Entrevista a Javier Guillén, director de La Vuelta

Quedamos en el Puerto de Navacerrada, un punto clave en lo que es, ha sido y será La Vuelta. Javier Guillén llega puntual. No estábamos muy seguros de si le estábamos complicado la vida al hacerle venir hasta aquí. Respiro aliviado, le pilla cerca de casa

Entrevista a Javier Guillén, director de La Vuelta
Autor Maillot Luis Miguel del Cerro
Autor de la foto
Mariano Herranz

Fecha de la noticia18/08/2016


Javier Guillén y yo nos tomamos un primer café mientras Mariano coloca los “artilugios” fotográficos en un acogedor salón de la Venta Arias.

Le contamos lo que somos, nuestro proyecto. “Encantado de hablar con vosotros y de que me deis la oportunidad de contaros cosas sobre La Vuelta”. Nos sentamos y arrancamos la entrevista.

-       Luis Miguel del Cerro: Estamos en el Puerto de Navacerrada, con la subida a Bola del Mundo tan cerca… ¿Qué sientes al venir por aquí? 

-       Javier Guillén: Siento… ganas de repetirlo pero no es fácil. Logísticamente no es una etapa sencilla. La hicimos por primera vez en 2010 y parecía un reto imposible. Pero tenía muy metido en la cabeza que esta llegada, tan cerca de Madrid nos iba a aportar muchas cosas.

Las dos veces que lo hemos hecho ha sido un éxito pero hay que dosificar y tener en cuenta que hay muchos intereses en juego: Ayuntamientos, Tráfico, Parque Naturales y Nacionales… Es una etapa que si sale, tiene que salir bien. Todo el mundo tiene que estar de acuerdo en que se haga. Era una espina clavada para La Vuelta ya que Enrique Franco siempre quiso hacerla y finalmente lo conseguimos

-       LM: Era una idea que venía de atrás, no tanto del “nuevo modelo” de La Vuelta

-       JG: La idea ya estaba ahí. Del nuevo modelo viene el “se va a hacer”.

-       LM: En 2015 te dieron la Real Orden del Mérito Deportivo. Cardenal dijo que te lo daban porque habías conseguido revitalizar La Vuelta.

-       JG: La Vuelta está en una tendencia buena. Ha crecido pero creo que La Vuelta nunca ha llegado a estar en los mínimos que a veces la gente habla. La marca “Vuelta” siempre ha estado en el imaginario de los españoles. Ha habido dificultades pero no tanto para La Vuelta como para el ciclismo general. Lo que ocurre es que a nosotros nos afectó especialmente.

Tuvimos el problema del dopaje. A partir del positivo de Roberto Heras se produce una tendencia a la baja pero no tanto de La Vuelta en concreto sino del concepto “ciclismo”. El ciclismo hace los deberes y todo se empieza a revitalizar. En nuestro caso hemos apostado por dar al público lo que quiere y lo que le gusta es el espectáculo, la montaña, retos nuevos.

Si es España es montañosa, si tenemos finales explosivos… hay que aprovecharlos. Teníamos que impactar. El primer paso fue salir de Holanda y a partir de ahí dijimos “Hay que proponer cosas”. En todo caso, la propuesta funciona en torno a la montaña. El ciclismo profesional es épica y hay que proponer recorridos que la proporcionen. Antes la épica eran etapas de 400 kilómetros donde se salía y no se sabía si ibas a llegar.

-       LM - Hay quien echa de menos el meter varios puertos duros previos al final de etapa.

-       JG: Lo podemos meter. Cuando alguien dice que en España no podemos hacer etapas de montaña como las del Tour o el Giro no lleva razón. Podemos hacerlo pero como organizadores tenemos la obligación de proponer un buen producto. La Vuelta está a final de temporada y las piernas de los corredores pesan.

También vemos que a veces hay algo así como un “ciclismo control” con el que, con esas etapas, solo conseguimos cargar las piernas sin obtener los resultados que queremos. Creo que las etapas de un solo puerto merecen la pena y no hay tantas. Luego, hay etapas que si enlazamos muchos puertos como por ejemplo la de Andorra el año pasado.

-       LM: ¿En qué instante os dais cuenta de que hay que cambiar el rumbo? ¿Es una conversación? ¿un “feeling”?

-       JG: Es una cuestión de acción, reacción y, sobre todo, experiencia. Nos damos cuenta que al proponer cosas nuevas se genera expectación. Si hacemos Bola es porque el año anterior hicimos Valdepeñas en Jaén, porque fuimos capaces de meter la cuesta de El Escorial. Te vas dando cuenta de que las propuestas nuevas son bien acogidas y sigues esa línea.

-       Cuando salimos de Holanda fue un hito porque empezamos la internacionalización. Fue un duro estreno como Director. Pero vimos que la prensa empezaba a hablar de innovación ¿Qué es eso? ¿Hacer propuestas? Pues a eso nos dedicamos. Y siempre sin condicionar el recorrido a cuestiones económicas o estratégicas de cualquier otro tipo.

-       LM: La etapa de Holanda fue espectacular…

-       JG: Para que te hagas una idea: fuimos a Holanda, cruzamos Alemania y acabamos en Bélgica. Y luego hubo que traer a España toda la infraestructura de la carrera. Y todo ello con una eclosión de público que te hace darte cuenta de lo que significa la prueba. Toda esa gente sabía lo que era La Vuelta.

-       LM: Ser la tercera en el calendario supone tener un ojo puesto en lo que pasa en el Tour y otro en los Campeonatos del Mundo.

-       JG: Yo abrí ese debate: ¿estamos mejor antes o después del Tour? La conclusión es que estamos muy bien donde estamos. A partir de ahí, yo quiero que la gente venga a La Vuelta por la prueba, que los corredores la incluyan en su calendario al comienzo de temporada.

Dicho esto, no soy responsable de lo que pase en otras pruebas. En todo caso, mi casa es la misma casa que organiza el Tour y Christian Prudhomme es un compañero y un amigo. Te garantizo que no deseo por nada del mundo que haya percances o caídas en el Tour. Cuando un corredor se cae y se retira es algo muy frustrante. El año que vinieron Froome y Contador la gente decía que habían venido a La Vuelta por las caídas que sufrieron en el Tour pero lo cierto es que desde principio de temporada la tenían planificada.

Respecto al Campeonato del Mundo, es muy difícil que un candidato al arcoiris dispute la general y si así lo fuera y tuviera opciones de ganar no se va a bajar de la bici a cinco días de llegar a Madrid. Y a fin de cuentas, si puedo a tener a los mejores en la línea de salida mejor que mejor y luego Diós dirá porque tener a estos corredores es un espectáculo. En el Giro se han retirado los grandes esprinters ¿te molesta que se retiren? No te gusta pero lo que más te gusta es que estén el primer día en la salida.

-       LM: En muchas entrevistas te preguntan sobre quien o quienes van a venir, si has hablado con ellos… ¿Tienes que perseguir un poco a los corredores?

-       JG:   Yo hablo poco con los corredores. A partir de ahí intentamos hacer política explicativa, cierta pedagogía… Muchas veces con una comunicación pública y si algún corredor tiene alguna duda le brindamos la información que necesita. Algunas veces les pregunto y por lo que me dicen sé más o menos las posibilidades que tenemos. En todo caso, lo importante es decirle a la gente que esto es una “grande” y el que la gane es uno de los “grandes” del ciclismo.

-       LM: ¿Cómo funciona el negocio de La Vuelta? ¿No condiciona el recorrido?

-       JG: La Vuelta está organizada por una empresa privada que depende de sus recursos. Lo importante y principal es desarrollar una buena propuesta deportiva para que luego haya una buena situación comercial, televisiva, etc. A día de hoy tenemos mucha demanda para ir a distintos sitios pero no condiciona nada. Prueba de ello es que primero pensamos en el trazado y, a partir de ahí, buscamos la financiación. En todo caso, La Vuelta tiene que ingresar dinero y, además siempre lo hace por contraprestación. La Vuelta aporta a un territorio un retorno económico directo, promoción turística, el disfrute de un evento deportivo para los habitantes de esa zona...

-       LM: España es un país turístico y eso pesa ¿no?

-       JG: Somos un escaparate. Estamos en 190 países con la posibilidad que se da en el ciclismo de enseñar todo lo que tenemos. El año pasado La Vuelta fue vista por una audiencia acumulada de 360 millones de personas a nivel mundial. Eso es un valor. Donde más se ve La Vuelta es en los países que más contribuyen al consumo del turismo español: Holanda, Alemania, Italia, Dinamarca, Bélgica, Francia…

-       LM: ¿Cuánta gente se gana el pan con La Vuelta?

-       JG: Durante La Vuelta, todos los días, movemos entre 2500 y 3000 personas. Solo La Vuelta hace una contratación diaria de 1700 camas. Cada noche, La Vuelta contribuye en consumo hotelero por encima de los 250 millones de euros en los distintos territorios. La Vuelta es un gran evento deportivo que se mueve todos los días.

-       LM: ¿Cómo es la relación con ASO? ¿Dejas que te miren el folio con las notas? (risas)

-       JG: No solo les dejo el folio sino que además les pido el suyo. Tenemos una gran autonomía pero las sinergias nos han hecho crecer mucho. Hay que tener en cuenta que ASO es la empresa más grande del mundo a nivel de organización de eventos deportivos al aire libre.

-       LM: ¿Alguna vez te imaginaste que ibas a acabar de Director de La Vuelta? ¿De pequeño les decías a tus padres que querías dirigir pruebas ciclistas?

-       JG: (Risas) No, nunca. Nunca lo imaginé. Siempre me ha gustado el ciclismo. También me ha gustado la gestión de empresas y de hecho soy un gestor de empresa. De hecho, creo que el perfil de un Director en una empresa como Unipublic no debe ser el de una persona que solo sabe de deporte sino más de empresa.

-       LM: ¿Sales mucho? ¿Tienes grupeta?

-       JG: Tengo un grupo de amigos con los que salgo en bici de montaña. De vez en cuando salgo con una gente fantástica de Alpedrete, los Cuestucho. Mi problema es que el calendario me ocupa muchos fines de semana y es complicado mantener la regularidad. En todo caso, procuro estar en forma ya que me invitan a bastantes pruebas y hay que intentar dar una imagen digna (risas).

-       LM: ¿En qué momento te das cuenta de lo que significa ser Director de La Vuelta?

-       JG: Procuras huir de este tipo de cuestiones. El halago debilita. Este es mi trabajo, me encanta y me apasiona. Es una gran responsabilidad ya que La Vuelta no es solo una prueba deportiva sino también patrimonio del ciclismo, de nuestro país. Es un orgullo estar aquí sabiendo que solo hay tres personas en el mundo que dirigen pruebas ciclistas de tres semanas. En todo caso, sí que tengo claro que la fuerza que pueda tener es por La Vuelta no por “Javier Guillén”.

-       LM: ¿Quién es para ti un “hombre Vuelta”? Te digo los míos… Sean Kelly y Tony Rominger

-       JG: Umm… Yo podría estar de acuerdo con esos. Hay otro “muy Vuelta” que es Alberto Contador y es que tiene la magia de que cada vez que la ha corrido la ha ganado. También hay otros corredores que asocio mucho a La Vuelta como Bettini, Cancellara y no me puedo olvidar de Alejandro Valverde.

-       LM: Supongo que conocerás la anécdota de Lapize. Cuando ascendió por primera vez el Tourmalet acabó llamado asesinos a los organizadores ¿Te has visto en alguna situación comprometida?

-       JG: Esto es un reto. Hay que compaginar la parte humana y la épica. La combinación perfecta para nosotros está en las etapas con finales en alto. Esto lo entienden bien algunos corredores y otros no tanto. En todo caso, también te encuentras que en muchas ocasiones no lo entiende al que el perfil no le va bien.

Recuerdo la primera vez que se subió el Angliru. Yo no era Director todavía pero recuerdo que un corredor lo subió y se negó a cruzar la línea de meta para denunciar lo inhumano de la propuesta. El Angliru hoy es un referente ciclista que nos aporta una extraordinaria audiencia y potencia la cultura ciclista. Algo parecido nos pasó en el Cuitu Negro. En todo caso, lo importante es dosificarlo.

No podemos poner doscientos anglirus seguidos pero esos recursos son necesarios. El debate va a estar siempre.

       LM: Ha habido momentos históricos más allá del ciclismo. Por ejemplo, se me ocurre la vuelta al País Vasco en 2011… ¿Cuál es el más importante para ti?

-       JG: Precisamente, en ese caso, he reconocido que a nivel personal esa fue la etapa más emotiva para mi. En ese momento te das cuenta que en mi pequeña historia estamos haciendo historia. Treinta y tres años eran demasiados años sin que La Vuelta estuviera en comunión con lo que es seguramente una de las mejores aficiones del mundo. Y además, fue sencillo. Todos queríamos hacerlo.

-       LM: ¿Alguna más?

-       JG: La primera llegada a Bola. Por la dificultad que tuvo, porque he subido mucho a ella, porque vivo muy cerca y porque nos proporcionó algo muy importante: La idea de que no hay nada imposible.

-       LM: Yo recuerdo especialmente la Vuelta de 2012 ¿Qué piensa un organizador cuando le dicen que Contador está atacando en La Hoz sin señal de televisión?

-       JG: La historia se puede contar… La media de velocidad ese día reventó y técnicamente hubo un problema. En todo caso, esa etapa fue una belleza desde el minuto uno y la forma en que Alberto gestionó toda la etapa es un espectáculo. Luego Valverde y Purito dialogando… Y debo decir, sin un final en alto explosivo.

-       LM: Nadie imaginaba que pudiera pasar lo que pasó en esa etapa…

-       JG: Nadie lo creía pero ocurrió gracias al talento de Alberto. Lo que hizo fue mágico.

-       LM: Vamos con algunas polémicas… Parece que después de unos años moviendo y quitando gente del palmarés de las carreras la cosa se ha tranquilizado.

-       JG: Tengo la sensación de que hemos ganado una gran batalla. El ciclismo se ha dado cuenta del error en que estaba y se han puesto los medios para detectar y combatir el problema. Hoy se sabe que el que la hace la paga y no hay vacas sagradas. El dopaje mata nuestro deporte y debemos tener claro que no podemos ser condescendientes y bajar la guardia. Todo lo que hemos andado puede deshacerse rápidamente.

-       LM: ¿Y el dopaje mecánico?

-       JG: Tenemos una gran experiencia gracias al dopaje médico. Sabemos que todo lo que afecta a nuestra credibilidad mata a nuestro deporte. Por eso lo estamos persiguiendo desde el minuto uno. En todo caso, me quedo con el mensaje rotundo de todos los corredores que incluso han pedido sanciones de por vida.

-       LM: Te confieso que eso me llama la atención. Veo declaraciones muy duras hacia este tipo de dopaje que no se hacían ni se hacen respecto a la trampa biológica.

-       JG: A lo mejor antes no se expresaban tan duramente contra el dopaje médico pero ahora sí lo hacen. En todo caso, me quedo con la contundencia de la reacción.

-       LM: Hablamos de que La Vuelta es un éxito, de que todo ha cambiado a mejor pero parece que siempre que hay alguna discusión respecto al calendario o la duración de alguna de las tres grandes a la única que se mete en el debate es ella…

-       JG:  Es un problema de país. En España nos encanta lo que somos y cuando salimos fuera defendemos lo nuestro. Pero, sin embargo, nos gusta también mucho lo de fuera. Los españoles queremos mucho a nuestra Vuelta pero no estamos en la misma clave que franceses o italianos. A partir de ahí, el debate de las dos o tres semanas siempre ha existido.

Parece que ahora, a partir de unas declaraciones del presidente de la UCI, el foco está en La Vuelta pero no es verdad. El debate es sobre todo el calendario. En todo caso, el único que a día de hoy puede decidir la duración de La Vuelta es el organizador y las tres semanas son un derecho histórico.

No me niego al debate pero siempre te diré: jamás quitarle una semana, nunca solos. No sirve de nada quitar una semana si vienen los mismos corredores, si no se gana en espectáculo, si no vas a crecer como carrera y como deporte… Al final del análisis, la conclusión es que debemos seguir teniendo tres semanas. Somos una grande… ¿qué sentido tiene quitarle una semana? ¿qué sentido tiene tocar algo que funciona?

-       LM: El debate de la seguridad es importante. Etapas suspendidas por metereología, accidentes en carrera con los vehículos de organización…

-       JG: Hay un debate lógico y normal. Siempre ha habido accidentes pero parece que ahora hay más. Se están revisando los protocolos para que todos los que conduzcan vehículos en carrera tengan una experiencia contrastada, asegurarnos de que en carrera solo están los vehículos estrictamente necesarios y que toda la circulación alrededor del pelotón se lleve con una extrema sensibilidad. Justo ahora la CPA ha hecho una serie de propuestas a las que estaremos muy atentos. El problema existe y estamos encima de ello.

-       LM: ¿Y cuando oyes hablar a Bugno de “baño de sangre”?

-       JG: No ayuda. Y escuece porque en algunas declaraciones parece como que el organizador tiene voluntad en que esto ocurra. El que lo dice sabe que no es así y, finalmente, no quiere decir eso.

-       En ese momento de efervescencia esas declaraciones no iban a cambiar la situación y si embargo sí que aumentaban la tensión. Acabó La Vuelta y dijimos “es el momento de hablar” y ha pasado mucho tiempo hasta que se han hecho propuestas. Es verdad que se ha estado trabajando soterradamente pero es lo que nosotros decíamos, hay que hablar ahora, en periodos valle.

-       Finalmente, todos los que hemos intervenido en el debate sobre los vehículos en carrera (UCI, equipos, corredores, etc) hemos concluido que las carreras no se pueden gestionar sin coches y motos. Todos sabemos que seguirá habiendo accidentes pero habrá que poner todos los medios posibles para intentar que no se produzcan.

-       LM: Tengo un Puerto en mi pueblo y estoy convencido de que puede ser un final espectacular para La Vuelta

-       JG: Pues mándanos la información a nuestra cuenta de correo electrónico. La Vuelta se nutre de la información que le hace llegar mucha gente. En todo caso, lo importante es que la gente cuando vea un puerto no se centre en si es más o menos duro. Hay que tener en cuenta que hay que montar una infraestructura mínima

-       Te pongo un ejemplo. En Asturias hay un puerto que se llama el Gamoniteiro y tenemos muchos mensajes pidiendo que se haga un final allí. Pues bien, no puede ser porque no reúne las condiciones necesarias para montar la infraestructura mínima que requiere una llegada. Lo hemos visitado, revisado… y es imposible.

-       Otro elemento importante es que a veces para los profesionales un puerto no es tan duro como podría parecerle a un ciclista que no es profesional.

-       En todo caso, animo a que nos envíen las propuestas.

-       LM: Supongo que no tendréis un testeador de puertos en plantilla…

-       JG: (Risas) No, no, claro. Es más fácil que todo eso. Lo primero, solemos tener amigos o colaboradores que viven por la zona. Luego están los directores técnicos y te confieso que una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es coger el coche y escaparme a echar un vistazo a algunas de las propuestas que recibimos.

-       LM: La pregunta obvia… ¿A quién quieres en La Vuelta?

-       JG: A todos. Quiero a Contador, Nibali, Aru, Froome, Valverde, Samuel Sánchez, a Nairo que ya está confirmado y le estoy muy agradecido. Me conformaría con tener la misma participación del año pasado y además Alberto Contador.

 

Terminamos la entrevista tras más de una hora de conversación. Al salir, el camarero se acerca y con tono cariñoso se queja: “este año no pasa La Vuelta por aquí”. Javier le responde amable, que no se preocupe, que volverá por el Puerto. Así es la vida de un Director de La Vuelta a España.

x