Test: Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS, una gravel en busca de la máxima polivalencia

Gravel al completo

Facebook
Twitter
Whastapp
Autor Maillot Iñaki Gavín
Autor de la fotoMariano Herranz

Fecha de la noticia 06/07/2022


La segunda generación de la Trek Checkpoint amplía su rango de uso, su capacidad de carga y gracias al IsoSpeed mantiene intacta la comodidad y la suavidad de marcha. Su nueva geometría la hace más estable y noble a alta velocidad y pone el foco hacia un gravel más completo y polivalente.
Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Geometría polivalente, aptitudes para gravel técnico, múltiples anclajes y posibilidades para bikepacking, estabilidad a gran velocidad, estética y acabados, suavidad y rendimiento del IsoSpeed, buena relación entre montaje de calidad y precio.
Después de haberla utilizado durante más de 5 meses me siento incapaz de ponerle una sola pega salvo la pérdida de los dos tapones de plástico de las roscas para los portabultos.

El gravel no solo es una disciplina en auge y en constante crecimiento, no solo parece haber madurado sino que ha emprendido su propio camino “emancipándose” casi por completo de las bicis de carretera. Esta evolución ya la pudimos comprobar la temporada pasada, pero ha sido este año cuando se ha hecho mucho más evidente. La nueva Trek Checkpoint podría ser el ejemplo que mejor representa ese alejamiento de los tradicionales cánones que las bicis de carretera representan apostando por geometrías, tecnologías y conceptos que dan como resultado bicis más capaces, rápidas y divertidas sobre terrenos más técnicos.

De todo ello te hablamos en el BikeCheck que hemos realizado tras rodar muchos días con la nueva Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS, y que puedes ver a continuación:

Una Checkpoint, tres opciones

El modelo Checkpoint nace en la primavera de 2018 y aunque la compañía americana ya tenía algunos modelos compatibles con el uso fuera del asfalto se puede decir que esa primera generación de Checkpoint es la primera Trek diseñada específicamente para la modalidad de gravel. En esta segunda entrega Trek ofrece tres cuadros diferentes para que elijas la Checkpoint que mejor se adapta a tu estilo de hacer gravel. La SLR es el cuadro más refinado y avanzado de las tres, tiene un peso de 950 gr y está fabricado en carbono OCLV 700. Como habrás imaginado la SLR está más orientada hacia la competición y al “gravel race” de alto rendimiento. El modelo SL, que es el que he probado, tiene un peso de 1.150 gr y está fabricado en carbono OCLV 500. Como veremos más adelante los modelos SL están más enfocados al gravel de aventura, grandes viajes con carga y terreno más técnico pero sin dejar de lado el rendimiento. Por último está la Checkpoint ALR, fabricada en el aluminio Alpha 300 de Trek. Además de ser el modelo económicamente más “asequible” de los tres también ofrece la posibilidad de disfrutar de la nueva Checkpoint a los incondicionales del aluminio.  

Cuadro nuevo

Podríamos estar hablando durante horas acerca de todas las novedades que incorpora el nuevo cuadro full carbon OCLV serie 500 de la Checkpoint. Estéticamente tanto el diseño como los detalles y acabados están a la altura de lo que esperas de una Trek, es un gusto comprobar la simpleza, las buenas soluciones constructivas y lo bien rematado que está el conjunto. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es el acertado guiado interno del cableado por la zona frontal de la bici. Una solución estéticamente limpia, bien resuelta y que nos va a permitir colocar cualquier tipo y tamaño de bolsa en la parte delantera sin tener que andar haciendo malabarismos para no estrangular las camisas de los cables o para evitar que las propias fundas marquen o rocen el cuadro. Tan solo comentar que este enrutamiento frontal es el mismo que ya vimos en la Émonda. El paso de rueda ha crecido admitiendo ahora hasta un máximo de 700x45 mm o 27.5x2.1” algo que se agradece enormemente sobre todo en una bici con “aspiraciones” aventuras como esta. Precisamente pensando en este tipo de usuarios y en ese tipo de terreno la nueva bici incluye un generoso protector de goma para mantener a salvo la parte baja del cuadro. Si tienes claro que no te vas a mover en un entorno tan radical con tan solo aflojar dos tornillos puedes quitar el protector y dejar el cuadro sin esa pieza de goma. Para evitar que la cadena “chupe” hacia dentro la bici cuenta con una minimalista y bien diseñada pieza que evita que esto ocurra. Para terminar, una buena noticia para los fans de las telescópicas, la nueva SL admite su uso incorporando la salida y entrada del cable para su instalación.

Te puede interesar...

Test: Trek Checkpoint SL 5

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS

Al fin del mundo

Sin renunciar a su esencia, como ya he dicho antes, la nueva Checkpoint SL se aleja del asfalto y se adentra de lleno en el gravel de aventura y el bikepacking. Si decides hacer un largo viaje esta bici será tu fiel compañera ya que cuenta con más de 25 orificios roscados para instalar portabidones (hasta 4 en tallas grandes), guardabarros, bolsa delantera, trasera, en el cuadro, en la horquilla…vamos que posibilidades no te van a faltar. Estéticamente están muy bien integrados de tal manera que si no los utilizas van ocultos bajo un tapón de goma y así no llevas la típica bici que parece que va “agujereada” por todos lados. Echa un ojo a los anclajes de la horquilla (tres en cada lado) o los del cuadro y verás lo bien integrados y rematados que están. No sé si solo será en la unidad que yo probé pero durante el tiempo que he tenido la bici (que han sido bastantes meses) he perdido dos tapones de plástico. No es un fallo importante, le puse unos un poco más gruesos que tenía y todo perfecto, pero sería una lástima y algo injusto que después de hacer un buen trabajo solo se hablara de que el tapón de goma a veces se cae.

Como todas las Trek de nueva generación aprovecha el interior del tubo principal para poder transportar y almacenar una cámara de recambio, un multiherramienta, cartuchos de CO2, desmontables, comida energética, dinero o incluso una chaqueta cortavientos ligera. Como ya comenté hace apenas unos meses al probar la Top Fuel la tapa es 100% estanca y la maniobra de abrir y cerrar es rápida, sencilla y se realiza sin necesidad de herramientas. Para transportar el material la bici incluye la bolsa de almacenaje Bontrager BITS fabricada en tejido flexible y resistente y que de paso evita vibraciones y molestos ruidos. Para extraerla de manera sencilla cuenta con un tirador tipo lengüeta. 

Geometría

Es sin duda la principal novedad de esta bici y, sin embargo, no está a la vista, lógicamente hablamos de la geometría. La nueva Checkpoint, siguiendo con la tendencia actual de la gran mayoría de los fabricantes en bicis de montaña, nos ofrece un triángulo principal más largo con un top tube que crece 20 mm con respecto a la versión anterior. Las vainas también aumentan 10 mm en longitud hasta los 435 mm dando como resultado una bici de 1033 mm entre ejes, casi 30 mm más larga que su predecesora. Para que te hagas una idea, las vainas de la Trek Supercaliber (la Trek de XC Race) tienen una longitud de 430 mm, es decir 5 mm más cortas que las de la Checkpoint. Otro ejemplo, las vainas de la Top Fuel que probé en MTBpro hace tan solo unos meses miden exactamente lo mismo que los de esta Checkpoint. Con estos dos ejemplos lo que te quiero decir es que esta bici cuenta con una geometría mucho más polivalente y “gravelera” que el anterior modelo.

Basta con pedalear por caminos y pistas rápidas para darte cuenta de la estabilidad y aplomo que transmite la bici cuando empezamos a ganar velocidad. Cuando metes plato grande y te pones a apretar de verdad la bici es una auténtica locomotora noble y muy cómodoa, es una gozada notar como acelera y como pasan los kilómetros sin la exigencia muscular, tanto de brazos como de piernas, de otros modelos más radicales que hay en el mercado. Pedaleando de pie y haciendo fuerza sobre los pedales los cambios de ritmo son rápidos y eléctricos, la bici se muestra reactiva incitándote a exprimirte siempre un poco más. A ritmo alegre el paso por curva es noble y muy preciso incluso en terreno suelto. La posición de conducción, ahora un poco más retrasada con respecto al anterior modelo, es más natural y eficaz cuando llega la hora de apurar la frenada y meter la bici en la curva.

Vale, una bici más larga es siempre una bici más estable y por consiguiente más segura, pero entonces ¿que pasa cuando llegan los senderos estrechos y revirados? Con con el fin de compensar ese aumento de tamaño del cuadro y que la bici no pierda “nervio” y agilidad cuando llegan las curvas cerradas los ángulos de sillín de 73.7º y sobre todo el de la dirección de 71.6º (ambos en talla 52) se han mantenido sin cambios con respecto al anterior modelo. La longitud de la potencia se ha recortado en 10 mm, siendo de 80 mm en la talla 52 que yo he probado. Esta solución no les ha podido dar un mejor resultado, en curvas, giros cortos, cambios de trazada o en terreno más técnico la bici se muestra alegre, reactiva y siempre acompaña de manera activa a cualquier insinuación que le haces desde el manillar sin mostrarse perezosa o poco “colaborativa”. 

Doble plato sí, doble plato no

Yo creo que más que un debate en si mismo se trata de una decisión personal. Cada uno sabe, o debería saber, el uso que va a hacer de su bici, el terreno por el que va a pedalear, la distancia, el tiempo, el desnivel y el ritmo de sus salidas, sus preferencias, su nivel físico, etc, etc. Aún así, en bicis como esta Checkpoint SL 7, diseñada para un gravel más aventurero y para grandes viajes con carga el doble plato delantero supone una gran ventaja y un factor determinante a favor. No hay nada más desesperante y desagradable que comenzar un viaje de varios días, cargado hasta las trancas y en la primera rampa darte cuenta de que vas corto de desarrollo. De hecho, dentro de las tres Checkpoint SL que conforman la gama tan solo hay un modelo con monoplato. La SL 7 viene montada con el eficaz Sram Force eTap AXS, el rendimiento y el tacto es extraordinario, ofrece prestaciones y sensaciones de grupo tope de gama. Delante lleva 43/30 y detrás monta un casete 10-36 de 12 velocidades, así que puedes estar tranquilo que no te vas a quedar sin desarrollo. Un detalle a tener en cuenta, si vas a hacer un viaje largo tipo Montañas Vacías o Montsec Bikepacking Loop y vas a estar alejado durante muchos días de la “civilización” asegúrate de que las baterías estén al máximo o de llevar el cargador contigo por si fuera necesario.

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS

Isospeed, comodidad sin perder velocidad

Aunque antes ya he adelantado algunas de las sensaciones de la bici nada más comenzar a dar pedales te das cuenta de que la Checkpoint va a ser una bici cómoda, y además esto es algo que ella misma te lo va a demostrar a las primeras de cambio. En cuanto te salgas del asfalto y entres en una pista o en un camino vas a darte cuenta del buen trabajo en el diseño y disposición de las fibras de su cuadro de carbono y sobre todo vas a querer que le hagan un monumento al que inventó el IsoSpeed. Desde su lanzamiento, en 2012, el IsoSpeed ha sido una de las tecnologías más exitosas y que mayor prestigio le ha reportado a la marca americana, de hecho, a día de hoy, se monta en muchas de sus bicis, tanto de montaña como de carretera. El IsoSpeed permite que el tubo del sillín y el tubo horizontal sean independientes con lo que se consigue que el tubo del sillín tenga un cierto movimiento de flexión según se va encontrando obstáculos por el camino. Todo esto se logra manteniendo la rigidez estructural del cuadro, sin variaciones en la geometría pero añadiendo niveles de absorción vertical imposibles de alcanzar en un cuadro convencional. En marcha la suavidad de la bici y el constante rendimiento del IsoSpeed dan como resultado una de las gravel más “deliciosas” y agradables de conducir del momento, no es “propaganda barata” la absorción vertical y la filtración es real. Es una autentica gozada rodar por pistas y veredas a ritmo alegre sintiendo la velocidad y notando en tus manos la eficacia de este sistema. Sería injusto no decir que los 25 mm de ancho interno de las Bontrager Aeolus Pro 3V y las cubiertas de 40 mm también son un factor clave en la comodidad de marcha del conjunto de la bici. Permiten dos cosas: que el neumático “calce” a la perfección y el poder llevar presiones algo más bajas aumentando la suavidad, el soporte y el confort pero sin peligro de pinchar. 

El límite lo pones tú

Tranquilo, si te gusta hacer senderos, pistas de montaña y, en general, un gravel más agresivo y cañero no vas a tener problema. La clave del buen rendimiento de esta bici está en su cuadro, todo gira en torno a el y su acertada geometría. En giros cerrados y tramos más revirados y técnicos la bici responde a la perfección reaccionando con soltura, control y facilidad ante cualquier imprevisto o cambio de trazada. La conducción es fácil, segura y muy divertida, tendrás que hacer mucho el animal para sacarla de su enorme zona de confort, viendo las cualidades de la bici incluso me atreví a darle a unas largas mesetas que había en la zona donde hicimos las fotos y aunque no son precisamente pequeñas me las salté sin problemas. En senderos mixtos con contínuos sube-baja la bici te saca la sonrisa mostrándose capaz y resolutiva y permitiéndote desde una conducción tranquila hasta ir en zona roja jugando a apurar los limites del sendero. Todo ello con la misma facilidad y sin la típica sensación de estrés o de ir al borde del “sartenazo”.

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS

Cosas de familia

La gama Checkpoint SL 2023 está compuesta por 3 modelos, todos ellos comparten el mismo cuadro de carbono. Se fabrica en seis tallas, desde la 49 hasta la 61 todas con ruedas de 700c. También está disponible la opción de adquirir el cuadro por separado para hacerte un montaje a la carta. 

Trek Checkpoint SL 5: 3.599 €

Trek Checkpoint SL 6 eTap: 4.099 €

Trek Checkpoint SL 7 eTap: 6.099 €

Cuadro Trek Checkpoint SL: 2.499 €

Detalles de la bici

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Frenos

Aunque siempre he reconocido mi predilección por lo frenos de disco Shimano, os confieso que el rendimiento, la progresividad y el tacto de estos Sram Force han hecho que vuelva a considerar de nuevo mi opinión. Tienen un magnífico tacto, son progresivos, fiables y 100% estables en descensos largos. Los bonitos discos de 160 mm (center lock) tiene mordida más que de sobra incluso en bajadas largas y técnicas o con la bici cargada hasta los topes con bolsas de bikepacking.

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Grupo

En febrero del 2019 Sram lanza el AXS, su primer grupo con cambio electrónico inalámbrico. Desde entonces lo he probado en todo tipo de bicis, tanto de montaña como de carretera y nunca me ha defraudado. El funcionamiento y el tacto del Sram Force eTap es de grupo tope de gama, si me apuras es casi tan preciso, rápido y silencioso como el Red. Puede que en una bici de carretera la diferencia sea más acusada pero en una gravel tendrás que ser muy fino para poder apreciarla, posiblemente la principal diferencia se encuentre en el mayor peso del Force frente al tope de gama de la marca americana. La extraordinaria ergonomía de las manetas se adapta a casi cualquier tamaño de mano haciendo muy segura la conducción cuando pedaleamos apoyados en la parte alta de los mandos.

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Ruedas y neumáticos

Las Bontrager Aeolus Pro 3V son unas resistentes y ligeras ruedas de carretera de carbono que se adaptan perfectamente a un uso gravel y a una bici como la SL 7. Tienen 24 radios, una anchura interna/externa de 25/32 mm, montan el buje Rapid Drive 108 y tienen un peso de 720 g la delantera y 855 g la trasera. Por sus medidas son ideales para “calzar” cubiertas de gravel ya que nos van a permitir rodar con presiones mas bajas aumentando el confort y la tracción en terrenos técnicos pero sin sacrificar prestaciones cuando llegue el momento de correr. No tienen límite de peso para el ciclista y tienen garantía de por vida. Como se suele decir en estos casos, son unos ruedones. Si las vas a utilizar por carretera o como rueda muy rodadora no olvides que Bontrager no recomienda utilizar un diámetro inferior a 32 mm.

Las Bontrager GR 1 Team Issue de 700 c x 40 mm me han convencido. Son rápidas, silenciosas y suaves en pistas rápidas y carretera de asfalto roto pero cuando te pasas al sendero agarran y traccionan con eficacia y mucha seguridad. El ancho de 40 mm ofrece

Probamos a fondo la Trek Checkpoint SL 7 eTap AXS
Puesto de mando

El manillar de aluminio 6061-T6 Bontrager Elite Gravel de 40 cm de ancho es cómodo, tiene una caída de 128 mm y 13º de apertura que hacen que llegues perfectamente a las levas de freno desde cualquier posición sobre la bici. Personalmente, para una talla 52, me hubiera gustado más el manillar de 42 cm de anchura en lugar del de 40 cm. Las puntas se abren 4 cms a cada lado en relación a mismo modelo de carretera. Tiene un peso de 314 gr. La potencia de aluminio Bontrager Pro Blendr de 80 mm de longitud es compatible con el sistema Blendr para integrar de manera sencilla luces, gps, un ciclocomputador o cualquier otro accesorio en el manillar. La confortable y adherente cinta de manillar es la Bontrager Supertack.

Tija y sillín

El sillín Bontrager Verse Comp con raíles de CroMoly tiene una longitud de 270 m, una anchura de 155 mm (145 mm en tallas 54-56-58-61) y un peso de 315 gr. Personalmente me ha resultado muy cómodo y firme; las suaves formas hacen que no moleste ni se enganche cuando te pones de pie y echas el culo hacia atrás en una bajada técnica. La tija Bontrager de 330 mm de longitud es de carbono (diámetro 27.2 mm) y tiene un retroceso de 8 mm.

Más información


Facebook


Precio

6.099 €


Peso

8,8 kg en talla 52

No te pierdas nada

¿Quieres estar al tanto de todas las novedades de Maillot Mag?
Suscribete a nuestro newsletter para no perderte el mejor contenido relevante, novedades, opinión, podcast, etc.