Qué bicicleta usar para ir al trabajo

Cuando te planteas comenzar a moverte en bicicleta, una de las dudas que te puede surgir es qué tipo de bicicleta utilizar. En este artículo analizamos todas para que decidas cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades.

Qué bicicleta usar para ir al trabajo
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Archivo

Fecha de la noticia07/11/2021


Ir en bicicleta al trabajo es el primer paso para cambiar tus hábitos y pasarte a una movilidad activa. Estarás iniciando el camino hacia una vida sana, ya sea por tu propia salud o por la del planeta.

Una vez que has decidido que la mejor forma de moverte por tu ciudad o pueblo será en bicicleta, tienes que pararte a pensar si la bicicletas que tienes, si es que tienes, te sirve para los trayectos que estás pensando hacer. O, mejor dicho, si es la más adecuada. Porque servirte, siempre y cuando esté en buenas condiciones, te sirven todas.

¿Conoces los diferentes tipos de bicicletas urbanas que existen? Vamos a analizarlos uno a uno para que, después de leer este artículo, puedas decantarte por uno.

Bicicleta de montaña

Es muy probable que en tu casa ya tengas una bicicleta de montaña y te estés planteando utilizarla para moverte por la ciudad. Puede ser una buena opción para comenzar a usar la bici como tu medio de transporte habitual, hasta que te sientas cómodo y veas que, efectivamente, ya no vas a volver al coche

Las ruedas de montaña son ideales para tus salidas de fin de semana por el monte pero, sin embargo, no son las más adecuadas para la ciudad. La rueda más gruesa y taqueada, característica de leste tipo de bicis, hará que te desplaces más despacio. Por otra parte, la suspensión en asfalto es sinónimo de ir dando saltitos continuamente encima de la bicicleta, aunque tendrás la opción de bloquearla.

Conclusión: ¿puedes utilizarla para ir al trabajo? Sí, llevarte te va a llevar. ¿Es la más adecuada? No, existen bicicletas más cómodas para moverte por la ciudad.

Bicicleta plegable

Bicicleta plegable

Las bicicletas plegables están en auge, sobre todo en las grandes ciudades. Y es que presentan dos grandes ventajas frente a las bicicletas convencionales: ocupan poco espacio y puedes llevarla sin problema en cualquier transporte público, independientemente del horario, ya que en muchas ciudades en horas punta no te dejan llevar tu bicicleta convencional, solo ls plegables.

Bicicleta plegable

No todo son ventajas: al tener las ruedas más pequeñas, no irás tan rápido y tendrás que pedalear más que en una bicicleta convencional

Conclusión: si tienes poco espacio para guardar la bici en casa o combinas el transporte público con tus desplazamientos en bicicleta, esta es la mejor opción para ti. Si por el contrario tienes mucho espacio para guardar tu bicicleta en casa y siempre usas un único medio de transporte, sigue leyendo porque vas a encontrar una bicicleta que se adapta mejor a lo que estás buscando.

Bicicleta holandesa

Bicicleta holandesa

Les llamamos bicicletas holandesas a aquellas que predominan en el norte de Europa, un día os contaremos de dónde viene el nombre, pero eso lo dejamos para otro artículo. 

La principal ventaja de las bicicletas holandesas es que tienes una postura muy cómoda, erguida, con la espalda recta... Ideal para usarla diariamente y evitar dolores de espalda y que se te carguen las lumbares. También tienen unas ruedas más grandes que te facilitarán los desplazamientos.

Bicicleta holandesa

Las desventajas son muy claras también: son bicicletas pesadas y que ocupan bastante espacio.

Conclusión: si tienes espacio para guardar la bici en casa y no tienes pensado combinar diariamente el transporte público con la bicicleta, este es el modelo más adecuado para ti. Si, por el contrario, tienes poco espacio en casa o vas a ir diariamente en metro y bici, hay otros modelos que se pueden adaptar mejor a tus necesidades.

Bicicleta fixie

Una cosa es evidente, las bicicletas fixie están de moda, aunque no tanto como hace unos años atrás, que parecía que para ser el guay de la ciudad tenías que montar una bicicleta de este tipo.

Con ella estarás a la última. No podemos negar que son muy estilosas y que a cualquier persona le quedan bien. Además pesan poco y no ocupan demasiado. No llega a ser una bicicleta plegable ni mucho menos, pero el espacio que necesita es muchísimo menor que el de una bicicleta holandesa.

Para quien no las conozca, este tipo de bicicletas se caracterizan por tener una sola marcha y no tener punto muerto. Es decir, se avanza, se frena y se da marcha atrás usando los pedales.

Bicicleta fixie

Y claro, teniendo en cuenta cómo son las fixie, tienen un gran inconveniente que te perjudica más o menos según dónde vivas y el desnivel que hagas a diario con tu bici: tener solo una marcha.

Conclusión: si prefieres esforzarte en lo que toca pero no mucho más, esta bicicleta no es para ti. Sin embargo, si te gusta ir a la moda cueste lo que cueste, este es el modelo que más se va a adaptar a ti.

Posiblemente, después de haber leído este artículo ya sabes qué bicicleta es la más adecuada para ti. ¿Lo tienes claro?

x