Consejos (y motivos) para hacer turismo en bicicleta

¿Llevar tu bicicleta o alquilar una en destino? ¿Cómo visitar la ciudad? ¿Qué tienes que tener en cuenta? Descubre en este artículo tres motivos y unos cuantos consejos para conocer de la manera más cómoda y sencilla una nueva ciudad en bicicleta.

Consejos (y motivos) para hacer turismo en bicicleta
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia02/05/2022


Cualquiera que se mueva habitualmente en bicicleta habrá podido comprobar que una de las mejores maneras de descubrir una ciudad es, precisamente, en bicicleta. Si pensamos así y estamos tan convencidos de esta información, ¿por qué cuando nos planteamos hacer turismo en una ciudad que no es la nuestra no pensamos en hacerlo en bicicleta?

En Maillot somos fieles defensores del ciclismo urbano y, también, de que conocer una ciudad en bicicleta es una experiencia muy diferente y nos atrevemos a decir que mucho más enriquecedora que hacerlo a pie o en otro medio de transporte. Voy a empezar dándote tres motivos por los que descubrir una nueva ciudad en bici.

El primero, vas a ser libre en muchos aspectos. Para empezar, no vas a depender de horarios de metro, autobús o tranvía, eso si pensabas moverte en transporte público. Si tu idea era hacerlo en coche, en bicicleta vas a tener bastante más ventajas: podrás desplazarte de puerta a puerta y no tendrás que preocuparte para encontrar sitio para aparcar ni pagar por ello. Encontrar un sitio para estacionar tu bicicleta es muy sencillo ¡y gratis!

Otro de los motivos por el que vas a sentirte libre es porque vas a ser el dueño de tus movimientos y, también, de tu ruta. Tú decides cómo vas, cuándo vas y por qué camino. Y como con la bicicleta puedes abarcar más distancia que andando y llegar a zonas donde el transporte público no se acerca, te permitirá descubrir sitios que, de otra manera, no te habría dado tiempo a visitar.

Recorrer en bicicleta una ciudad nueva también te va a permitir estar en contacto directo con la gente que vive allí. Podrás sonreírles y ser recompensados con una sonrisa, preguntarles dónde está la plaza más importante y guiarte por sus indicaciones.

Visitar una ciudad en bicicleta

Te ahorrarás el tráfico que se crea en el centro de las ciudades turísticas y llegarás más rápido a los sitios que quieres visitar que muchos de esos coches o autobuses que se quedarán atascados. Además, irás a la velocidad perfecta para disfrutar de todo aquello que esa ciudad tiene que ofrecer sin perderte nada. Eso sin contar que tendrás la oportunidad de parar en prácticamente cualquier sitio que te llame la atención. ¿Es o no es un buen plan?

Ahora que ya te has dado cuenta que descubrir una ciudad nueva en bicicleta es una muy buena opción, vamos a ponerte las cosas fáciles y vamos a contarte cómo hacerlo.

Lo primero que tendrás que decidir es si vas a querer llevar tu bici o, por el contrario, prefieres alquilar una en el destino.

Alquila una bicicleta en el destino

Lo primero que se te venga a la cabeza posiblemente sea alquilar una bicicleta. Buscar una tienda en el destino, comprobar horario y precios y, si te cuadra, reservarla.

De esta manera le estarás dando dinero a la gente local que siempre está bien. Además, posiblemente tengan una bicicleta adecuada para recorrer la ciudad que vas a visitar con las marchas y velocidades adecuadas ya que, se supone, estarán pensadas para recorrer la ciudad que estás visitando. En teoría estaran en buenas condiciones y con un buen mantenimiento, un punto a favor. 

Lleva tu propia bicicleta

La otra alternativa es llevar tu propia bicicicleta que, ya que la tienes, puedes utilizarla aunque no estés en tu ciudad. Es cierto que mucha gente ni siquiera piensa en esta alternativa ya que, de primeras, parece que la opción de alquilar una bicicleta en tu destino es mucho más sencilla y cómoda.

Visitar una ciudad en bicicleta

Sin embargo, hoy en día existen muchísimas posibilidades a la hora de escoger un portabicicletas que se adapte bien a tu coche (de eso ya hemos hablado en Maillot en otras ocasiones). También tiene más ventajas, en primer lugar, no en todas las ciudades hay tiendas de alquiler de bicicletas y no siempre hay disponibilidad, llevando la tuya te aseguras que vayas a tener la bici. Y, por último, no tienes que estar pendiente de horarios de apertura. La llevas contigo desde que sales de casa hasta que vuelves.

Una vez que hayas escogido de qué manera vas a utilizar la bicicleta, llega el momento de organizar cómo vas a desenvolverte con ella en tu destino.

Elige los puntos de interés

Igual que si fueses a hacer un viaje de cualquier otra manera, escoge cuáles son los puntos de interés, aquellos que no te quieres perder. Cuando hayas terminado, añade tres o cuatro más porque con la velocidad que vas a moverte en bicicleta vas a tener tiempo de visitar alguna que otra cosa extra, vas a sorprenderte, ya verás.

Planifica el recorrido

Este es posiblemente el paso más importante para exprimir tu viaje al máximo. Es importante que averigües si la ciudad que vas a recorrer cuenta con carriles bici, si tiene calles peatonales por las que no pueden circular las bicis... Toda aquella información que pueda resultar útil. Hoy en día con Internet es muy sencillo hacerte con toda esa información.

Una vez tengas esto claro, sitúa en el mapa los puntos de interés que has seleccionado anteriormente y organizalos por su situación en el mapa y hazte una ruta a seguir para no perderte ningún detalle y visitar de la forma más amable posible la ciudad en bicicleta. Eso sí, no olvides dejarte llevar y perderte que también es divertido.

No olvides llevarte un candado para poder hacer todas las paradas que quieras y despreocuparte, recuerda que estás de vacaciones.

Visitar una ciudad en bicicleta

Después de haber planificado qué vas a hacer en la ciudad que visites, toca valorar cómo ha sido la experiencia.

Haz balance

Cuando termines de hacer turismo, examina todos los kilómetros que has hecho en bicicleta y los puntos de intererés que has sido capaz de descubrir gracias a haber recorrido sus calles en este medio de transporte y compáralo con lo que posiblemente te hubiese dado tiempo a descubrir de cualquier otra forma.

Posiblemente, tras este balance, serás consciente de todos los beneficios que aporta hacer turismo en bicicleta. Ahora que lo has descubierto, ¿te apetece buscar un nuevo destino para descubrirlo en bicicleta?

x