Tecnología ciclista: ¿Cómo funciona el IsoFlow de la Trek Madone SLR?

El pasado mes de junio se presentaba la 7ª generación del modelo 'aero' de la firma de Waterloo. Y con ella llegaba la nueva y llamativa tecnología IsoFlow, cuyo funcionamiento queremos analizar en el siguiente artículo.

Tecnología ciclista: ¿Cómo funciona el IsoFlow de la Trek Madone SLR?
Autor Maillot Víctor Marcos
Autor de la foto
Trek

Fecha de la noticia24/08/2022


El diseño de la nueva Trek Madone SLR ha sido, sin duda, uno de los más rompedores de la temporada. Principalmente, por el particular diseño de la unión de tirantes, tubo superior y vertical, y donde cobra vida el nuevo sistema IsoFlow y que hereda el espíritu del IsoSpeed de buscar un punto de comodidad en este tipo de bicis de alto rendimiento.

Un IsoSpeed, recordemos, que en las últimas versiones de la Madone había 'afinado' mucho su funcionamiento y permitía regular la presión sobre el elastómero ubicado en el tubo del sillín, y que nos brindaba la posibilidad de endurecer o suavizar su capacidad de absorción.

Trek, sin embargo, abandona elastómeros y tornillos de regulación en la nueva Madone SLR para confiar ciegamente en un diseño rompedor en la zona de la unión de vainas, tubo del sillín y horizontal, buscando una ganancia aerodinámica adicional y, además, la capacidad de absorción a través de la propia flexión de la fibra de carbono.

El funcionamiento del IsoFlow

Más de dos años le llevó a Trek desarrollar el sistema IsoFlow, sustituto del IsoSpeed en la 7ª generación de la Madone SLR, y que aúna, según la marca, el compromiso ideal entre confort y mejora aerodinámica.

Su peculiar diseño está pensado para que el aire, al impactar con la parte frontal de la bici, es decir, el tubo de la dirección, recorra el tubo superior por su parte inferior y encuentre una salida 'fácil' y directa a través de los tirantes, sin chocar contra el tubo del sillín -que desaparece en esta zona, gracias al nuevo diseño- y reduciendo de este modo las turbulencias que se forman alrededor de la rueda trasera.

En palabras de los ingenieros de Trek, "digamos que suaviza el aire a medida que se desplaza por la bicicleta y lo acelera a través del cuadro para obtener aún más velocidad".

Pero no todo es ganancia aerodinámica (Trek habla de un ahorro de 60 segundos por hora, a 45 km/h, sobre la generación anterior). El IsoFlow, como heredero del ya mencionado y exitoso IsoSpeed, busca también absorber, en la medida de lo posible, las irreguralidades del asfalto, logrando una conducción más confortable, a menos en lo que a la zona trasera de la bici se refiere.

Esto se ha logrado con el rediseño completo de la zona de unión de tubo superior, vertical, tirantes y tija del sillín, buscando la flexión controlada de la zona del sillín mientras que el resto mantiene la rigidez apropiada para una bicicleta de competición.

El principal 'pero' del nuevo IsoFlow es que no se puede regular. Trek lo ha calibrado de forma que en cada talla se consiga el equilibrio perfecto entre aerodinámica, ligereza y comodidad.

Por contra, la 'simplicidad' del sistema repercute, en parte, sobre la rebaja final en el peso de la nueva Madone SLR, pesando 300 g menos que el modelo precedente en el conjunto de cuadro, horquilla, tija de sillín y cockpit.

x