¿Cómo funciona el sistema Kingpin de la Cannondale Topstone Carbon?

Te invitamos a descubrir los secretos del sistema de absorción trasera de la Cannondale Topstone Carbon, recientemente renovada por la firma norteamericana.

Autor Maillot Víctor Marcos
Autor de la foto
Cannondale

Fecha de la noticia07/04/2022


La Cannondale Topstone Carbon, bicicleta gravel por excelencia del catálogo de la marca de Connecticut, no para de evolucionar y, tras llevar solo dos años en 'nómina', esta misma semana presentó su nueva 'cara'.

Una nueva cara donde, además de la ya reconocible horquilla Lefty Oliver -que admite y monta ahora neumáticos de 700c-, el sistema Kingpin de absorción trasera vuelve a ser protagonista con un rediseño que, según la marca, les ha permitido ahorrar hasta 100 gr de peso.

Pero... ¿Cómo funciona el Kingpin? ¿Por qué nos referimos a él como sistema de absorción y no suspensión? Cierto es que desde Cannondale siempre se ha hablado de esta tecnología como 'suspensión' -solo tenéis que ver el encabezado del vídeo que ilustra este artículo para confirmarlo-, pero desde MaillotMag nos cuesta denominar como tal a un sistema que no tiene amortiguador, ni posibilidad de regulación. En nuestra opinión, sería más parecido a la tecnología 'softail' aplicada en algunas MTB, tal y como os contamos en la prueba que hicimos de la Cannondale Topstone Carbon Lefty 1 hace casi dos años.

Ojo, esto no quiere decir que pongamos en duda el funcionamiento del Kingpin, más bien, todo lo contrario: es un sistema efectivo que cumple con creces las expectativas que debe cubrir. Y lo hace de la forma que os vamos a explicar a continuación.

La clave del Kingpin se encuentra en el pivote central -Pivot Lockr- que une mediante un eje pasante los tirantes del triángulo trasero al cuadro. Y lo hace, además, en un punto muy concreto para empujar y flexar el tubo, consiguiendo parte de esos 30 mm estimados de recorrido y que nunca conseguirás medir de una forma palpable. Y decimos 'parte' porque hay un margen de flexión de los que se encarga la tija de sillín SAVE Carbon.

El funcionamiento del Kingpin, además, no afecta a la rigidez lateral de la bicicleta, algo especialmente importante si vamos a rodar por asfalto -cosa que, con este tipo de bicicleta, es bastante probable-. Y en terrenos ascendentes, sobre tierra o zonas bacheadas, el Kingpin es un aliado perfecto para superar 'obstáculos' -hablamos de gravel, no de trail- sin perder demasiada tracción.

Obviamente, no tenemos el amplio recorrido de un amortiguador trasero al uso, pero la sencillez del sistema -un punto a favor, por el casi nulo mantenimiento que requiere- y su eficacia en los terrenos para los que ha sido concebido, hacen del Kingpin una gran idea al servicio de la Cannondale Topstone Carbon y de la Cannondale Topstone Neo Carbon Lefty que también pasó por nuestras manos hace un año.

Descubre aquí más detalles sobre la Cannondale Topstone Carbon.

x