Válvula Presta (fina) y Válvula Schrader (gorda) ¿En qué se diferencian?

¿Nunca os ha pasado que vais a hinchar la rueda de la bici y vuestra bomba solo tiene boquilla para válvula fina (válvula Presta) o gorda (Válvula Schrader) y vuestra cámara tiene la válvula contraria? A continuación os contamos las diferencias.

Válvula Presta en rueda de ciclismo de carretera
Autor Maillot Iván Tomas Bayón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia20/09/2019


Como todo el mundo sabe, inflamos las ruedas de nuestras bicicletas a través de las válvulas que hay en las cámaras. Estas permiten el paso del aire dentro de la cámara y además mantenerlo para que nuestra rueda funcione correctamente.

Hay dos tipos de válvula, la más común, la válvula Presta o como los “terrestres” la conocemos, “valvula fina”. Esta se diferencia porque su cuerpo es más alargado y estrecho. El final de la válvula tiene un pequeño tapón que para permitir la entrada y salida de aire se debe aflojar. Este tapón roscado es el que garantiza que las ruedas no pierdan presión.

Te puede interesar: La presión adecuada para nuestros neumáticos

Al ser tan estrecha y alargada, es necesario tener una bomba compatible con este tipo de válvula, ya que si usas una boquilla de válvula gorda terminaras deshinchando la rueda en vez de producir el efecto contrario que es el que buscabas.

Además, el agujero de la llanta debe ser adecuado para que la válvula fina pueda pasar y cuando esté montada no se mueva. Para que no oscile, también se utiliza una pequeña arandela con rosca que hace que la válvula se quede fija a la llanta. A la hora de hinchar una rueda que tenga este tipo de válvulas, es recomendable hacerlo con una válvula de pie, si lo haces con una de mano, hazlo con cuidado de no mover mucho la válvula mientras la inflas ya que puedes doblarla o partirla.

En cambio, la válvula Schrader, popularmente conocida como válvula gorda, como bien dice su nombre, es más ancha. Por lo tanto es más sólida y resistente, pero también más pesada.Este tipo de válvula es la que encontramos en los neumáticos de coches y motos de forma habitual y no necesita ningún tapón. El hecho de que este tipo de válvula sea tan común hizo que durante años algunos ciclistas decidieran hacer sus llantas de bicicleta “compatibles” con válvula Schrader usando taladro y broca. Por supuesto, esto no es en absoluto recomendable ya que ponemos en peligro la integridad de la llanta.

Para la válvula Schrader se necesita una boquilla específica de bomba, ya que la boquilla para válvula Presta no entra. En este caso es simple inflar una cámara de este tipo, ya que solo hay que meter a presión la boquilla de la bomba en la vávula y comenzar a inflar. Para quitar aire a estas cámaras, deberás coger algún objeto con un poco de punta, como por ejemplo unas llaves y aplicar presión en el centro del final de la válvula, donde encontrarás un pequeño pitorro que debes apretar.

Te puede interesar: Neumáticos para bicicleta de carretera, las claves

La elección de un tipo de válvula a otra no te va a hacer mejorar tu nivel de pilotaje, pero siempre es bueno saber este tipo de consejos para posibles problemas que te surjan en el taller o en medio de una salida. En todo caso, en el mundo de la bici de carretera la válvula Presta es la habitual y estandarizada. En ciclismo de montaña todavía hay ciclistas que montan válvula Schrader pero es algo que está cambiando rápidamente y la Presta también se está imponiendo.

La razón principal de que la válvula Presta haya acabado siendo la más común en el ciclismo es debido a que por su diseño y concepto es la más adecuada técnicamente para contener cantidades bajas de aire a alta presión y garantiza una menor pérdida de aire. Además, en el caso del ciclismo de carretera, tenemos distintas longitudes de válvula que hacen que la cámara pueda usarse en ruedas con distintos perfiles de llanta.

x