Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?

Como cada año por estas fechas surgen las dudas respecto a las renovaciones de las licencias federativas. Además, llevamos unos años de subidas continuas y los ciclistas se plantean si les resulta rentable. Vamos a verlo.

Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?
Autor Maillot J. Daniel Hernández
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia20/12/2017


Cada año, cuando llega diciembre, toca renovar la licencia federativa. Y desde hace unos años, los ciclistas vemos cómo los precios suben, a consecuencia de la subida del coste del seguro, sin que por ello encontremos ventajas añadidas. En algunos casos, por ejemplo, la prima del seguro adscrita a la licencia ya es superior a 100 €, por lo que el coste de la propia licencia se dispara.

Pero antes de continuar hay que señalar también que al federarnos no sólo estamos pagando un seguro, sino que también se paga por una serie de servicios que ofrece cada federación, ventajas de los patrocinadores (descuentos casi siempre) y se colabora a que dicha federación pueda sufragar el coste de actividades.

Tipos de licencias federativas

Básicamente existen dos tipos de licencias federativas, la competitiva y la cicloturista, más el Carnet Ciclista que la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) sacó en 2016. En los dos primeros casos se incluyen los Seguros de Accidentes y el de Responsabilidad Civil con unas coberturas más amplias así como la posibilidad de participar en cualquier prueba organizada bajo el amparo de cualquier federación autonómica en España.

El Carnet Ciclista también goza de algunas de estas ventajas, como el Seguro de Accidentes y el de Responsabilidad Civil, aunque con unas cuantías y coberturas menores a las de la Licencia Federativa, y el seguro obligatorio para poder participar en las pruebas cicloturistas. En el caso de las marchas y pruebas competitivas suele llevar aparejado un descuento sobre el precio de la Licencia obligatoria de un día siempre que sean en tu misma Comunidad Autónoma.

Por ejemplo, el Seguro de Responsabilidad Civil adscrito a una licencia federativa es de, al menos, hasta  1.200.000 €, mientras que el del Carnet Ciclista es de hasta 150.000 €. En el caso del Seguro de Accidentes, el de la licencia federativa cubre la asistencia médico-quirúrgica sin límite, así como la asistencia farmacéutica durante la hospitalización y otros gastos durante 18 meses, mientras que el del Carnet Ciclista está limitado hasta 2.000 € por accidente.

Unas aclaraciones: el Seguro de Accidentes nos cubrirá en caso de tener un accidente y es el que marca las cuantías máximas de asistencia, tratamientos, indemnizaciones, etc. Se entiende accidente (según la FMC) como la “lesión corporal que deriva de una causa violenta y fortuita”. El Seguro de Responsabilidad Civil es el que cubre los daños que nosotros podamos ocasionar a un tercero. No cubre los daños que suframos nosotros o nuestra bicicleta ni cubre el robo.

Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?

En cualquiera de estos tres casos, lo importante es que estas coberturas se extienden a todo el año, por lo que además de los días de marchas y/o competiciones también estaríamos cubiertos en los entrenamientos y salidas diarias. Eso sí, hay que tener en cuenta que tanto la licencia como el seguro son para el año natural, por lo que toca siempre renovarlo en diciembre/enero, con los gastos que se tienen estos meses, o perder meses de validez. A la hora de federarnos es un aspecto a valorar.

Un apunte: estamos hablando siempre del coste de los seguros obligatorios para participar en eventos, desde marchas cicloturistas hasta competiciones, nunca del precio de la inscripción, que es independiente del coste del seguro de la prueba.

Licencia federativa, algo más que el seguro

A la hora de renovar la licencia federativa hemos de pensar que con la cuota que pagamos no sólo se sostienen los seguros, sino que también sufragamos parte de los gastos de la Federación en ciclismo formativo, así como tendremos opciones de participar representando a la Comunidad que nos corresponda en pruebas nacionales, además de optar a subvenciones y premios por objetivos competitivos.

Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?

¿Por qué la licencia cuesta diferente en cada comunidad?

El precio de las licencias es diferente en cada Comunidad Autónoma por varios motivos. El principal es porque, aunque por Ley es obligatorio que el seguro de accidentes y el de responsabilidad civil cubran unas coberturas mínimas, muchas federaciones tratan de incluir mejoras en dichos seguros. Además, su coste está sujeto a la revisión anual que hace cada Comunidad, la DGT, la Federación Española y el CSD. Es decir, que en zonas de mayor siniestralidad, el seguro será más caro y por tanto la Licencia.

Independientemente del precio del seguro, cada federación necesita también una cantidad determinada para poder gestionar sus actividades. Y esta cantidad debería estar en consonancia con lo que dicha federación gestione y organice a lo largo del año.

Una última opción: hacerse un seguro privado

Fuera del ámbito de las federaciones existe otra opción si lo que buscamos es estar cubiertos en nuestro día a día y, por ejemplo, no competimos o participamos en marchas cicloturistas, que es hacerse un seguro privado (ya existen compañías que ofrecen seguros específicos para ciclistas) o buscar las coberturas y extensiones que pueda tener nuestro seguro de hogar o de vehículo. Normalmente esta opción es más económica y cuenta con varias ventajas, la primera de ellas es que no cuentan como año natural, sino que la mayoría se pueden contratar cuando queramos.

También muchos de ellos incluyen una cobertura de robo, cosa que no se incluye en la Licencia Federativa, aunque conviene leer bien la póliza para saber cómo hemos de detallar el coste de nuestra bicicleta y cómo y dónde debemos guardarla (hay seguros que cubren un valor máximo de 600 € en trasteros y, por tanto, debemos tenerla en la vivienda, otros exigen que esté candada con unos parámetros –cadena, candados…- determinados, etc.).

Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?

También tienen sus desventajas, claro. Es muy importante leer bien las coberturas y el ámbito de acción de estos seguros, ya que algunos de ellos no incluyen la participación en carreras y eventos y en esos casos debe hacerse cargo el organizador del evento o la federación. Por eso ninguno de ellos (aunque sí nos cubran) nos exime de pagar las licencias de un día en caso de que queramos participar en una marcha o competición (ya que al inscribirnos debemos hacerlo bajo el amparo del seguro federativo) y por lo general las cuantías asociadas al Seguro de Accidentes, el de Responsabilidad Civil y los gastos de hospitalización y asistencia suelen ser menores que las del seguro federativo.

En este sentido muchos ciclistas pueden pensar que están cubiertos por la Seguridad Social, pero no es cierto del todo. En España la asistencia sanitaria es gratuita, pero otros gastos derivados de un accidente de tráfico o circulación no. Es decir, en algunos casos extremos, puede llegarse al punto de que el Estado o tu Comunidad Autónoma te pueden pasar la factura de, por ejemplo, los traslados al hospital.

La Seguridad Social se puede considerar un “seguro de salud”, no de accidentes, y en el caso de los accidentes de tráfico son las aseguradoras del vehículo siniestrado las que se hacen cargo de los gastos de traslado, asistencia y hospitalización, no la Seguridad Social.

Por ejemplo, en Mountain Bike y otros deportes que se practican en la montaña, algunas Comunidades han comenzado a cobrar el traslado del helicóptero para la evacuación de heridos, algo que hace 5 o 10 años no se hacía pero que con la proliferación de practicantes, la mala praxis de algunos de ellos y el coste derivado, se ha comenzado a cobrar.

Por eso, si somos practicantes habituales de cualquier deporte al aire libre no está de más revisar las coberturas de nuestras pólizas o buscar un seguro que nos cubra estas situaciones.

Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?

Conclusión

¿Merece la pena federarse? Si nos ceñimos únicamente al coste de competir y la rentabilidad que le vamos a sacar acudiendo a pruebas, entonces el cálculo es fácil. Analizamos a cuantas pruebas o marchas vamos a acudir en un año y multiplicamos el coste de la licencia de un día (unos 10 € de media) por la cantidad de pruebas, lo comprobamos con el coste anual de la licencia y ya sabemos si nos merece la pena. No obstante, este es un punto de vista demasiado simple, ya que como hemos visto las licencias federativas también nos cubren el resto de días, durante nuestros entrenamientos y salidas.

Si nuestra federación autonómica es activa, organiza eventos y apoya a los clubes locales, al federarnos estaremos apoyando también ese trabajo, por lo que es algo a tener en cuenta aunque no rentabilicemos al 100% el coste de nuestra licencia. También merece la pena si hacemos muchos kilómetros al año aunque sea sin competir, ya que en caso de accidente las coberturas son mucho mejores y cubren cuantías mayores que los seguros privados o el Carnet Ciclista.

Licencias, seguros… ¿Merece la pena federarse?

Hay que recordar que cualquiera de estas opciones es recomendable compatibilizarlo con una revisión de nuestra póliza del seguro del hogar o seguro privado que nos cubra el robo de bicicleta, ya que el robo no entra dentro de las coberturas de los seguros adscritos a las licencias federativas o al Carnet Ciclista.

Si no competimos ni participamos en marchas cicloturistas, pero cogemos la bicicleta con mucha frecuencia (para entrenar, para desplazarnos en nuestro día a día, casi todos los fines de semana), es recomendable que, al menos, miremos las opciones del Carnet Ciclista o de los seguros privados. En ninguno de los casos vamos a tener las mismas coberturas y asistencia que si nos federamos, pero al menos gozaremos de cierta protección y colaboraremos en hacer más fuerte al colectivo ciclista a la hora de que las federaciones reciban subvenciones, se hagan descuentos en servicios o se tenga en cuenta al ciclismo como deporte importante en España y no sólo se mire al fútbol.

Más sobre: Consejos Licencia Seguros

x