, si superas ese periodo de tiempo, el precio aumenta y se tarifa por minutos. Antes de poder alquilar la bicicleta tienes que darte de alta con tus datos, tu tarjeta y tienen que comprobar que realmente eres tú. La mayoría de compañías te piden que metas un crédito en la aplicación, suele ser un mínimo de cinco euros, y desde ahí te van cogiendo el crédito según el tiempo que utilices la bicicleta.

Algo a tener en cuenta es que normalmente tardan unos días en verificar tu perfil por lo que no puedes darte de alta por primera vez justo en el momento que quieres utilizarlo.

Ventajas del bikesharing

  • Viajes unidireccionales

Cuando te mueves por la ciudad usando bicicletas de uso compartido, buscas llegar al destino, dejarla y olvidarte de ella y, también, de pagar. Pagas por el tiempo que la usas, pero no por tenerla aparcada mientras te tomas un café o das una vuelta con los amigos. Por eso, la posibilidad de coger, por ejemplo, la bicicleta cerca de casa y dejarla en el lugar donde has quedado, ofrece mucha libertad al usuario.

Bicicletas compartidas

  • Fácil combinación con otros medios de transporte

Muchas veces nos quejamos de lo complicado que es, en determinadas circunstancias, transportar tu bicicleta en cualquier otro medio de transporte: ya sea tren, bus, o incluso metro (según la hora). Lo bueno de este tipo de bicis es que puedes desplazarte con ellas hasta el transporte que necesites utilizar, dejarla y, sin preocuparte de nada, montarte donde necesites.

Inconvenientes del bikesharing

  • Bicicletas en mal estado

Los usuarios que utilizan este tipo de bicicleta con asiduidad podrán dar buena cuenta de ello, muchas veces las bicis están en mal estado y no sabes cómo te las vas a encontrar. Hay algunas empresas o ciudades que invierten en el mantenimiento de las bicicletas y otras que, con el hecho de tener bicicletas, se piensan que es suficiente.

Si planeas usar una de estas bicis y antes de cogerla te das cuenta de que no hay ninguna que funcione, puede ser que ya no llegues a tu destino a tiempo. Si esto te pasa un par de veces consecutivas, dejarás de confiar en el servicio y preferirás moverte en otro medio de transporte.

Te puede pasar algo peor, que cojas la bicicleta y una vez que comiences a pedalear te des cuenta que la asistencia al pedaleo no funciona (casi todas son eléctricas), que los cambios no van bien o que el sillín no se mantiene en su sitio. Por eso es muy importante que los propietarios de estos servicios los revisen para garantizar una buena experiencia.

  • Bicicletas por todas partes

Una de las principales problemáticas derivas de las bicicletas de uso compartido, principalmente de las de gestión privada, que son las que habitualmente no tienen una plataforma de anclaje donde depositarse una vez terminando el trayecto, es que han invadido las calles.

Bicicletas compartidas

La gente las usa y, cuando termina, las deja. Sin pensar demasiado si molestan aunque hay gente que parece que lo hace a propósito. Hemos visto bicicletas cruzadas en aceras sin permitir a los peatones avanzar y obligarles a bajar a la carretera, hemos visto bicicletas en mitad de carriles bici... De hecho, este caos vial que ha generado este tipo de bicicletas en muchas ciudades ha obligado a las autoridades a prohibirlas en algunas metrópolis.

  • Tienes que ceñirte a su área de uso

Normalmente estas bicis no puedes usarlas donde quieras, tienen una zona donde está permitido pero, fuera de esa zona, o no tienen estaciones donde anclarlas, o dejan de funcionar. Normalmente es posible desplazarte con ellas dentro de la ciudad pero no en el extrarradio, es importante que te informes de ello para no llevarte una sorpresa.

x