Nueva normativa de movilidad en Madrid: así afecta al ciclismo urbano

Obligatoriedad de casco en menores de 18 años y repartidores, prohibición de aparcar en las aceras y aumento de los carriles multimodales, entre otras medidas. Te contamos cómo afecta la nueva normativa de movilidad de Madrid al ciclismo urbano.

Nueva normativa de movilidad en Madrid: así afecta al ciclismo urbano
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Archivo / Laura Rincón

Fecha de la noticia16/09/2021


Este lunes el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado, tras meses de incertidumbre, en qué va a consistir la nueva ordenanza de movilidad a la que ha denominado Madrid 360.

Para que saliese adelante, tenía que ser aprobada en el pleno, algo que no ha sido tarea fácil. Finalmente, con 15 votos a favor del Partido Popular, 11 de Ciudadanos y cuatro el Grupo Mixto representado por Recupera Madrid, la nueva ordenanza ha coneguido salir a la luz.

¿Qué cambia en Madrid Central? Entre otras cosas, el nombre: va a pasar a llamarse Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección Distrito Centro. Habrá, también, nuevas zonas de bajas emisiones, como Plaza Elíptica, que hoy en día es una de las zonas más contaminadas de la capital.

Pero lo que nos interesa, ¿cómo afecta esta nueva ordenanza de movilidad al ciclismo urbano?

Nueva normativa de movilidad en Madrid: así afecta al ciclismo urbano

Circulación en ambos sentidos

Con esta nueva ordenanza, está permitido que las bicicletas circulen en ambos sentidos en circunstancias específicas. Estas son: en ciclocalles, en calles residenciales y de plataforma única limitadas a 20 km/h y, además, tendrán la prioridad ante el resto de vehículos y peatones.

Es decir, en zonas como Malasaña, independientemente de la dirección que tenga la vía, las bicicletas podrán circular en ambos sentidos.

Circulación en túneles

Las bicicletas podrán circular por túneles siempre y cuando no se indique lo contrario. Eso sí, para poder hacerlo, deberán llevar un sistema de iluminación apropiado (luces delanteras y traseras). Esto, por mucho que lo quieran incluir como novedad, ya era así con la antigua normativa.

Nueva normativa de movilidad en Madrid: así afecta al ciclismo urbano

Circulación en parques

Aunque en el borrador previo que presentó el ayuntamiento, y que no salió adelante, se prohibía la circulación de las bicicletas por parques y jardines, en esta última versión han rectificado permitiendo la circulación en espacios donde haya caminos de más de tres metros. Una medida muy necesaria, pues no podemos imaginar parques como El Retiro o Rey Juan Carlos sin bicicletas. Son zonas con espacios enormes y seguros para ser disfrutados por ciclistas que están muy frecuentados por familias ciclistas.

Obligatoriedad de casco

El casco homologado va a ser obligatorio para ciclistas urbanos menores de 18 años. También lo será para todos aquellos repartidores que utilizan la bicicleta como medio de transporte.

Está claro que el casco puede prevenir lesiones cerebrales y está bien llevarlo como accesorio para prevenir mayores lesiones en caso de accidentes. Pero está demostrado que el casco es insuficiente y, tal y como aclara la asociación ConBici “por sus características solo puede  proteger de lesiones craneoencefálicas a velocidades de 20km/h”. El casco puede ser un elemento de apoyo, pero en ningún caso es suficiente. Lo ideal para establecer un entorno seguro para los ciclistas urbanos es tener buenas infraestructuras o, en su defecto, disminuir la velocidad de los vehículos a motor.

Nueva normativa de movilidad en Madrid: así afecta al ciclismo urbano

Carriles multimodales

Uno de los hitos para los ciclistas urbanos, aunque sigue siendo insuficiente, es que en todas las calles donde haya dos carriles (sin contar el carril de buses, taxis y motos), se convertirán en carriles multimodales, donde los coches, patinetes y bicicletas tendrán que convivir pacíficamente sin sobrepasar los 30 kilómetros por hora.

Aparcar las bicicletas en las aceras

Sin duda, una de las normas que más va a condicionar al ciclista urbano es la prohibición de aparcar en las aceras. Desde el ayuntamiento dicen que “mejoran la accesibilidad en las aceras (para los peatones)”. La realidad es que las bicicletas se verán obligadas a aparcar en sitios destinados para ello con excepciones muy ambiguas: “se mantiene el texto que establece que, con carácter preferente, estacionarán en las reservas exclusivas para este tipo de vehículos situadas en banda de estacionamiento y, en su defecto, en el espacio no reservado de la banda de estacionamiento en forma oblicua a la línea de acera y ocupando un máximo de dos metros, de forma que no se impida el acceso a otros vehículos o el paso desde la acera a la calzada”, tal y como indica un comunicado del ayuntamiento. De momento, Madrid cuenta con muy pocos aparcamientos específicos para bicicletas. Si bien se han comprometido a construir nuevos cerca de estaciones de transporte público o de vías ciclistas. Esperamos con impaciencia la construcción de estos aparcamientos.

Esto es un resumen de cómo quedaría la normativa ciclista en Madrid una vez que se haya aprobado definitivamente. No queda muy claro cuando entran en vigor estas medidas, supuestamente desde el 1 de enero de 2022 paulatinamente hasta 2025. Pero, ¿cuándo tendremos que dejar de aparcar la bicicleta en las aceras o cuándo tendrán que empezar los repartidores a llevar el casco de manera obligatoria? Incógnitas que quedarán sin resolver hasta que el ayuntamiento sea más claro con los plazos.

x