Bicis Míticas: Lotus 108

Barcelona, 1992. Poco más de 4 minutos de persecución en pista y Chris Boardman consigue la medalla de Oro olímpica para Reino Unido tras 72 años sin ellas. 4 minutos sobre un monocasco de carbono con una horquilla y trasera monobrazo. Era la Lotus 108

Bicis Míticas: Lotus 108
Autor Maillot Alberto Álvarez
Autor de la foto
Lotus

Fecha de la noticia14/04/2022


Durante la década de los 80 el ingeniero inglés Mike Burrows se dedicó a moldear bicis monocasco. Sí, Mike buscaba como un loco la mejor relación entre rigidez y aerodinámica para conseguir la bicicleta más rápida nunca fabricada.

Potencia de Lotus, alma de Lotus

Como en esa época el fabricante inglés Lotus tenía una bien ganada fama a nivel de ingeniería, sobre todo por su rendimiento en la Fórmula 1, los amigos de Lotus pusieron la ingeniería, los millones y el túnel del viento, para que Mike Burrows pusiera las ideas. La Federación Inglesa de Ciclismo por otro lado, puso las ganas para llevar al "país de la hora del té" a ganar una medalla Olímpica de oro en ciclismo. 72 años sin ellas eran muchos y el nombre de Lotus junto al de la promesa Chris Boardman sonaban a gloria.

El proyecto, que fue retrasado en cierto modo por la UCI cuando en 1987 decidieron que los cuadros monocascos estaban prohibidos, siguió adelante a pesar de las pegas de la misma UCI y de los fabricantes ingleses, para convertirse en una posibilidad muy real. A finales de 1990 de nuevo los amigos de la UCI decidieron que el monocasco estaba permitido. Y todo eso a poco más de un año de las Olimpiadas de Barcelona 92. 

Con el “ok” de la UCI, Lotus Engineering junto a Burrows se pusieron a trabajar a destajo en los modelos 108 (monocasco y monobrazo delante y detrás) y 110 (modelo para contrarreloj sin tirantes traseros, monocasco y con horquilla convencional).

El Lotus 108, que es el modelo que usó Boardman en la prueba de 4.000 metros de persecución contaba con la peculiaridad, además de tener el cuadro en carbono monocasco, que la horquilla contaba solo con la pata derecha y en la trasera solo con la vaina derecha.

La idea de Burrows es que con esta configuración, el cuadro contara con poco más de una pulgada (25,4mm) de sección frontal, para que la penetración aerodinámica (ruedas, componentes y corredor a parte) fuera lo mejor posible. Y en esto Lotus tenía mucho que ver, por la capacidad de ingeniería y de trabajar en el túnel del viento.

Si tenéis un rato, no dejéis de ver el vídeo de Boardman de persecución de Barcelona 92, porque la bici de su contrincante, el alemán Jens Lehmann es todo un poema en comparación con la Lotus 108 del inglés.

En todo el proceso de fabricación y desarrollo de la 108, Burrows fue el alma a nivel de ingeniería y el corredor inglés Chris Boardman, el que supo entender la filosofía tan radical del diseño de la Lotus, para adaptar su pedalada a un prototipo que bajaba la posición encima del manillar de manera exagerada en comparación a lo que había en esa época, cosa que a la vez fue todo un hándicap de cara a que la UCI, metro en mano, diera por correcta la geometría y diseño de la Lotus 108.

Bicis Míticas: Lotus 108

Había que ver las caras en el resto de equipos: se rascaban la cabeza al ver que una especie de bici con el adhesivo de Lotus revolucionaba el velódromo. Sin duda fue el inicio de un aumento de inversión en I+D sobre todo en los equipos que competían contra el crono.

En total se fabricaron 15 unidades de la 108 en 1991 más tres cuadros para utilizar en las Olimpiadas de Barcelona. Y para los que tenían 15.000 libras en ‘cash’ de la época, tuvieron la suerte de tener ocho unidades replica para comprar. La mayoría de esas 15 andan por museos de medio mundo, sobre todo en Reino Unido. 

x