Everesting, el reto de subir tu propio Everest

Uno de los retos que más se está extendiendo es el Everesting, elegir una montaña que tengamos cerca y subirla tantas veces como sea necesario hasta cubrir los 8.848 m del Everest. Y sí, también se puede hacer en el rodillo.

Everesting, el reto de subir tu propio Everest
Autor Maillot J. Daniel Hernández
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia02/06/2020


La idea es simple (endiabladamente simple, en referencia a sus creadores, Hells 500), pero endiabladamente difícil de completar. Se trata de elegir cualquier subida del mundo y repetirla las veces que sea necesario hasta acumular los 8.848 m de desnivel (ascenso vertical) que tiene el Everest.

(Sigue el artículo ↓)

Reglas para completar un Everesting

Las reglas como tal son sencillas. Sumar 8.848 m de desnivel positivo acumulado en la ascensión que elijas del mundo. Para ello, la página web de Everesting cuenta con una calculadora que te dirá las veces que tienes que subirla para lograrlo. Incluso si en la bajada encontramos un tramo de ascenso, este tramo también suma para el desnivel total.

Es muy aconsejable introducir los segmentos de Strava que mejor conocemos para ver, de primera mano, el reto que supone un Everesting.

Aunque existen retos que varían el formato en cuanto a tiempo, distancia, etc., para haber completado un Everesting no hay límite de tiempo ni de recorrido, sólo un par de normas: hay que hacerlo en un único intento (se puede parar a descansar, pero no a dormir) y en una única montaña. Si la ruta contiene 4 subidas, se entendería como 4 escaladas (los creadores lo asemejan a subir el Everest por su vertiente norte o la sur). La vuelta ha de hacerse, siempre que sea posible, por la misma carretera que se hace la subida. El objetivo es evitar las ganancias que pueden aparecer en un bucle o vertiente de descenso más fácil.

Si estás interesado en prepararte un poco más a conciencia para un reto de esta magnitud, en Everesting.cc tienes unas guías muy completas que te ayudarán en la preparación.

Everesting, el reto de subir tu propio Everest

Everesting virtual y otras modalidades

Como no podía ser de otra forma, y dado el auge que ha experimentado el ciclismo virtual, el reto del Everesting también se puede completar con el rodillo. En este caso en la plataforma de Zwift. Pero no es la única alternativa, en la página web de Eversting puedes ver que existen otros retos con la misma base: desde el Everesting 10K (10.000 m de desnivel vertical sin distancia mínima ni tiempo; el único impedimento es que no se puede dormir) o el Everesting Roam (misma ascensión, 400 km de recorrido mínimo y un máximo de 36 horas, pero sí se puede dormir).

También existe la versión media (HALF) de 4.424 m de ascensión, o la versión para corredores (RUN) que tiene el mismo nivel de exigencia y que también requiere subir la actividad a Strava para su homologación. En este caso, y para evitar problemas de rodillas, se puede hacer el descenso por cualquier vía disponible (desde bicis a coches, shuttles, telecabina, etc.).


Te puede interesar: Consejos para afrontar un puerto de montaña


Retos solidarios

El reto del Everesting lo han superado miles de deportistas (más de 7.000 en las diferentes modalidades a la hora de hacer este artículo), pero hay que destacar algunos casos en los que se ha utilizado como reto solidario. Este es el caso de la ciclista americana Rebecca Rusch que recientemente (a finales de mayo) hizo un llamamiento a través de su fundación Be Good para recaudar fondos para la lucha frente al COVID-19 y respondieron casi 1.000 personas, recaudando una cantidad cercana a los 130.000 dólares. La Fundación CDC, People for Bikes y World Bicycle Relief también estuvieron implicadas.

Los números del llamamiento de Rebecca Rusch son bastante interesantes, con 890 participantes de todo el mundo (11 países) con un rango de edad entre los 13 y los 66 años y un porcentaje de participación bastante igualitario en cuanto a sexo: 53% hombres y 47% mujeres. De hecho, la ciclista profesional estadounidense Katie Hall batió el récord al completarlo en 10 horas y 1 minuto. Lo hizo en la colina Bonny Doon en Davenport, California. A la hora de escribir este artículo, la también profesional americana Lauren De Crescenzo le había arrebatado el récor, por cuatro minutos (09:57) en Hogpen Gap, Georgia.

x