Fixie: ciclismo a piñón fijo

Las Fixies pueblan las ciudades, esas bicis de lineas simples que le dan al ciclismo un ambiente diferente y una elegancia total. Bicis de piñón fijo, sin desviadores, sin frenos, sólo plato, piñón y cadena.

Fixie: ciclismo a piñón fijo
Autor Maillot Mayte Palacios López-Montenegro
Autor de la foto
Erredehierro/ Lokoloka.com

Fecha de la noticia20/04/2017


Hace unos años tuve la suerte de asistir al Campeonato Ibérico de Mensajeros en Bicicleta y me encantó el ambiente: diversión sin más. Fué allí donde reparé en unas bicis que ya por aquel entonces había visto por Madrid y que ahora circulan a sus anchas por cualquier ciudad, y pude cotillear sin ningún pudor: las Fixies.

Bicicletas de piñón fijo. No hay desviadores, no hay palancas, no hay frenos... sólo platos, piñón y cadena. Transmisión directa, posibilidad de pedalear "marcha atrás", simplicidad máxima y elegancia total.

También me di cuenta rápidamente de las pegas de las Fixies: frenar es complicado y la maniobrabilidad, reducida para un ciclista novato. Está claro que hay que practicar mucho y saber anticiparse. Luego me explicaron, para mi tranquilidad, que son muchos los ciclistas que optan por utilizar una rueda con un piñón fijo por un lado y otro libre por otro. El "día a día" es para el piñón libre y el fijo se reserva para acrobacias y juegos. Si a esto le sumas un freno delantero todo se vuelve más racional y cercano al ciclismo que todos conocemos.

Más allá del tipo de bici, alrededor del piñón fijo se ha creado toda una moda, un estilo de vida: el "movimiento Fixie", en el que las bicis recicladas han dado paso a proyectos de "restauración" de lo más vistosos y coloridos e incluso a una incipiente industria de bicis y componentes. De hecho en muchas ciudades como Madrid, Barcelona o Vitoria ya podemos encontrar tiendas especializadas.

Hemos hablado con la gente de una de estas tiendas, Lokoloka, de Vitoria que, de recuperar viejas bicicletas a las que han devuelto la vida con esmero y una estética minimalista y retro, siempre única, han pasado a fabricar sus propios cuadros.

El movimiento Fixie, más que una moda, es un modo de vivir la bici, este fenómeno lleva más de 30 años, era la bici de los pobres.

Nos cuenta Ape cómo surgió esto: "Surge a partir de recuperar viejas bicis y ponerlas al día, en nuestro caso con una estética retro. Y además por aquí en el norte hay muchas bicis abandonadas en almacenes, trasteros, algunas con una gran historia detrás, por nuestras manos han pasado bicis de Tony Rominger, Pedro Delgado, bicis que han corrido la Vuelta, el Tour... Y luego cada bici que hacemos es única, no hay una igual a otra..."

Los orígenes del movimiento Fixie

Si intentamos buscar un origen a este movimiento tal ves sena los bicimensajeros norteamericanos los mayores sospechosos, con sus bicis recicladas a las que quitaban todo lo superficial para eliminar peso y mantenimiento. El puzle lo completaban su estética particular y su destreza en el tráfico urbano, elementos todos comunes e inspiradores del movimiento Fixie.

Por supuesto los fixies tienes un estilo particular y diferenciador. A veces, cuando nos hablan de ciclismo urbano tendemos a imaginarnos un tipo normal que utiliza la bici para ir a trabajar. Los fixies tienen un componente un poco más cool. Sin bici pueden ser difíciles de identificar dentro de un grupo de "modernitos" (con cariño) pero un par de elementos de moda vintage, una "gorrilla" ciclista o una bolsa estilo bicimensajero pueden ser la pista definitiva.

En todo caso, si empezamos a investigar y a adentrarnos en este "mundillo" descubriremos que hay mucho más que moda y desplazamiento urbano. Como decía Ape, es un modo de vivir la bici, en el que entran en juego facetas y modalidades muy llamativas. Y es que muchos fixies no sólo utilizan su bici para moverse en la ciudad sino que además se sirven del piñón fijo para realizar acrobacias espectaculares o algo que me ha llamado espectacularmente la atención, descubrir las competiciones de polo

Bike Polo from Streeters.pl on Vimeo.

Desde luego, si algo demuestra un movimiento como el Fixie, es que la cultura ciclista se amplía y nos descubre nuevos mundos, sobre todo en la ciudad. De una manera o de otra los pedales se abren camino en el entorno urbano.

Más sobre: piñon fijo Fixie

x