La Vuelta 2023: las cinco etapas clave de una carrera entregada a la montaña

Recién presentada la 78ª edición de la ronda española, toca hacer análisis de un recorrido predominantemente montañoso, con pocos kilómetros contra el crono y donde las etapas pirenaicas y asturianas apuntan a convertirse en decisivas.

La Vuelta 2023: las cinco etapas clave de una carrera entregada a la montaña
Autor Maillot Víctor Marcos
Autor de la foto
Fotos: Unipublic / Sprint Cycling Agency

Fecha de la noticia11/01/2023


El Palau de la Música Catalana acogió ayer la presentación oficial del recorrido de La Vuelta 2023, una edición que dará comienzo, precisamente, en la capital catalana, el próximo 26 de agosto, y finalizará, como viene siendo habitual, en Madrid, el 17 de septiembre.

La Vuelta hace gala una vez más de un recorrido eminentemente montañoso, con etapas explosivas, contadas oportunidades para los sprinters y aún menos para los contrarrelojistas. Durante sus 21 etapas, contará con 11 salidas y 8 metas inéditas, visitará 9 comunidades autónomas y tres países: España, Andorra y Francia.

Los ciclistas afrontarán en esta 78 ª edición de La Vuelta diez llegadas en alto, de las cuales cinco son inéditas, dos contrarrelojes -una de ellas por equipos-, siete etapas de montaña, seis de media montaña, cuatro llanas y dos llanas con final en alto.

En cualquier caso, y a pesar de este recorrido quebrado, cabe recordar que la victoria lograda por Remco Evenepoel en la edición 2022 se asentó sobre la ventaja lograda por el belga sobre sus rivales en la contrarreloj de Elche. La montaña ofreció bonitos momentos de ciclismo, pero no resultó decisiva.

Porque, otra cosa no, pero hemos reconocer la valentía de los organizadores por buscar llegadas nuevas, territorios inexplorados y ascensiones que, podrán gustar más o menos, pero ofrecen algo diferente.

En este sentido, desde MailloMag hemos seleccionado las que, a nuestro juicio, pueden convertirse en las jornadas decisivas de La Vuelta 2023. Vamos con ellas:

Etapa 8 (2 de septiembre) Dénia > Xorret de Catí. Costa Blanca Interior: 164,8 km

Sí, nos hemos saltado las primeras citas de la ronda española con la montaña, como la de Arinsal y Javalambre, porque creemos que la configuración de dichas etapas -practicamente 'monopuerto'- no suele augurar grandes diferencias entre los hombres de la general.

En cambio, una jornada como la de Xorret de Catí, con un perfil de contínuo sube y baja, y algunas de las tradicionales ascensiones del interior levantino (Vall d'Ebo, Tollos, Benifallim, Carrasqueta) es muy propicia para buscar fugas... y emboscadas de equipo. Territorio comanche donde, probablemente no se gane La Vuelta, pero alguno puede comenzar a perderla.

Etapa 13 (8 de septiembre) Formigal. Huesca la Magia > Col du Tourmalet: 134,7 km

El encadenado pirenaico de este año en La Vuelta es lo más parecido a las grandes etapas de montaña de hace años, salvo por unos kilometrajes más reducidos, tendencia que no solo sigue la ronda española, sino también el Giro o el Tour de las últimas ediciones.

En cualquier caso, en una jornada como la del 8 de septiembre, con Aubisque, Spandelles y el final en el mítico Tourmalet, sumando más de 4.000 metros de desnivel, puede -y debe- pasar de todo. Esperemos que las carreteras pirenaicas francesas -y los ciclistas- nos brinden una gran jornada de ciclismo.

Etapa 14 (9 de septiembre) Sauveterre-de-Béarn > Larra-Belagua: 161,7 km

No se queda atrás, en cuanto a dureza, la jornada posterior, algo más larga que la etapa previa, y con las ascensiones a Hourcére, Larrau y, al final, Belagua, puerto inédito en La Vuelta.

La batalla que se pueda desatar en estas carreteras del pirineo navarro dependerá, en gran medida, de lo que haya sucedido el día anterior, así como de las condiciones climatológicas, que pueden ser muy cambiantes en esta zona a finales de verano. En cualquier caso, los ingredientes para que pasen cosas importantes están ahí.

Etapa 17 (13 de septiembre) Ribadesella > Altu de L'Angliru: 122,6 km

Si los Pirineos han de mostrar todas las cartas de los aspirantes al podio final en Madrid, las montañas asturianas se han de encargar de realizar la selección final. Y para ello, nada mejor que recurrir a un juez de entidad como el Angliru, en una jornada corta y explosiva, que incluye los aperitivos previos de La Colladiella y El Cordal; ascensiones de las que se atragantan... y descensos con los que más de uno puede tener pesadillas, sobre todo en condiciones húmedas.

Etapa 18 (14 de septiembre) Pola de Allande > La Cruz de Linares: 178,9 km

El director de La Vuelta, Javier Guillén, señalaba ayer esta etapa como una de sus favoritas, al menos, a priori. Y la verdad es que el recorrido de la segunda jornada asturiana tiene muy buena pinta: kilometraje 'decente', ascensiones previas duras (Estacas, San Lorenzo...) y la doble subida final al inédito puerto de La Cruz de Linares.

Teniendo en cuenta que el día anterior se habrá subido el Angliru, la fatiga a estas alturas de carrera puede resultar importante. Y el más mínimo movimiento por parte de algún favorito puede llegar a dinamitarlo todo en una jornada como ésta.

x