Primer crash test entre cascos de bicicleta y coches

La marca de coches Volvo y la marca de cascos POC se unen para desarrollar el primer test de impacto entre cascos de bicicleta y vehículos. Esta acción forma parte de un proyecto de investigación más amplio que tiene por objeto comprender los tipos de lesiones que sufren los ciclistas a largo plazo.

Primer crash test entre cascos de bicicleta y coches
Autor Maillot Comunicado
Autor de la foto Volvo

Fecha de la noticia04/06/2019


Sin duda, que la colaboración entre la industria del automovilismo y la industria de la bici para mejorar la seguridad siempre es una gran noticia. Si además, las marcas implicadas son Volvo (pionera en la mejora de la seguridad de los coches) y POC lo más probable que es que los resultados sean excelentes. Y parece que así es: ambas marcas han anunciado que están realizando los primeros crash test entre un casco de bici y un coche. Y lo están haciendo en una de las instalaciones más avanzadas del mundo como es el famoso laboratorio de Volvo en Gotemburgo (Suecia)

Según afirma Volvo "para estos crash test se utilizan cabezas de maniquíes equipadas con cascos de bicicleta de POC y montadas en una plataforma de pruebas, desde donde se lanzan hacia distintos puntos del capó de un vehículo Volvo inmóvil a velocidades y ángulos diferentes para obtener diversas mediciones". Parece que todavía no hay procedimientos de ensayo reglamentarios para este tipo de pruebas pero se están utilizando los ya existentes para la protección de la cabeza de los peatones. De esta manera, Volvo y POC pueden, por ejemplo, comparar los efectos resultantes del impacto en caso de llevar casco o pedalear sin protección en la cabeza.

Según los expertos de Volvo, "los procedimientos de prueba actuales para cascos de bicicleta son bastante rudimentarios: consisten en dejar caer cascos desde distintas alturas o bien sobre una superficie plana o bien sobre una superficie inclinada y no tienen en cuenta los accidentes entre vehículos y bicicletas". En este proyecto se pretende ir un paso más allá y mejorar estos procedimientos y obtener información que será muy importante para los futuros cascos desarrollados por POC y el estudio de posibles medidas de seguridad a implementar en el diseño de los futuros automóviles.

Para POC este estudio es una muestra más de su voluntad de ir más allá del cumplimiento de las normas de certificación esenciales y un complemento perfecto para los proyectos de investigación realizados desde su POC Lab. Para Volvo es un paso más en una estrategia relacionada con la seguridad pionera en el mercado del automóvil. Y es que la marca Sueca ha sido una de las más preocupadas en proteger no solo a los ocupantes del vehículo sino también a los que están fuera como los peatones o los ciclistas. De hecho, en 2010 Volvo presentó su sistema de detección de peatones con freno automático y un sistema parecido para ciclistas en 2013. Ambas tecnologías son parte del equipamiento de serie de sus coches.

Lo mejor de todo es que este crash test es parte de un proyecto más amplio en el que colaboran POC, Volvo Cars, el Real Instituto de Tecnología sueco, MIPS y Autoliv (proyecto parcialmente financiado por Vinnova). El objetivo es comprender el tipo de lesiones a largo plazo que sufren los ciclistas y desarrollar nuevos principios y estándares de protección.

Más sobre: POC seguridad ciclista

x