Las bicicletas del verano en el pueblo (en los 80)

Asientos biplaza, colores extravagantes, ruedas de 16”. Rememora cómo eran las bicicletas que te hacían sentir libre los meses de julio y agosto en tu adolescencia.

BH Bicicross
Autor Maillot Laura Rincón
Autor de la foto
Banco de imágenes

Fecha de la noticia28/07/2021


Si hay algo que en España deseaban todos los jóvenes cuando llegaba el verano era, sin dudarlo, ir al pueblo. Era el momento de cerrar los libros de texto, reencontrarnos con nuestro amor de verano, con esos amigos a los que apenas veías uno o dos meses al año y, también, con la familia. Era momento de sentir el aire fresco en la cara subidos a esas bicicletas.

Muchos recordaréis el modelo y marca de vuestra primera bici. Y, como no, el color. Fueron compañeras imbatibles de aventuras. Se utilizaban para todo: no importaba si tenías que ir al pueblo de al lado, a casa del vecino que vivía a pocos metros o a bañarte al río. Sin tu bicicleta no ibas.

Era el medio de transporte por excelencia. No la utilizábamos con el objetivo de practicar deporte, qué va, de hecho nos servía como medio para llegar al lugar donde haríamos deporte. Si cerráis los ojos, seguro que os podéis imaginar el campo de tierra (o de césped para los más privilegiados) sobre el que jugabais al fútbol y, al lado, un montón de bicicletas de cada uno de vuestros amigos. O en la puerta de la pista de frontón, de volleyboll o de hockey. A saber cuál era el deporte más practicado en vuestro pueblo, cada uno tenía uno por excelencia.

Nos sentíamos libres e imparables sobre ellas. Y, cuando llegaba el momento de volver a casa después de las vacaciones, las echábamos de menos. Aunque podemos reconocer que solo los primeros días, qué pena... Enseguida nos volvíamos a acostumbrar a la vida en la ciudad y, hasta que no llegaba el siguiente verano, no las utilizábamos de nuevo.

BH California

BH ya estaba de moda allá por los años 80. Uno de los modelos que más destacó esos años fue la BH plegable, que estaba en azul o en rojo. No había casa de pueblo que no contase con ella. Lo mejor de todo es que con su rueda de 16”  se vendía como una bicicleta apta para toda la familia, solo había que regular el sillín y el manillar.

BH Motoretta

El bicicross también llegó fuerte. Eran bicicletas que, precisamente, no se caracterizaban por su ligereza. Tenía una estética a la que hoy en día no le encontramos el sentido pero que, en su momento, fue la bici que todos queríamos tener. Nos acordamos de la BH Bicicross o de la Motoretta de G.AC y, años más tarde, aparecía también la Crosseta de G.AC, con un diseño aún más extravagante si cabe. Y, como no, la Orbea Furia o las Torrot TT y MX. Todo el mundo quería tener una bicicleta con un sillín biplaza y llevar a su amigo de turno o, por qué no, a su ligue.

Otro modelo de bici que revolucionó el mercado fue la BH California, seguro que muchos recordáis su color amarillo chillón y los detalles en un azul muy llamativo. Era muy diferente a lo que se conocía hasta el momento en el mundo del ciclismo y llegó a ser un referente por su gran calidad.

Más sobre: BH Bikes Orbea

x