Los cinco accesorios imprescindibles que todo ciclista necesita en su fondo de armario

Son accesorios, pero imprescindibles en tu fondo de armario ciclista si lo que quieres es seguir saliendo a rodar en esta época. En la que lo mismo sales un día de sol radiante y coronando el puerto más cercano se desata la más terrible de las tormentas

Los cinco accesorios imprescindibles que todo ciclista necesita en su fondo de armario
Autor Maillot Natalia Álvarez
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia05/10/2017


Un buen culote, un buen maillot, casco, zapatillas... pensabas que ya tenías todo lo imprescindible para disfrutar con tu bici. No te faltaba razón, pero era cuestión de tiempo (nunca mejor dicho) que algunos accesorios empezarán a pedir hueco en tu armario. Que no te engañen, son prendas que se utilizan más de lo que piensas y pueden llegar a ser de vital importancia.

Todo ciclista que se precie se viste por los pies y desde aquí hasta la cabeza vamos a empezar con la lista de los 5 accesorios que más temprano que tarde van a convertirse en imprescindibles. Porque un ciclista con los pies secos y calientes es un ciclista feliz, valga la redundancia.

Calcetines de ciclismo, más allá del concepto estético

Cierto es que los calcetines de ciclismo no son accesorios, pero hay un determinado tipo de calcetines que en esta época del año se convierten en imprescindibles por sus características.

Del largo y el colorido de los calcetines no vamos a hablar, eso a gusto de consumidor, y cada uno sabe del ciclista “pintón” que lleva dentro, vamos a fijarnos en otros aspectos que deben cumplir para ser considerados los calcetines de ciclismo imprescindibles y que van más allá del concepto estético.

Uno de esas características es la de mantener tus pies calientes y secos. Para ello lo mejor es que sean de secado rápido, capaces de absorber el sudor y en caso de que nos pille una “ligera” llovizna (recuerda que en ciclismo llueve de arriba hacia abajo y también de abajo hacia arriba) irán evacuando el agua que se haya acumulado en el interior de las zapatilla con la ayuda de estas. (Condición fundamental la de no llevar zapatillas o cubrebotas de gore-tex)

Muy aconsejable también es que tus imprescindibles calcetines de ciclismo tengan la puntera y el talón reforzados, algo que junto a unas costuras planas en la zona de los dedos contribuirá a un mayor confort. Aunque pensemos lo contrario, durante la pedalada, el roce del calcetín con la zapatilla es abrasivo ya que hacemos fuerza con estas dos partes del pie.

En cuanto al tejido, aquí podemos elegir entre un tacto más tradicional como el que nos proporcionan los calcetines de ciclismo de lana merino o los realizados con fibras sintéticas tipo Thermolite que sin aumentar el peso o el grosor nos proporciona una sensación de calidez. Esta fibra hueca ofrece las mismas prestaciones térmicas que la lana y además tratamientos bacterianos y anti olores. Algo que siempre es de agradecer.

Perneras, imprescindibles para proteger las articulaciones

Quizás seas uno de esos ciclistas que en esta época del año prefieras pasar un poco de frío a primera hora, ya que con toda seguridad, según vaya pasando la mañana, el sol caliente lo suficiente como para no llevar culote largo o de invierno.

Quizás no te importe y aguantes el tipo, pero nuestras articulaciones y en este caso las de nuestras rodillas van a sufrir mucho más de lo que pensamos.

Debido al frío los músculos y tendones están más contraídos y esto hace que las articulaciones se muestren más rígidas.

Unas articulaciones rígidas sufrirán más y tendrán más posibilidades de sufrir una lesión, por ello es imprescindible protegerlas, y las perneras son el complemento imprescindible para ello.

Para que cumplan con su objetivo deberán estar confeccionadas con un tejido que retenga el calor y elimine la humedad, como por ejemplo la lana. Las marcas suelen indicar el rango de temperatura para el uso de cada modelo de perneras, para que nos sea más fácil elegir correctamente.

Unas buenas perneras de ciclismo deberán tener un diseño anatómico que evite pliegues o abultamientos durante todo el ciclo de movimiento de la pedalada, con un ajuste que evite que se desplacen sin llegar a estrangular la pierna.

Para ello suelen llevar unas bandas de silicona y algunos modelos, además incorporan una cremallera en la zona del tobillo, con lo que se mantiene el ajuste y rendimiento aerodinámico, además de facilitar la maniobra de “quita y pon”.

Si además las perneras incorporan elementos reflectantes y/o son de un color que potencie nuestra presencia en la carretera, quizás no encuentres motivo para que te las quites durante toda la salida.

Manguitos de ciclismo, protección contra el frio y el viento que no ocupa lugar.

Los manguitos de ciclismo son el mismo complemento que las perneras, ya que cumplen la misma función, pero para los brazos. Fabricados con el mismo tipo de material, mismas características de ajuste, pero de manera más sencilla.

Existen gran variedad de manguitos para ciclismo en el mercado, no es lo mismo un manguito de verano cuya única misión es la de eliminar “el fresquito mañanero” o evitar quedarse frío al bajar un puerto y aquello manguitos más “potentes”, imprescindibles en esta época del año e incluso en invierno, con tejido interior tipo fleece (lo que comúnmente conocemos como forro polar o “pelito”) o con membranas cortavientos (Windstopper) e incluso tratamientos repelentes al agua.

No te asustes, todas estas características abultan más sobre el papel que en la realidad, y en caso de necesidad puedes guardar tus manguitos de ciclismo cómodamente en el bolsillo de tu maillot.

Por buscarles alguna diferencia respecto a sus “hermanas perneras”, podemos mencionar que no llevan ningún tipo de cremallera para su ajuste y que no hace falta quitártelos por completo si la temperatura empieza a subir, ya sea por culpa de “lorenzo” o porque el porcentaje de la carretera aumenta.

Tampoco hace falta que eches pie al asfalto, ni realices equilibrios sobre la bici, para quitártelos. Un sencillo gesto con la mano del brazo contrario hará que los manguitos de ciclismo se queden enrollados en tu muñeca y en caso de necesidad los puedas volver a poner.

Y hablando de “poner”, una nota aclaratoria por si hay algún ciclista novel entre los lectores de este artículo. Tanto los manguitos como las perneras se colocan por debajo del maillot o culote. La banda de silicona está pensada para un uso directo con la piel. El solape entre las prendas y el correcto ajuste evitará, además que el frio penetre hacia el interior.

Chaleco de ciclismo, y deja el periódico para el café.

Hay quien no sale de casa sin el móvil y hay ciclistas que no salen a rodar sin su chaleco, da igual la época del año, la hora del día, o la duración del entreno. El chaleco de ciclismo es otro de los accesorios imprescindibles que ni pesan, ni ocupan apenas espacio pero que su ausencia puede hacernos pasar un mal rato.

Podría ser ese el motivo por el que lo calificamos de imprescindible, porque no molesta y sin embargo este accesorio nos ha salvado la salida en bici en más de una ocasión.

Al igual que los manguitos, existen modelos de chalecos ultrafinos, de verano, fabricados con tejidos ligeros, cuyo principal objetivo es evitar que nos quedemos fríos o protegernos del viento y de una ligera lluvia. Ante el diluvio lo mejor es quedarse en casa, ¿no? ¿para qué arriesgar?

Pero seguro que en más de una ocasión, en ésta época de climatología cambiante, has coronado un puerto y te has encontrado que las condiciones en la cima poco o nada tenían que ver con las de la base. Realizar un descenso indica velocidad y aire, si ese aire es frío y tu cuerpo está impregnado en sudor, en el mejor de los casos llegarás con la piel de gallina, en el peor, directo a la cama con un buen resfriado.

La solución, enfundarte el chaleco de ciclismo, de los denominados “tres estaciones” que llevabas en el bolsillo del maillot, algo más grueso que el chaleco de verano, impermeable, algo que implica menor transpiración y más peso, pero que nos llevarán hasta casa calentitos y con el culo seco (perdón por la rudeza) gracias al faldón trasero que evitará que en caso de asfalto mojado, el agua nos empape nuestras "reales" posaderas.

El ajuste de chaleco de ciclismo debe ser más que perfecto. Un chaleco que nos quede grande o no se ajuste a nuestra figura correctamente hará “efecto vela”, produciendo ruidos molestos y exigiéndonos un mayor esfuerzo para avanzar. Por lo que a la hora de adquirir este complemento elegir correctamente la talla es fundamental.

Las ciclistas femeninas, estamos de enhorabuena, ya que cada vez son más las marcas que disponen en su catálogo con prendas que se ajustan a nuestro tallaje y forma.

Otra de las características que debe cumplir un buen chaleco para ciclismo es la de una buena transpirabilidad, sobre todo en la zona de la espalda. Y por supuesto que mejore nuestra visibilidad, ya que al ser una prenda exterior, puede tapar los elementos reflectantes de nuestro maillot. El que lleve bolsillos traseros es algo que le aporta valor a la prenda, pero no es totalmente imprescindible, es algo más a gusto de consumidor.

BRAGA de CICLISMO o pañuelo tubular tipo Buff

Puede que no haya un accesorio más sencillo y más versátil dentro de todos los que usamos para el ciclismo. La braga de ciclismo, o pañuelo tubular tipo "buff" sirve como gorro, bufanda, pasamontañas y de cinta para la cabeza. Por si sólo se convierte en imprescindible.

En verano, muchos ciclistas la utilizan a modo de “diadema” o de cinta anti humedad para evitar que con el calentón el sudor les llegue a los ojos. Estos buff “de verano” suelen ser más finos que los de “invierno”. Están fabricados en tejidos sintéticos tipo Coolmax de secado ultra rápido y tratamiento anti-olor, de un tiempo a esta parte también se fabrican con protección UV.

En época no tan calurosa, el buff de ciclismo cumple la misión de evitar perder calor por cuello y cabeza, dos de los tres puntos de regulación de la temperatura corporal junto a los pies. Este tipo pueden estar fabricados en lana merino o fibras tipo Polartec con alguna membrana cortaviento.

Pero no se limitan a ser un pañuelo tubular, un detalle que le otorga calidad y nos proporciona un mayor confort es un cordón elástico en la parte superior, algo tan sencillo como esto nos permite un ajuste perfecto. Como ves otro accesorio sencillo e imprescindible para estos días de climatología caprichosa y cambiante.

x