Juegos Olímpicos de Tokyo 2020: Un aplazamiento triste e histórico

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 estaban heridos de muerte desde hace días pero sus organizadores se resistían a aplazar un evento que ya se canceló en esa misma ciudad japonesa en 1940.

Juegos Olímpicos de Tokyo 2020: Un aplazamiento triste e histórico
Autor Maillot Luis M. Del Cerro
Autor de la foto Archivo

Fecha de la noticia22/03/2020


Es la segunda vez que unos Juegos Olímpicos sufren una cancelación o un aplazamiento en Tokio. La primera vez fue en los juegos de 1940 y aunque para el ataque a Pearl Harbor todavía quedaba un año la política expansionista de Japón en China supuso su cambio de sede a Helsinki. La decisión fue tomada en 1938 y, obivamente, no se llegó a aplicar. La ciudad finlandesa no puedo albergar los Juegos por culpa de la Segunda Guerra Mundial.

Y es que la guerra ha sido la principal causa de cancelación de unos Juegos Olímpicos. Además de las ya mencionadas olimpiadas de Tokio-Helsinki también se cancelaron los juegos de Berlin de 1916 por la Primera Guerra Mundial y los de Londres 1944 por la Segunda.

El terrorismo también ha intentado parar juegos olímpicos pero sin conseguirlo. El caso más recordado son los Juegos Olímpicos de Munich de 1972 donde el grupo terrorista palestino Septiembre Negro asaltó la villa olímpica. La acción terrorista acabó en desastre: 11 atletas de la delegación israelí fueron asesinados y un policia alemán murió durante un confuso intento de rescate. Los cinco terroristas también murieron. A pesar de la conmoción internacional, el COI decidió continuar con los Juegos tomando una decisión que fue muy discutida.

Los juegos de Atlanta 1996 también fueron amenazados por la violencia. Un terrorista norteamericano puso una bomba en el Centennial Olympic Park sembrando las dudas sobre la seguridad de los Juegos. El hecho de que se tratara de un "lobo solitario" tranquilizó a organizadores y público. En España, en Barcelona 92 también hubo dudas y miedo por la amenaza constante de ETA. Durante años se llegó a especular con que el gobierno español había pactado una tregua con la banda terrorista. Lo cierto es que los miembros de aquel gobierno lo negaron durante años y en 2012 se llegó a publicar que ETA puso una bomba en el Palau Sant Jordi durante los juegos que fue desactivada por la policia.

En el caso de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 el problema ha sido una guerra y una amenaza distintas. El mundo está librando una batalla contra el coronavirus (COVID-19) que es incompatible con un evento multitudinario con cientos de miles de asistentes venidos de todas partes del mundo. Las distintas federaciones y atletas ya venían semanas poniendo en duda que se pudieran celebrar unos juegos justos. Con cientos de atletas en confinamiento durante semanas, estaba claro que algunos de ellos no podrían competir en igualdad de condiciones. Además, muchos de ellos también estaban preocupados por su salud ya que no hay garantías de que con la llegada del verano la expansión del coronavirus se haya frenado.

Ahora solo queda saber cuándo tendremos nuevos juegos. Parece que la opción de celebrarlos en 2021 es la que tiene más apoyos. Mientras tanto, el COI sigue "a su ritmo" y se da cuatro semanas para decidir que hará con unos Juegos Olímpicos que serán históricos a pesar de no haberse celebrado todavía.

x