Consejos para proteger nuestra cabeza del frío en la bici

La cabeza es una de las zonas más sensibles y expuesta a las variaciones de temperatura y uno de los puntos de fuga de calor corporal en invierno. Por eso tenemos que intentar pasar el menor frío posible en ella cuando salimos a rodar, aunque haga mucho f

Consejos para proteger la cabeza del frío
Autor Maillot Iván Tomas Bayón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia24/01/2020


Ya ha llegado el frío, y hay que prepararse bien cada vez que salimos a montar en bici. La cabeza es una de las partes del cuerpo más importantes, si no la que más. Por lo tanto, tenemos que mantenerla al 100%, intentando pasar el mínimo frío posible. Esto nos evitará posibles enfermedades y nos permitirá dar el máximo en nuestras salidas, aunque haga mucho frío.

Te contamos algunos consejos para mantener la cabeza caliente en invierno.

Consejos para proteger la cabeza del frío

Hay varios métodos con los que se puede combatir el frío en la cabeza. Uno de ellos, popular por su polivalencia durante todo el año, es el uso de los pañuelos de cuello, o también conocidos como bragas. Lo bueno de este complemento es que gracias a su flexibilidad se puede colocar de muchas maneras y proteger varias zonas de la cabeza y cara, no sólo en el cuello donde nos tapará la garganta, sino también cubriendo las orejas y la nariz.

Otra forma de colocarlos es en la parte superior de la cabeza, por debajo del casco, como si fuera un gorro. Te mantendrá la parte superior caliente ya que el aire frío no nos dará de lleno y sigue permitiendo una cierta transpiración que con otros complementos no tendremos. Eso sí, la cabeza no transpirará tanto como si no llevásemos nada y hay que tener cuidado cuando nos dejamos de mover, ya que podemos romper a sudar y si el pañuelo se queda húmedo se enfriará y ese frío irá directo a la cabeza.

Al ser de tela bastante fina, no suele haber problemas con el ajuste de los cascos, aunque hay que ser más cuidadosos de lo habitual para evitar posibles movimientos que descoloquen el casco e impidan su funcionamiento correctamente.

También existen gorros especiales que permiten colocarse el casco por encima. Son de un material transpirable y calentito que te permitirán mantener la cabeza a buena temperatura. Este tipo de gorros son muy finos, lo que te permitirá colocar el casco por encima sin problemas. De nuevo, te recomendamos que te ajustes bien el casco para que pueda hacer bien su función, proteger.

Pero de nuevo, pueden tener algún que otro inconveniente, ya que con la humedad se pueden enfriar y a la vez enfriarte a ti. Así que atentos cuando hagas una parada, no te quedes frío, y si vas a entrar a un sitio cerrado a tomaros un café o un refresco, es recomendable quitárselo.

Consejos para proteger nuestra cabeza del frío en la bici

Lo mismo sucede con las clásicas gorras ciclistas que se usan en verano, pero que también son válidas para los días menos fríos (ya que no nos protegen las orejas). En sentido inverso tenemos las orejeras, muy prácticas para días de frío moderado o de viento ya que nos protegerán una zona sensible como las orejas pero no afectarán a la transpiración de la cabeza.

Cualquiera de estos complementos tiene la ventaja de que ocupan muy poco, por lo que, si de repente tenemos calor y necesitemos quitárnoslo y guardarlo en algún sitio, son fáciles de meter en un bolsillo del maillot y que no nos molesten.

Sin embargo, en días de lluvia no es muy recomendable llevarlos, por lo menos con cascos en los que, por su diseño, puede entrarnos más agua o si debemos llevarlos en sitios donde se puedan mojar; el motivo es el mismo que hemos dicho antes, en vez de calentarte te enfriarán.

Otra opción son los cubre cascos o carcasas para lluvia. Antiguamente había cubre cascos de tela que sí que nos protegen del aire frío y permiten una cierta transpiración, mientras que las actuales son de plástico y protegen mucho mejor de la lluvia, pero no transpiran igual (de hecho, es su mayor handicap, que no permiten la circulación del aire por la cabeza y te hacen sudar mucho más). Esta opción sólo es recomendable en los días de mayor frío (o lluvia) o en recorridos más cortos.

Consejos para proteger la cabeza del frío

Como solución intermedia encontramos los cascos aero, que en aras de la aerodinámica tienen menos aperturas de ventilación y, por lo tanto, no permiten tanta entrada de aire y agua en los días de frío. Nuevamente tenemos que tener cuidado con ellos (especialmente en verano), ya que no transpiran tanto como los cascos “normales” y te hacen sudar más.

Lo que no es recomendable es hacer apaños de plástico maleable, bolsas, etc. porque el presupuesto no nos alcance para tener varios cascos o comprar uno nuevo con carcasa. En ese caso, siempre será mejor la opción el gorro, el pañuelo tubular o braga o un sotocasco para protegernos de los elementos. Estas son algunas de las opciones que nosotros utilizamos, esperemos que te sirvan de ayuda y que el frío en la cabeza no te impida salir a montar en bici.

x