Cinco recetas fáciles para tus viajes en bicicleta

Que viajes en bicicleta no significa que tenga que comer mal. Te proponemos cinco recetas fáciles y sabrosas para que te aporten energía en tu aventura cicloturista.

Cinco recetas fáciles para tus viajes en bicicleta
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia04/09/2021


Cuando viajas en bicicleta pasas muchas horas haciendo ejercicio y moviéndote. Por eso mismo, gastas muchas calorías, lo que provocará que tu hambre aumente exponencialmente. Tu cuerpo te pedirá comer mucha más cantidad y cada pocas horas.

La alimentación es uno de los factores más importantes de un viaje en bicicleta. Al final, la comida es lo que te aporta energía para que puedas moverte. Según por dónde estés viajando y cuánto dure tu aventura cicloturista, puedes plantearte diferentes alternativas para comer. Si pedaleas por zonas muy deshabitadas, será complicado encontrar restaurantes, siempre te quedará la opción de comer un bocadillo o algo precocinado si has sido precavido y has pasado antes por el supermercado. 

Si, por el contrario, tu ruta pasa por muchos pueblos podrás escoger la opción de parar en un restaurante. Aunque si el viaje es largo, tu bolsillo puede quejarse si estás tanto días comiendo fuera de casa (y tu estómago también).

¿Qué otra opción tienes? La alternativa a los restaurantes y a las comidas precocinadas es un hornillo de camping, que te permitirá cocinar estés donde estés. Ocupan y pesa poco y te dará la libertad de llevar en las alforjas tu cocina. 

Que tengas herramientas limitadas no tiene que significar que no puedes hacerte una comida rica. Ahí van esas cinco recetas:

Arroz con calamares en su tinta

Esta receta es muy sencilla y necesitas muy pocos ingredientes. Solo arroz, una lata de calamares en su tinta y agua (importante a tener en cuenta). 

Tendrás que cocer el arroz y una vez esté listo, podrás añadir directamente la lata de calamares en su tinta o, si lo prefieres, para darle el toque del chef, puedes pasarla por la sartén con un poco de ajo o de cebolla.

Una receta fácil, rica y que te puede sacar de más de un apuro. Un consejo para cualquier viaje en bicicleta, lleva siempre alguna lata de comida por lo que pueda pasar

Cocinando en un viaje en bicicleta

Cous cous con productos frescos

El cous cous es un buen aliado en tus viajes en bicicleta ya que tarda muy poco en cocerse, es mucho más rápido que el arroz o la pasta. Un sustituto al cous cous, también de rápida cocción, son los fideos orientales. 

Para acompañar el cous cous puedes escoger cualquier verdura fresca que encuentres: cebolla, pimiento, calabacín, berenjena... También puedes añadirle pollo, el problema es encontrar la cantidad justa, ya que no vas a disponer de nevera.

Ensalada de pasta

La ensalada de pasta es otra de esas recetas esenciales y súper fácil de hacer. Solo tendrás que cocinar la pasta y añadirle los ingredientes que te apetezcan: tomate, atún, maíz, pimiento, cebolla, pepino... Lo que más te guste.

Guisantes para un viaje en bicicleta

Guisantes con jamón

Si compras guisantes de bote, esta receta se convierte en otra de esas super básicas y que no tardarás más de quince minutos en preparar.

Rehogas una cebolla, añades el jamón y después los guisantes para que se atemperen y ¡voilá!, ya tienes lista tu comida para recuperar energía.

Hummus para un viaje en bicicleta

Hummus con verduras crudas

Otras cosas que te pueden venir bien en un viaje y que te dan bastante energía es, por ejemplo el hummus. Puedes utilizarlo en bocadillos, comerlo con alguna verdura cruda (pepino o zanahoria) o, simplemente, utilizarlo como acompañamiento a otro plato. 

 

x